Economía

Trabajo y corrida cambiaria

La tensión en el mercado de cambios se llevó casi u$s 5 mil millones de las reservas en menos de dos semanas.

Domingo 06 de Mayo de 2018

La visita de Mauricio Macri a un cuartel de bomberos en el Día Internacional de los Trabajadores encaja con las necesidades de su política económica. La inflación desbocada, la corrida cambiaria, la acelerada fuga de dólares, un cambio estructural en el escenario internacional y nuevos síntomas de desaceleración de la actividad económica, aun en los sectores que fueron la locomotora del modesto crecimiento real del año pasado, ponen nuevamente a prueba su capacidad de superar con política los efectos regresivos de su plan de gobierno.

La tensión en el mercado de cambios se llevó casi u$s 5 mil millones de las reservas en menos de dos semanas, y obligó al Banco Central a desembolsar u$s 6.700 millones para vender divisas subsidiadas a los grandes fondos de inversión que comenzaron a llevar sus divisas a los mismos destinos que los miembros del gabinete nacional. El pacto de la bicicleta financiera se agrietó en diciembre, cuando cambió la política monetaria. Los dólares que ingresaban para multiplicarse luego de realizar las superganancias de tasa en pesos comenzaron a fugar. Desde marzo, lo hicieron a mayor velocidad. El endurecimiento de las condiciones crediticias internacionales para la Argentina, sumado a la aspiración de fondos emergentes por parte de la economía norteamericana, obligaron al BCRA a restaurar brusca y desordenadamente la política de altas tasas de interés.

El dólar alto beneficia a otros sectores aliados del gobierno nacional, como los agronegocios, las industrias que no dependen del mercado interno y los empresarios y funcionarios embuchados de divisas. Pero sin el lubricante de la deuda y el ingreso de capitales especulativos, el agujero externo se agranda e invita a unos y otros al camino de salida. La desregulación del mercado cambiario y de capitales estimula este movimiento.

La prenda de unidad de estas tensiones internas es el ajuste. La reducción del gasto público primario para garantizar el pago de la deuda no resuelve del déficit fiscal, que cada vez es mas grande, pero transfiere fondos que antes se destinaban a subsidiar a sectores económicos y trabajadores, hacia empresas de servicios públicos y a acreedores. Tímidamente, la oposición desafió al gobierno en este frente. La respuesta fue similar a la de diciembre, con el pacto fiscal y las reformas laboral y previsional. Cámaras empresarias que en las provincias despotrican contra los tarifazos, cerraron filas con el gobierno para impugnar los proyectos que le ponen freno. Los gobernadores que pagan los costos de trasladar los aumentos de la energía mayorista, se despegaron de la movida opositora. Los grandes sindicatos de la CGT ni siquiera se plantean hacer una mueca de fastidio. En la crisis, el gobierno fuga hacia adelante. La cabeza de los trabajadores organizados es la única prenda que puede entregar Macri para garantizar la paz entre los suyos. Los gremialistas más pesados prefieren avalar esa cacería antes que sentir la presión de sus representados. En el Día del Trabajador fueron los grandes ausentes. Parte del triunvirato cegetista en retirada lo recordó con un acto de salón en la CGT. Los más afines a Cambiemos, como el jefe de Uatre, avalaron la reducción de las indemnizaciones. Esta vez, Macri no se sacó la foto ni con unos ni con otros. Mientras, el ministro de Trabajo, reparado de sus escándalos de trabajo en negro, volvió a la carga con la reforma laboral: aministía a los empresarios que evadieron obligaciones previsionales y reducción en el cálculo indemnizatorio. En la región, azotada por despidos y suspensiones, los aceiteros rosarinos convocaron al único acto conmemorativo del 1º de mayo. Una amplia demostración multisectorial, que igual denunció ausencias de organizaciones importantes, reunió a casi 10 mil personas que reclamaron la reincorporación de los obreros despedidos de Cargill. Conflicto clave en un escenario de retroceso, con empresas que cierran sin aviso para no pagar indemnizaciones, y gremios combativos que terminan capitulando ante la presión por las paritarias de 15%. La carrera por rendirse antes, con la esperanza de que le harán descuento, guía a gremialistas y no pocos dirigentes opositores a una estrategia equivocada. Más temprano que tarde, también irán por ellos.

Bajo salario docente

El salario anual de los docentes argentinos con diez años de antigüedad, se encuentra entre los más bajos de los casi 40 países considerados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), de acuerdo con un informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano.

En el reporte se señaló que "los salarios de los docentes argentinos representan menos de la mitad del promedio de los países de la Ocde: 19.629 dólares PPA (de igual poder de compra) versus 39.854 dólares".

Incluso, los cuatro países latinoamericanos considerados por la Ocde también muestran salarios anuales superiores al de los docentes argentinos: Colombia, con 32.686 dólares; Costa Rica, con 29.872; Chile, con 24.641, y México, con 22.434, según el informe.

La Universidad de Belgrano explicó que los países que duplican y triplican el sueldo anual de los docentes argentinos se encuentran liderando los resultados de pruebas internacionales, como Pisa y Timss.

En el mismo sentido, el salario docente de la Argentina también resulta bajo respecto del PBI per cápita, si se lo compara con otros países, medidos en términos anuales y en dólares estadounidenses de igual poder de compra.

"De hecho, son tres los países latinoamericanos donde los salarios de docentes con 10 años de antigüedad representan una mayor proporción del PBI por habitante: Costa Rica, con 181 por ciento; México, con 125 por ciento, y Chile, con 107 por ciento", puntualizó el informe.

"El desafío que enfrentamos es claro: tenemos que lograr que los adolescentes más capaces de hoy sean los docentes de mañana. Esto exige fortalecer el nivel universitario de la carrera docente, incrementar la muy baja proporción de alumnos por cargo docente y mejorar los salarios", dijo el director del CEA, Alieto Guadagni.

Gas: consumo vs. precio

El Instituto Argentino de Energía "General Mosconi" (IAE) señaló que la baja en el consumo residencial de gas natural de los últimos doce meses indica que "los hogares han comenzado a dar repuesta al incremento de precios, disminuyendo cantidades demandadas".

"El aumento en la demanda industrial de gas podría estar relacionado al crecimiento de la economía y la industria", evaluó el informe mensual de la entidad.

En los últimos doce meses (a febrero de 2018) "el gas entregado a los usuarios residenciales muestra una disminución de 10,6% interanual, mientras que la industria aumentó 6% su consumo en igual comparación.

El informe puntualizó que el gas entregado en febrero totalizó 3.234 millones de m3, un alza de 7,5% interanual, y acumuló un aumento de 1,2% en los últimos doce meses.

Las centrales eléctricas tuvieron un consumo de gas natural 8,6% superior, considerando el acumulado de los últimos doce meses corridos (marzo 2017-febrero 2018).

La producción de gas natural, en tanto, se incrementó 3,1% en marzo frente al mismo mes del año anterior, mientras aumentó 0,2% en los últimos doce meses respecto a igual lapso de 2016-2017.

Por su parte, la producción de petróleo aumentó en marzo (0,4% interanual), pero disminuyó en el último año respecto al año anterior (-4,9%).

Por lo tanto, el IAE advirtió que, tanto la producción nacional de crudo como de gas natural, "presentan un desfasaje con respecto a los incrementos de la demanda interna de derivados" de ambos productos.

La balanza comercial energética de marzo se mostró deficitaria en u$s 120 millones, mientras el saldo negativo del primer trimestre se redujo a u$s 171 millones, frente a los u$s 222 millones en igual lapso del año anterior.

Por último, el informe señaló que los subsidios energéticos devengados comenzaron el año con "reducciones importantes" en el acumulado a febrero, según datos de la Asociación Argentina de Presupuesto Público (Asap), aunque "el primer bimestre suele ser un periodo anormal en cuanto a la ejecución presupuestaria".

Las transferencias corrientes disminuyeron 63,6% interanual, lo cual implicó menores subsidios por respecto de febrero de 2017: $4.020 millones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario