Edición Impresa

A Del Potro se le está haciendo costumbre ganarle a Federer

El argentino se impuso con parciales de 7/6 (7/3), 2/6 y 6/4, para repetir la conquista obtenida en 2012 ante el mismo adversario (en aquella ocasión el score fue 6/4, 6/7 y 7/6).  

Lunes 28 de Octubre de 2013

Juan Martín del Potro, el mejor tenista de argentino del momento, ratificó el buen nivel que está exhibiendo y se quedó con el ATP 500 de Basilea al derrotar en la final al local Roger Federer, quedando a solo a 325 puntos de David Ferrer, el cuarto en el ránking. El tandilense, número 5 en el ranking mundial ATP se impuso con parciales de 7/6 (7/3 en el tie break), 2/6 y 6/4, para repetir la conquista obtenida en 2012 ante el mismo adversario (en aquella ocasión el score fue 6/4, 6/7 y 7/6).

   En el tramo de la preparación final con miras al Masters de Londres (que se disputará a partir del lunes 4 de noviembre), la Torre de Tandil dejó en claro su gran momento. Si bien Del Potro se erigía como favorito a repetir la corona, ganarle a Federer nunca es una tarea sencilla.

   Pero el argentino desplegó toda su potencia y jerarquía para dominar el partido a partir de una derecha impecable que puso al suizo a la defensiva.

   Sin embargo, la paridad se convirtió en moneda común durante el primer lapso del juego, a punto tal que los dos conservaron sus respectivos servicios hasta el séptimo game (Del Potro 4/3). En el octavo juego, el tandilense quebró el servicio del ex número uno del mundo pero, acto seguido, cuando tuvo que ratificar la ventaja, el europeo se recuperó y ganó el game en cero para descontar.

   Vino el tie break, en donde Del Potro arrancó 3/0 rápidamente y logró asegurarse el primer set con un generoso 7/3.

   El arranque del segundo segmento, en cambio, fue favorable a Federer, que apeló a la gama de recursos tenísticos que lo erigieron en el mejor del planeta durante años y se puso 3/0 arriba, con autoridad.

   Del Potro se mantuvo a tiro y descontó 2/4, pero el suizo ganó su servicio al siguiente juego y luego quebró para quedarse la manga por 6/2 y emparejar la pizarra.

   En el tercer y último capítulo, el tandilense recuperó la confianza y la agresividad que había mostrado al comienzo. Rompió el servicio del suizo (2-0) y se encaminó hacia una apretada y festejada victoria, en la propia casa de su rival de turno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS