Economía

Superávit primario, gracias al recorte de prestaciones sociales

Pese al rojo registrado en marzo, el gobierno nacional alcanzó un superávit fiscal primario de $ 10.347 millones en el primer trimestre del año.

Martes 23 de Abril de 2019

Pese al rojo registrado en marzo, el gobierno nacional alcanzó un superávit fiscal primario de $ 10.347 millones en el primer trimestre del año. El fuerte recorte en términos reales de las erogaciones destinadas a prestaciones sociales y salarios permitió reducir el gasto público computado antes del pago de intereses en un 13,3 por ciento interanual. Ese ajuste compensó el aumento de 147,2 por ciento en el monto desembolsado por subsidios energéticos. Cuando se computa el pago de la deuda, cuyo monto se duplicó en un año hasta llegar a $ 125.129 millones el déficit total se eleva a $ 114.782.

En medio de un nuevo episodio de tensión cambiaria, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, celebró en conferencia de prensa el sobrecumplimiento en el programa de recorte de prestaciones del Estado que acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Como los ingresos reales cayeron 7,8 por ciento en el trimestre, el resultado fiscal se alcanzó por una profundización en el recorte de gastos primarios, del 13,7 por ciento. Dujovne puntualizó que el superávit del período enero-marzo marcó una diferencia de nueve puntos porcentuales entre los ingresos totales y los gastos primarios. Si se detraen los recursos extraordinarios (en marzo de 2018 y marzo de 2019 ingresaron $ 15.000 millones de utilidades del Banco Nación), en marzo ese diferencial sube a seis puntos.

De acuerdo a los economistas del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), la ruta del recorte real de gastos primarios llegó directo a los gastos de funcionamiento (-17 por ciento) y prestaciones sociales (-13,3 por ciento), es decir salarios y jubilaciones, mayormente. Desde este centro de estudios se destacó la fuerte aceleración que experimentó el ajuste en estos ítems si se lo compara con lo previsto en el presupuesto 2019. En el primer caso se había proyectado una caída de 6,7 por ciento y, en el segundo, de 1,5 por ciento interanual.

De acuerdo al Iaraf, la cirugía extrema aplicada en estas áreas contrastó con la expansión del gasto en subsidios, rubro en el que se había presupuestado un recorte de real de 17 por ciento pero que terminó el primer trimestre con un incremento ajustado por inflación del 22,7 por ciento. Los subsidios energéticos impulsaron este cambio, con una suba de 147,2 por ciento, ya que las transferencias para el transporte bajaron 22,5 por ciento.

Si se computa el pago de intereses de la deuda, el rubro de expansión más dinámica en los últimos tres años (creció 1,3 por ciento del PBI en tres años), el resultado fiscal vuelve a ser deficitario en $ 114.782 millones, diez veces más que el superávit primario. Si bien el rojo financiero subió 25,4 por ciento interanual en el período de enero a marzo, la variación nominal quedó por debajo de la inflación. En términos del PBI subió varió 0,09 punto porcentual.

Dujovne hizo hincapié en que la meta fiscal se está cumpliendo sin utilizar los "ajustadores" (sociales y de gasto de capital) que permitirían flexibilizar el compromiso asumido con el FMI hasta un resultado negativo anual de 0,5 por ciento.

En cuanto al costo fiscal que implicará la desaceleración de parte del tarifazo, Dujovne dijo estará "por debajo de los $ 10.000 millones".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario