Economía

Una multitud marchó a la sede local de Enargás para reclamar contra el tarifazo

Organizaciones sociales, sindicatos, comerciantes y referentes de la Multisectorial 21F cuestionaron la política económica de Macri.

Viernes 07 de Septiembre de 2018

Un multitudinario grupo de organizaciones sociales, entidades sindicales y referentes del sector comercial de la ciudad se manifestó ayer por la mañana contra el tarifazo a los servicios públicos frente a las puertas de la delegación local del Ente Regular del Gas (Enargás), en el mismo momento en que se realizaba en Buenos Aires la audiencia pública para definir una nueva suba del gas a partir de octubre.


El punto de encuentro fue la puerta del Enargás, pero las organizaciones sociales se concentraron en diferentes puntos de la city rosarina (plaza Montenegro, la Bolsa de Comercio, plaza 25 de Mayo y el Sindicato de Recolectores de La Paz y Corrientes) y marcharon para protestar contra los tarifazos y también por el "empobrecimiento de la sociedad en su conjunto ante la última escalada del dólar", dijeron. Uno de los lemas que sobresalía en los carteles fue "Fuera el FMI. Basta de hambre".

La Multisectorial 21F, el sindicato de Dragado y Balizamiento, el sindicato de Recolectores, la UOM Rosario, los movimientos sociales como Ctep, Barrios de Pie, la CCC, la mesa de organizaciones sociales y políticas y jubilados, centros comerciales de almaceneros y pequeños y medianos empresarios, participaron de la movida frente al organismo de control del servicio de gas, "que debería velar para que los servicios públicos tengan un precio razonable, por el interés de la ciudadanía y para que no haya cartelización ni monopolios, ni excesivas riquezas en este servicio social", señalaron.

El acto se potenció con el discurso del secretario general del sindicato de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid, quien expresó que "si no hay tregua en los aumentos de las tarifas, en la caída del poder adquisitivo, en los aumentos de las garrafas o en los medicamentos, en la necesidad de la salud pública y no existe una mirada más generosa e inteligente de que necesitamos inversión en la educación y en la Universidad tampoco tiene que haber tregua en la lucha popular".

El dirigente sindical, miembro del triunvirato de la CGT, consideró que "lo peor no pasó" sino que "lo peor está por venir y dentro de un tiempo va a ser muchísimo peor". Por eso, afirmó que "los que se tienen que poner los pantalones largos son los partidos políticos que están a la cabeza el Ejecutivo. Se tienen que dar cuenta de que estamos al borde del precipicio", advirtió.

Schmid indicó que "no se puede seguir achicando la economía" y subrayó que "no se puede bancar un despido más, ni se puede seguir con la curva descendente en los salarios". En ese sentido, apuntó que "hay que cambiar el trazado económico" y consideró que esa tiene que ser la única condición para un diálogo nacional. "Ahí nos podremos sentar a discutir cuál es la fórmula para no producir mayor recesión", subrayó, y sostuvo que sigue en pie el paro nacional organizado por la CGT el próximo 25 de septiembre.

Desde el Movimiento Evita indicaron: "Macri pidió un esfuerzo; un tipo que nunca laburó en su vida y aquí los comerciantes del centro no pueden pagar los alquileres ni los servicios públicos".

Eduardo Delmonte, de la CCC, reclamó terminar con el ajuste. "Este gobierno nos ha llevado al hambre", subrayó el dirigente.

Tras la desconcentración, un grupo de la CCC marchó frente a la sede de la Ansés, en Rioja y Sarmiento, para exigir un aumento en la Asignación Universal por Hijo (AUH), las jubilaciones y otras prestaciones.

Desde la Multisectorial 21F, Nicolás Del Mastro instó a todos los usuarios y afectados por este tarifazo y la situación económica y social en general a manifestarse y sumarse a los reclamos.

La Multisectorial Rosario expresó la urgente necesidad de "retrotraer las tarifas al 1º de diciembre de 2017, un aumento del 100 por ciento a jubilados, programas sociales y AUH. También propusieron el congelamiento de la canasta de alimentos básicos y medicamentos, la implementación de políticas para comedores barriales y garrafas sociales y el apoyo del Ejecutivo provincial al proyecto que crea letras de obligaciones provinciales para el pago de la energía eléctrica.

"La situación en las barriadas rosarinas es crítica, lo viene siendo desde hace ya varios meses, y por eso venimos insistiendo en que se tomen medidas urgentes para que no haya un desborde social", manifestó Alejandra Fedele, dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep), y agregó: "Es desesperante, Macri le sacó la comida a la gente, no hay trabajo y el hambre crece, los comedores no dan abasto, los pibes y pibas comen solamente una vez al día gracias al esfuerzo que hacen las compañeras que sostienen las copas de leche, pero no alcanza".

Consultada por el clima social que se vive en los barrios de nuestra ciudad, Fedele fue contundente: "El gobierno nacional pone en riesgo la paz social, hay mucha incertidumbre, la plata no alcanza, las changas en los barrios se terminaron hace muchos meses, y el presidente pide que hagamos un esfuerzo cuando ya no hay margen para ningún esfuerzo".

"Queremos que el presidente Macri escuche al pueblo, que cumpla con su mandato, que es defender a los trabajadores y proteger a la Nación, y no entregarle la patria al FMI", sostuvo la dirigente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario