Economía

Un hombre del mercado para atar cabos sueltos

El cambio en el Banco Central es una fuerte señal para los mercados.

Domingo 24 de Junio de 2018

El cambio en el Banco Central es una fuerte señal para los mercados. La salida de Federico Sturzenegger y la entrada de Luis Caputo marcan un claro cambio en la manera en la que la autoridad monetaria se va a manejar.

Caputo es un "hombre de mercado", acostumbrado al trading, y creo que es lo que hoy necesita el Banco Central, acompañado por la visión macroeconómica de Gustavo Cañonero. Caputo fue quien negoció con los holdouts, quien habló con el FMI y tiene contactos con todos los jugadores del mercado financiero, tanto locales como los internacionales y arranca con un hándicap importante dado que el tipo de cambio ya tiene acumulada una corrección importante, el trabajo del Banco Central ahora será bajarle la volatilidad y hacer un seguimiento cercano a la inflación, en línea con lo firmado con el FMI.

Por otra parte, luego de conocerse la noticia de que Argentina vuelve a ingresar al índice de MSCI como mercado emergente, las expectativas de acá a fin de año para el mercado financiero vuelven a ser positivas. Esto debería recomponer considerablemente el valor de las acciones que se encuentran sumamente castigadas, lo cual debería contagiar también al mercado de renta fija (los bonos) y comenzar a bajar el riesgo país.

Otro punto importante de destacar es el acuerdo con el FMI, acuerdo por el cual estarán ingresando la próxima semana 15.000 millones de dólares, de los 50.000 millones comprometidos. Este acuerdo también le permitirá a la Argentina traerle mayor previsibilidad y estabilidad al mercado cambiario y al mercado de deuda. Recordemos que este acuerdo, permitió a la Argentina financiarse a tasas muy inferiores que las actuales de mercado, las cuales vienen aumentando por dos factores principalmente, por un lado, las turbulencias propias y por otro lado por la suba de las tasas de interés en Estados Unidos.

El punto más crítico con el que tendrá que trabajar, y mucho, el actual gobierno es la tasa de inflación. Las encuestas indican que a los argentinos nos preocupan dos cosas, en primer lugar, el precio del dólar y en segundo lugar la inflación, que son dos factores que se encuentran íntimamente relacionados.

El dólar hoy parecería bajo control por lo que el principal problema pasa a ser: cómo lograr que esa devaluación vaya lo menos posible a los precios, para poder tener un tipo de cambio real competitivo en línea con la necesidad de generar divisas genuinas por exportaciones. Aquella inflación que se preveía a fines de 2017 y comienzo de 2018 que sería cercana al 19%, hoy es absolutamente imposible y todos los informes muestran que la inflación será cercana al 30%.


(*) Gerente de Mercado de Capitales de Rosental Inversiones

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario