Economía

Un nuevo informe apunta a investigar a Vicentin como un grupo económico

El primer escrito presentado por el veedor Sergio Arelovich aportó nueva información sobre el entramado societario de la firma

Viernes 18 de Septiembre de 2020

Como un rizoma, Vicentin Saic no es una empresa aislada sino parte de un conjunto económico cuya confusión patrimonial está acreditada por múltiples informes públicos y privados. La compañía que en febrero se concursó con un pasivo de u$s 1.400 millones es parte de un entramado de sociedades radicadas en el país y el extranjero pero siempre dirigidas desde la sede de Avellaneda. En ese laberinto se perdieron los granos o los fondos que reclaman más de 2 mil acreedores. Y en esa trama sucedió el misterioso derrumbe de un imperio agroexportador que, en apenas diez días, entre el 31 de enero y el 9 de febrero de 2020, se “despatrimonializó” por $ 60.822 millones.

Ese es el cuadro general que presentó Sergio Arelovich, el nuevo veedor designado en el marco del concurso de Vicentin, en su primer informe de trabajo. El economista de la UNR, asesor de la federación nacional de trabajadores del complejo oleaginoso, apuntó números sobre la súbita caída de la compañía, describió los movimientos que certifican su vinculación con empresas que quedaron afuera del concurso y señaló la existencia de cuentas con nombres tan extraños y reveladores como “wash out”.

Su conclusión es que el grupo Vicentin es uno sólo, que así debe ser tratado, y que, en esa inteligencia, se debe impedir la enajenación de activos como las acciones en el frigorífico Friar.

"De la información contable surge que el valor patrimonial de Vicentin perdió 96% en diez días

Arelovich apeló a la biología para asegurar que la firma concursada forma parte de “una estructura rizomática” y que es imposible “entender su cesación de pagos observando sólo una parte de las raíces”. Recordó para subrayarlo los informes de la Sigen, la IGPJ de Santa Fe, la Comisión de Seguimiento de la Legislatura de Santa Fe, los economistas Gustavo García Zanotti y Alejandro Gaggero, el fiscal federal Gerardo Pollicita y el director del BNA Claudio Lozano o. Sumó también los datos obtenidos por su propio trabajo.

Consideró que la red corporativa descripta allí debe ser “el objeto de investigación” judicial, así como el “conjunto complejo y vasto de transacciones entre las compañías que la conforman, los préstamos otorgados y recibidos entre ellas, y los contratos explícitos o implícitos de uso de instalaciones, nodo con nodo en doble dirección”.

Abducción

El veedor comparó el informe de activos y pasivos que Vicentin Saic presentó cuando pidió el concurso con “los estados contables extraídos del sistema homólogo, en especial del libro diario disponible en el expediente”. Así construyó una evolución de los activos, pasivos y el patrimonio neto, en el corto plazo. Con fechas de corte al 31 de julio y al 31 de octubre de 2019, al 31 de enero de 2020 y al 9 de febrero de 2020, fecha de presentación en convocatoria.

De su lectura del balance de sumas y saldos, concluye que en diez días los resultados no asignados cambiaron bruscamente su sentido: “De utilidades acumuladas por algo más de $ 43.477 millones habrían pasado a una pérdida acumulada de $ 17.344 millones”. Es decir que en ese corto período, la empresa “se habría despatrimonializado en $ 60.822 millones”.

En mayor medida, esa evaporación se explica por una variación del stock de cereales, oleaginosas y subproductos, que cayeron $ 100 mil millones en nueve días, al pasar de $ 105.816 millones a $ 610 millones. Una abducción que sólo podría explicarse por ventas de “gran envergadura” en ese reducido plazo, que deberían haber multiplicado por cinco las de los anteriores tres meses. Arelovich infiere que se trata, probablemente, de una “transferencia dominial de facto no documental”, que merece ser investigada. Quizás, indagando en un conjunto de contratos entre Vicentin y sus controladas o vinculadas.

Además de diferentes “rarezas” encontradas en los balances de sumas y saldos, Arelovich destacó la existencia de un entramado de cuentas a pagar y por cobrar en la que intervienen razones sociales que reúnen atributos de relación. Identificó 44 casos. La mayoría de las empresas figuran tanto en el activo como el pasivo, lo cual es una expresión de “la confusión patrimonial y el comportamiento rizomático del flujo de operaciones”, indicó.

En ese plan de cuentas aparecen empresas que no figuraban entre las controladas o vinculados en otros escritos que fueron incorporados en el expediente. Se trata de Lasenor Emul SL, Servicios Fluviales, Fideicomiso Eapre I, Inversiones Logísticas Andinas, Vicentin Chile SPA, Vicentin Desarrollos SA, Propuerto SA e Interlog Port SA. El veedor también puso el ojo en las operaciones de “fasoneo” (servicio a terceros).

“Los traficantes de granos”, el clásico del periodista Dan Morgan sobre el mundo de las cerealeras, comienza con el episodio conocido como “el gran robo de granos”, cuando en plena guerra fría la URSS adquirió en secreto millones de toneladas de trigo de EEUU. Este asunto es de otro tipo. Pero, de nuevo, hay un misterio fundacional. En este caso, la extraña desaparición del 96% del patrimonio de un coloso agroexportador en un puñado de días. En ese proceso, la cuenta materias primas pasó de $ 86.986 millones a $ 0, según surge del informe.

En cambio, apuntó el veedor, Vicentin sobrevaluó los bienes de uso un 262% en el mismo período Sospecha que fue para “evitar presentar un balance con patrimonio negativo” y lograr la apertura del concurso.

Para Arelovich, no alcanza para describir el estado general de negocio de la concursada y detectar las unidades de negocios y sectores más vulnerables. “Hay que avanzar en el análisis minucioso del tejido de operaciones que desarrolla el conjunto económico”, dijo.

En ese sentido, entendió que se debe inhibir toda enajenación del capital accionario de cualquiera de las empresas controladas, vinculadas o asociadas.

Wash out

En el balance de sumas y saldos aparece una cuenta contable con nombre sugerente: Otros gastos FOB - wash out. “Con independencia de su literal traducción al castellano, tal cuenta tiene un único fin, se trata de un gasto atribuido a Vicentin Saic cuya contrapartida es un ingreso de Vicentin Uruguay SA”, señaló Arelovich

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS