Economía

Tiempo de revancha en el cordón industrial

La pelea de los trabajadores aceiteros contra los despidos en Cargill es un punto de inflexión en la región.

Domingo 29 de Abril de 2018

"Más allá de las formas, del cartelito o de la carta documento, lo que sucede no es nuevo. Hay un pacto para volver a más de cien años atrás: el capital viene por todo, quiere todo, está más que claro", vaticinó Adrián Dávalos, secretario general del Sindicato de Aceiteros de Rosario, quien asegura que el accionar de las multinacionales como Cargill, que "no tienen necesidad de aplicar ajustes", responde lisa y llanamente a un "disciplinamiento" a los trabajadores.

La multinacional que más factura en el país va por su segundo lock out en el mes, sin goce de haberes para sus empleados, que mantienen medidas de fuerza en contra del despido de 33 compañeros de las plantas de Villa Gobernador Gálvez, Punta Alvear y Bahía Blanca.

"Hay una revancha que la empresa se quiere tomar con la organización sindical porque ésta terminó con la tercerización, hasta los porteros hemos metido adentro. El costo laboral de la mayoría de las aceiteras no supera el 1% de su rentabilidad, no tienen necesidad de aplicar despidos".

Durante la asamblea de trabajdoras que se realizó en la puerta de Cargill VGG, María, obrera de la empresa puso su caso como ejemplo. "Yo vengo de Cargill Alvear donde era tercerizada y sufríamos todo tipo de maltrato; no sólo teníamos que hacer la limpieza de oficina, sino también lavar el auto del gerente. Si no lo hacíamos la ameanaza es que seríamos depedidas", recordó.por esto tenemos que hacer valer los derechos, que nos respeten". Por eso, alertó "quieren eliminar nuestro sindicato y nuestra obra social"

Dávalos explicó que se trata de una vuelta a los 90. "El sistema económico apunta directamente a debilitar el mercado interno con importaciones, bajas salariales y tarifazo. Que haya 15% a 20% de desocupación para tirar salarios a la baja", analizó.

El contexto político favorece esta ofensiva y las empresas se animan a venir por todo. "No hay un Estado sino una gran corporación económica que está haciendo negocios", agregó.

"Este gobierno es como la langosta. Va a estar todo el tiempo que pueda, se va a comer todo lo que pueda y se va. ¿Hay necesidad que nos roben tanto? ¿Hasta la dignidad? Creo que no", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario