Edición Impresa

A la Justicia por los graves daños que provocó el festejo rojinegro

Edificios, paseos públicos, comercios, ómnibus y mobiliario urbano fueron blanco de la furia de grupos identificados con Newell's.

Martes 25 de Junio de 2013

La Municipalidad denunciará ante la Justicia los daños y destrozos ocasionados tras el festejo en el estadio Marcelo Bielsa del campeonato obtenido por Newell's que, entre otras cosas, dejó su huella en varios edificios y paseos públicos, vidrieras de comercios del centro de la ciudad, colectivos y garitas del transporte urbano, semáforos y contenedores de residuos. Entre la tarde y la noche del domingo pasado hubo cuatro detenciones.

"El objetivo es identificar a los grupos que provocan esos hechos de vandalismo para poder sancionarlos, porque creemos que es la única forma de terminar con esto", advirtió ayer el secretario de Gobierno del municipio, Fernando Asegurado. Para eso, el funcionario adelantó que se están analizando las imágenes de las cámaras de seguridad de las zonas más afectadas para individualizar a los autores de los ataques contra propiedades y mobiliario urbano y "después poder hacer las presentaciones judiciales correspondientes".

En la Secretaría de Servicios Públicos municipal se estaba terminando de elaborar ayer un informe sobre la magnitud de los destrozos ocurridos durante la noche del domingo, cuando una multitud de hinchas leprosos abandonó el estadio del parque Independencia para marchar hacia el Monumento a la Bandera a celebrar el primer puesto del Torneo Final de la AFA.

Asegurado destacó el trabajo del personal municipal, de los efectivos policiales y de la dirigencia de Newell's para garantizar que la celebración se desarrollara en paz. "Todo el tiempo en el estadio se convocó a festejar sin hechos de violencia. Las personas que se movilizaron fueron miles y los incidentes quedaron reducidos a pequeños grupos", apuntó.

Sin bandera. Si bien fueron varios los edificios públicos sobre los que se estamparon pintadas rojinegras, como el Concejo Municipal, el Correo Central, Tribunales o el Museo Castagnino, el Monumento fue uno de los más dañados.

Sobre los mármoles de ambos frentes de la proa estamparon leyendas futboleras que recién se terminaron de limpiar en la tarde de ayer. Además, se rompió una columna de alumbrado sobre la cual se apoyaba una de las cámaras de vigilancia del lugar y se destrozó el mecanismo del mástil mayor que permitía izar y arriar la enseña patria.

El director cultural del Monumento, Mario Gluck, estimó que reparar los daños insumirá "unos 50 mil pesos y dos semanas de trabajo para reponer el automático del mástil".

En la avenida Pellegrini, entre Oroño y Necochea, casi no quedaron garitas de colectivos en pie. También quemaron varios contenedores y pintaron numerosos frentes de viviendas. Además, el centro acusó daños: destrozos en vidrieras de un comercio de indumentaria de Balcarce y Córdoba, otro de Corrientes y la peatonal, roturas de vidrios en el local de la UNR Editora y el frente de La Ocho.

E la empresa de colectivos Rosario Bus apuntaron que más de diez coches resultaron siniestrados. Algunos quedaron con ventanillas, lunetas y luces interiores rotas, otros completamente pintados por fuera. En la Semtur, las unidades dañadas fueron cinco, entre ellas el interno 214, de la línea 122 que, sobre las 23.50 del domingo, fue detenido en Grandoli y Biedma y, mientras un grupo pintaba el exterior de rojo y negro, otro aprovechó para robar al chofer y a tres pasajeros.

"En los 14 años que llevamos encargándonos de la limpieza del parque nunca vimos algo así", se lamentaron, a su turno, los voluntarios de la Asociación de Amigos del Parque Independencia. "Pintaron todo: cartelería, columnas, mobiliario, semáforos y esculturas. Las garitas del transporte quedaron completamente destrozadas y a los bancos de plaza de madera los rompieron y los quemaron. Lo más lamentable son los troncos de los árboles, que no sabemos cómo vamos a solucionar. De hecho, en los alrededores de Oroño y Pellegrini no quedó un árbol ileso", describieron.

También se rompieron los vidrios de los edificios de la intendencia del parque y de la casa que ocupa la asociación, aparentemente con intención de robo.

Ayer, desde temprano, los cuidaparques habían emprendido la limpieza del espacio verde que, estimaron, podrá completarse recién sobre el fin de la semana.

Sólo para dar una idea de la cantidad de basura acumulada en los canteros y los espejos de agua, advirtieron que de la fuente de Oroño y Pellegrini se retiraron unas 15 bolsas de consorcio llenas de botellas de bebidas alcohólicas y envases de aerosoles de pintura.

Postales auriazules

El 19 de mayo pasado, durante los festejos por el ascenso de Central a primera división, se priorizaron puntos de seguridad como el Monumento y la peatonal Córdoba. De madrugada hubo algunos reportes de incidentes, según detalló la GUM, que incluyó una vidriera rota (un detenido) y piedrazos a un colectivo. En la madrugada previa se registró un intento de ataque con bomba Molotov frente a la sede canalla de calle Mitre, pero no pasó a mayores. La postal del ascenso auriazul distó de la registrada el 23 de mayo de 2010, cuando cientos de hinchas, en diversos puntos del Gigante, iniciaron una escalada de incidentes tras el triunfo de All Boys, que se prolongaron al menos durante media hora. Cinco días después, el Comité de Prevención de la Violencia en el Deporte instó a los rosarinos a ser prudentes frente a las provocaciones, actitudes que, durante una manifestación de hinchas canallas, también detonaron el caos en las calles de la ciudad.

Detenidos

Cuatro personas fueron demoradas durante los incidentes. Efectivos de la comisaría 2ª detuvieron a una mujer y a dos hombres en Paraguay y Córdoba mientras arrojaban piedras a locales y pintaban los edificios. Se les secuestró pintura roja y negra. En Tribunales demoraron a un menor que estaba pintando la fachada de Pellegrini y Moreno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS