Economía

Una caída histórica de Wall Street sacude al mercado internacional

En medio de su peor diciembre desde 1931, el Dow Jones se hundió el lunes por un ataque de Trump a la FED. Ayer arrastró a Tokio.

Miércoles 26 de Diciembre de 2018

La Bolsa de Nueva York experimentó en la víspera de Navidad un derrumbe histórico, que se irradió al mercado global. Tokio, una de las pocas plazas accionarias que operó ayer, se hundió 5,01 por ciento. Anticipa una jornada complicada para hoy, cuando se normalice la actividad luego del feriado en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. Aunque el mal clima en Wall Street lleva varios meses, el nuevo sacudón se diparó por la arremetida del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, contra las autoridades de la Reserva Federal (FED).

El Dow Jones, principal indicador de la Bolsa de Nueva York, tuvo el lunes otra fuerte caída de 2,91 por ciento. El selectivo Standard & Poor´s bajó 2,71 por ciento y el tecnológico Nasdaq descendió 2,21 por ciento.

La debilidad de Wall Street lleva varios meses. El Dow Jones cayó 12 por ciento desde octubre y cerró el viernes su peor semana desde la crisis financiera de 2008.

Ante este escenario, Trump consideró el lunes que "el único problema" de la economía estadounidense es la Reserva Federal (FED) porque "no tiene tacto con el mercado".

El mandatario está molesto por la decisión del banco central de aumentar un cuarto de punto las tasas de interés, a una franja entre 2,25 por ciento y 2,50 por ciento. Son niveles no vistos en más de una década.

"El único problema de nuestra economía es la FED. No tienen un tacto con el mercado, no entienden lo necesario sobre las guerras comerciales o el dólar fuerte o incluso los cierres demócratas del gobierno por las fronteras", afirmó el lunes a través de Twitter.

El mandatario comparó al banco central estadounidense con un "golfista poderoso" que no puede anotar porque no tiene "tacto" con la pelota y, por tanto, tampoco puede golpearla.

Las críticas quiebran la tradición de respeto por la autonomía de la política monetaria desde la Casa Blanca. Este ruido político se suma al cierre del 25 por ciento de la administración norteamericana debido al conflicto presupuestario por los fondos que Trump reclama para construir un muro en la frontera con México.

Pese a que Estados Unidos vive un muy buen momento económico, con crecimiento, una tasa de desempleo de apenas 3,7 por ciento y una inflación cercana a la meta anual de 2 por ciento, el mercado accionario está inquieto y golpeado. El aumento del déficit fiscal y de la deuda estadounidense son motivos constantes de preocupación entre los analistas, que desde hace tiempo, especulan sobre el momento en que el auge deje paso a una desaceleración y, luego, a una recesión.

La fortaleza del dólar, la desaceleración económica global y el conflicto con China alimentan las alertas. En este contexto, la política de suba de tasas de la FED, junto a sus observaciones sobre la sostenibilidad del programa económico del presidente de Estados Unidos, se constituyeron en una fuente de tensión política. En los últimos días, varios medios informaron sobre las intenciones de Trump de despedir al titular del banco central, Jerome Powell, que asumió el cargo en febrero de este año.

El secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, rechazó esa posibilidad. El funcionario se comunicó el fin de semana con los directores de los seis principales bancos estadounidenses, en un intento por ofrecer tranquilidad. Habló con los CEO de Bank of America, Citigroup, Goldman Sachs, JPMorgan Chase, Morgan Stanley y Wells Fargo.

Según Mnuchin, todos ellos coincidieron en que tienen "amplia liquidez disponible para hacer préstamos a los consumidores, los mercados financieros, y otras operaciones de mercado".

"Seguimos viendo un importante crecimiento en la economía de Estados Unidos con una robusta actividad de consumidores y negocios", afirmó.

En medio del peor diciembre para la Bolsa de Nueva York desde la Gran Depresión, Mnuchin, también se reunió de urgencia con el Grupo de Trabajo sobre mercados financieros del presidente de Estados Unidos. Esta entidad incluye a la junta de gobernadores de la FED y a la Comisión de Bolsa y Valores (SEC).

La Nochebuena agitada de Wall Street provocó una Navidad dramática en la Bolsa de Comercio de Tokio. Su principal indicador, el Nikkei, cayó ayer 5,01 por ciento.

Sólo algunos mercados operaron durante la jornada de ayer en la región asiática. Todos cerraron en rojo. En China, el índice Shanghai también bajó 0,88 por ciento y el Shenzhen 0,81 por ciento; mientras que en Taiwán el índice FTSE descendió 1,88 por ciento, del mismo modo que en Tailandia el índice Thai bajó 2,27 por ciento, y en Vietnam el HNX retrocedió 1,76 por ciento.

Estas bajas condicionan la apertura de hoy de los mercados en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica, tras el feriado de Navidad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});