Economía

Sin Asamblea, quedaron firmes dos pliegos para integrar el Tribunal de Cuentas

El oficialismo volvió a dejar sin quórum la convocatoria y hubo aprobación ficta para Sergio Beccari y Lisandro Villar.

Viernes 22 de Junio de 2018

"Nuevo vaciamiento de la Asamblea Legislativa del FPCyS (socialistas-radicales) para no tratar los pliegos propuestos por el gobernador (Miguel) Lifschitz para integrar el Tribunal de Cuentas (órgano que controla los actos de gestión), que cuentan con dictamen negativo de la comisión bicameral de Acuerdos. Se terminó el relato «0 transparencia». Triste día institucional en Santa Fe". El duro posteo en una red social fue hecho al mediodía de ayer por el senador provincial Rubén Pirola y reflejó otra escalada de tensión entre los legisladores peronistas y el Ejecutivo.

Los diputados y senadores del Frente Progresista, que debían asistir a la Asamblea Legislativa para tratar los dos pliegos enviados por el gobernador para integrar el Tribunal de Cuentas, no lo hicieron. El mismo comportamiento que habían manifestado la semana pasada. Lo que ocurre es que la de ayer era —conforme la normativa— la última oportunidad para que los postulados obtuvieran o no el acuerdo parlamentario que legitimara sus nombramientos.

Por eso, desde hoy, el contador Sergio Beccari y el abogado Lisandro Villar (de ellos fueron los pliegos rechazados en la comisión de Acuerdos y que la Asamblea no quiso tratar) se convirtieron igualmente en miembros del Tribunal de Cuentas mediante lo que se conoce como aprobación ficta. Es decir: la consolidación del nombramiento por el mero paso del tiempo.

A todas luces, una solución extraordinaria. Aunque no se recuerdan antecedentes en los postulados, hubiesen tenido dictamen negativo de la comisión de Acuerdos. Frente a ello, el gobierno solo tenía dos derrotas políticas por las que optar, o la siempre criticable decisión de vaciar de quórum a la Asamblea Legislativa, que es lo que hizo en los dos últimos jueves. Por eso no se pudo hacer la reunión: el oficialismo optó por nombrar a sus controladores sin acuerdo parlamentario .

Las otras dos opciones eran tener que retirar los pliegos, en un caso, o aceptar su rechazo en la Asamblea. Y ambos casos, según evaluaron en la Casa Gris, hubiesen resultado costos políticos mayores a los que se pudieron generar con la conducta de ayer de los diputados y senadores del FPCyS.

El rechazo a los nombres propuestos por Lifschitz tienen, en al menos uno de los casos, un lógica bastante difícil de rebatir. Beccari fue hasta diciembre de 2017 secretario de Ingresos Públicos del propio gobierno.

Es decir, como ha criticado con énfasis la oposición, el gobierno será controlado en sus cuentas públicas por un funcionario propio que, hasta hace poco, manejaba buena parte de esas cuentas. Esa incompatibilidad, al menos ética, llevó a que los diputados y senadores que no son del FPCyS se negaran a firmar el acuerdo y lo hicieran en dictamen de rechazo.

En el caso de Villar los argumentos apuntaron a su falta de antecedentes para ejercer el cargo al que estaba propuesto.

Final cantado

No obstante, ya el jueves de la semana pasada, cuando los diputados y senadores del FPCyS dejaron sin quórum a la Asamblea en la primera cita para tratar los dos pliegos, se sabía que ayer repetirían idéntica conducta porque había trascendido la decisión del socialismo de ungir a Beccari y del radicalismo de acompañar. Es que Villar es un hombre de la UCR, hijo de un connotado dirigente santafesino.

Sin embargo, los senadores terminarían por no sesionar y evitar que la verdadera expectativa que tenía la Casa Gris se cumpliera: el ingreso formal para que tuviera estado parlamentario el segundo proyecto para declarar la necesidad de reforma constitucional que ordenó a sus senadores (socialistas y radicales) presentar en ese cuerpo frente al empantanamiento que el proyecto original viene sufriendo en Diputados.

Aunque ayer ningún senador peronista quiso explicar el malestar, el tono del posteo de Pirola en una red social fue elocuente y tomado por todos como una ratificación de los rumores que hablan de una escalada de tensión en la zigzagueante relación con el jefe de la Casa Gris.

Además, en el temario de la Asamblea Legislativa figuraba el proyecto de reglamento de remoción o destitución de fiscales del Ministerio Público de la Acusación (MPA) y defensores del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal, que deroga la resolución Nº 641/16.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario