Economía

Una funcionaria clave del Indec alertó que el índice de indigencia no baja

La directora de la EPH, Cynthia Pok, advirtió sobre un "núcleo duro" de extrema pobreza. Investigadores de la UCA piden plan de largo plazo.

Sábado 30 de Septiembre de 2017

La directora de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), Cynthia Pok, aseguró que el índice de indigencia "no se ha movido" en el último año y describió que esa situación afecta a "un núcleo duro, irreductible" de la población.

Ayer el Indec reportó que la tasa de pobreza se ubicó en 28,6 por ciento al cierre del primer semestre, lo que equivale a unas 12 millones de personas. Aunque no son datos estrictamente comparables, ese indicador se ubicó por debajo del 30,1 por ciento registrado en el segundo semestre de 2016.

En cambio, la tasa de indigencia se ubicó en 6,2 por ciento, una décima más que en diciembre. Esto implica que cerca de 2.600.000 personas no cubren necesidades mínima de alimentación.

En ese marco, Pok dijo a radio Splendid: "Lo que no se ha movido y se ha incrementado un poquito es el nivel de indigencia".

"Parece un núcleo duro, irreductible, de esta realidad, lamentablemente", sostuvo la funcionaria. En Rosario, incluso, el Indec señaló que el porcentaje de indigentes casi se duplicó, al pasar del 3,8 por ciento al 7 por ciento de la población.

Para los investigadores del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) Eduardo Donza y Agustín Salvia, la pobreza estructural en la Argentina "requiere de políticas de Estado y de acuerdos" que impulsen el desarrollo y que "trasciendan los ciclos políticos".

En diálogo con Radio Nacional, Salvia sostuvo que "la baja de la inflación, cierta recuperación del empleo y por políticas sociales como la extensión de la jubilación mínima", se logró "llegar a la situación del año 2015". Pero aclaró que el porcentaje de indigencia se ubica en 6 por ciento, "por encima del 5 por ciento del año 2015".

Explicó que en términos económicos "la brecha de pobreza es mayor", porque "los que salieron de la pobreza son la crema de la clase media baja, que había caído en el 2016 producto de la devaluación y el estancamiento del mercado de trabajo".

"Los pobres no son pobres porque no tienen trabajo, son pobres porque tienen empleos pobres", dijo.

Consideró que, de sostenerse la tendencia que marcó el Indec, puede haber "un 20 por ciento de los que hoy están en la pobreza que salgan", pero aclaró que "ahí llegamos al porcentaje de pobreza estructural".

Por su parte, Donza dijo en radio Mitre que "la pobreza estructural no depende de un gobierno, porque el gobierno anterior, que fue eminentemente redistributivo terminó con un 29 por ciento de pobreza".

"De ahí parte la necesidad de diseñar políticas de Estado para combatir la pobreza medida por ingresos y elevar la calidad de vida de la población", agregó.

Donza marcó las diferencias de metodología de medición de pobreza entre el Indec, que mide por ingresos, y el observatorio de la UCA, que incluye la calidad de la vivienda, el acceso a servicios, la asistencia a la educación, la calidad de empleo y el acceso a la salud, entre otros indicadores.

En este análisis multidimensional, "el 60 por ciento de los hogares argentinos están alcanzados por al menos un indicador de pobreza, y alrededor del 25 por ciento por dos o tres indicadores", dijo Donza.

Macri

Aunque los datos que anteceden a la medición de pobreza de ayer no son estrictamente comparables, el presidente Mauricio Macri aseguró que la pobreza bajó. Y dijo que "es una muy buena noticia, pero esto recién empieza".

"Hemos logrado rescatar de la pobreza a más de 600.000 argentinos", exageró, al hablar en un encuentro con vecinos de la provincia de San Luis.

Afirmó que "empieza a moverse el empleo, baja la inflación, crece la inversión y se reduce la pobreza".

En tanto, la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, consideró que la baja de la inflación es un "factor importante" para que la pobreza haya disminuido, aunque admitió que la cantidad de personas en esa situación "todavía es muy alta".

A su criterio, los datos difundidos por el Indec "son números que nos interpelan y nos obligan a trabajar y mucho; hoy tenemos número, esto es lo más importante a destacar".

"Cuando el año pasado se anunció la incorporación de 1.200.000 chicos a las asignaciones familiares estamos hablando de trabajadores formales que con mucho esfuerzo ganan su trabajo todos los meses", añadió la funcionaria.

Stanley consideró: "Con esta posibilidad de cobrar por hijo lo mismo que se estaba cobrando desde la Asignación Universal por Hijo, que era para desempleados o trabajadores informales, estamos mejorando la situación de muchísimas familias argentinas".

"Lo mismo para jubilados, que tal vez cobraban la mínima y medido por ingresos estaban en situación de pobreza. Con la reparación histórica, pudieron salir de esta situación", aseguró.

precariedad. El Indec difundió esta semana los índices de pobreza e indigencia del primer semestre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario