Edición Impresa

"A Cafiero más que llorarlo hay que imitarlo"

Lo dijo el dirigente peronista Lorenzo Pepe al despedir sus restos en el cementerio de San Isidro, rodeado por referentes de todo el arco político.

Miércoles 15 de Octubre de 2014

Dirigentes políticos de diversos sectores, familiares y allegados de Antonio Cafiero despidieron ayer al histórico dirigente peronista en el cementerio de San Isidro.

Los restos del ex senador fueron velados en el Salón Azul del Senado hasta la madrugada de ayer y luego fueron trasladados a una cochería de San Isidro, desde donde partieron a las 11, cubiertos por una bandera argentina, hacia el cementerio local para ser depositados junto a los de su esposa, Ana Goitía.

Durante el sepelio, por pedido expreso de la familia del ex gobernador bonaerense, brindó un discurso el presidente del Instituto Nacional Juan Domingo Perón, Lorenzo Pepe, quien destacó el gesto de Cafiero de asomarse en el balcón de la Casa Rosada junto al ex presidente Raúl Alfonsín tras el levantamiento carapintada de 1987.

"Todos nos sentimos un poco hermanos de Antonio", resumió el histórico referente peronista, que hoy conduce el Instituto Juan Domingo Perón, frente al féretro, rodeado en primer lugar por la numerosa familia de Cafiero, que tuvo diez hijos y se despidió de la vida con 39 nietos y 23 bisnietos.

"El próximo candidato con apellido Cafiero que se presente a elecciones va a ganar con los votos de su familia", bromeó Pepe en un tramo de su emotivo discurso.

"Más que llorarlo hay que imitarlo", exhortó Pepe, quien recordó que Cafiero decía que "siempre hay que darle un pedacito de la razón al que tenés enfrente, para que se sienta importante".

Además, afirmó que "fue un gran peronista porque se rodeó y fue rodeado por personas que no tenían su mismo pensamiento" y sostuvo que "si todos hiciéramos el esfuerzo por dejar de lado las grandes diferencias se podrían acordar algunas cuestiones básicas de Estado y todos se podrían conjugar detrás".

Algunos de los dirigentes que se acercaron para participar del oficio fúnebre del ex gobernador bonaerense fueron los diputados nacionales Carlos Kunkel, Hermes Binner, Ricardo Alfonsín y Felipe Solá; el legislador porteño Cristian Ritondo, el ex presidente Eduardo Duhalde, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse; el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey; el ex ministro Roberto Lavagna, el embajador argentino en Chile Ginés González García y el dirigente radical Leopoldo Moreau, entre otros.

Precisamente Moreau sostuvo: "Cafiero fue el dirigente de la oposición que despidió los restos de Raúl Alfonsín y, en ese momento, dijo que tenía que darnos una mala noticia a los radicales porque, a partir de allí Alfonsín no pertenecería más a los radicales sino a todos los argentinos. Hoy, pasa lo mismo con él: hoy Cafiero deja de pertenecerles a los peronistas para pertenecerle a todo el pueblo argentino".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario