Economía

"Si el dólar se estabiliza la carne no subirá tanto"

Raúl Milano dice que la hacienda aumentó entre 15 y 20% y no hay más margen por el bolsillo.

Domingo 01 de Septiembre de 2019

El impacto de la devaluación sobre el precio de la carne en el segmento minorista no fue directo, sino que estuvo amortiguado, en buena parte, por los límites que impone un consumo en caída. “Si el corrimiento de la paridad cambiaria fue de entre el 30 y 35% el aumento de la hacienda fue del 15% o 20% y por eso impacta menos”, dijo el director ejecutivo del Mercado Ganadero SA (Rosgan) Raúl Milano, quien sin arriesgarse a hacer futurología, aseguró que de aquí a fin de año “si el dólar tiene una relativa estabilidad creo que no habrá mucho más corrimiento de precios ya que hay escasez de demanda, la situación económica está difícil y con la hacienda disponible se puede abastecer bien la plaza”, detalló.

Milano señaló que “siempre que en Argentina hay devaluaciones esto impacta en todas las variables de la economía”, aunque destacó que esto depende del componente importado que tiene cada cadena productiva. “Es lógico que por ejemplo en el sector automotriz donde hay un 60 o 70% de componente importado esto se refleje porque tienen que pagar más caro lo que viene del exterior”, detalló, pero no ocurre así en todos los sectores.

Puntualmente en el caso del sector de ganados y carnes, Milano dijo que hubo corrimientos cambiarios particularmente en el rubro de la exportación que está más competitivo. “Argentina es nuevamente hoy un gran exportador, entonces tiene mayor precio para pagar, con lo cual frigorífico que exporta tiene mayor precio para pagar y podría subir los valores que le paga al productor, especialmente por mercaderías que son exportables, como vacas que hoy van hacia China o novillos pesados”, dijo.

Ahora, “si casi el 80% de lo que se faena es consumo, hay un corrimiento de precios en el consumo, en la hacienda en pie, en el ganado gordo en Liniers u otras plazas, pero mucho menores a la devaluación porque allí se juegan más las expectativas”, agregó Milano.

La previa

En buena medida, este amortiguamiento del impacto de la devaluación post Paso fue producto de la situación que viene atravesando la cadena de ganados y carnes en los últimos tiempos. “Sistémicamente está bastante ordenada”, dijo Milano y señaló que “esto significa que hay un gran ganador desde hace dos o tres años que es el sector exportador”, sobre todo desde que China se incorporó como un demandante por sus necesidades y luego por la crisis de la peste porcina africana tras la cual tuvo que matar casi el 30% del stock total de cerdos. “La demanda china es infinita, por eso hoy se exporta mucho de la Argentina, pero también de Uruguay, de Brasil, de cualquier lado, ya que ese país es aspiradora y todo lo que hay lo compra, y en el país básicamente carne de vaca”, detalló.

Según explicó el director de Rosgan, el gigante asiático demanda vaca porque a diferencia de los argentinos que comemos la carne con cuchillo y tenedor, en China consumen la carne tiritas cocinados en guisos usando palitos.

En tanto, detalló que la situación del feedlotero “está logrando un punto de equilibrio” y oscila siempre de acuerdo al precio del maíz. Finalmente, “el que hasta aquí había estado en una situación más desventajosa era el criador, que siempre fue el eslabón más débil de la cadena, aquel que tiene vacas, terneros. Pero frente a la devaluación si bien el ternero de invernada no aumentó mucho, sí lo hizo el precio de la vaca por la demanda china, que generó incluso la faena de animales preñadas”, agregó.

De todos modos, Milano consideró que la suba de precios de los cortes que consume el mercado interno en la Argentina está limitado por la situación económica. “Hubo una caída importante del consumo. El hecho de que el país esté por debajo de 50 kilos per cápita es un golpe importante y marca cómo está el bolsillo”, dijo.

“Evidentemente hay cambios y también impacta mucho la situación de tirantez en el poder adquisitivo de la gente”, agregó.

En este contexto, vaticinó que de aquí a fin de año “el exportador va a estar bien porque aún hoy no trasladó en su poder de compra lo que se generó con la devaluación”, dijo y aseguró que con este plus de competitividad que le dio la modificación del tipo de cambio “este sector la verdad que podría pagar muchísimo más al productor”, planteó Milano, aunque también reconoció que “este es un problema de oferta y demanda”.

Mirando particularmente el consumo interno y el precio que rebota en la carnicería “luego de la devaluación, el lunes posterior a las Paso, hubo una retracción, nadie sabía si vender o no, por las dudas mantenían su capital y no mandaba hacienda a los mercados”, recordó el ejecutivo. Pero luego, una semana después ya en Liniers se negociaban más de 12 mil cabezas y los precios de la hacienda gorda “subieron entre 15% y 20%”.

A su juicio, esto significa “que una vez que hay una devaluación hay movimientos de precios pero nunca éstos llegan al cielo porque es imposible trasladarlos de la misma manera porque la demanda no es alta”,dijo.

Con lo cual, de acá a fin de año y siempre y cuando el dólar tiene una relativa estabilidad, creo que no va a haber muchos más corrimientos de precios hacia arriba para el consumidor final”, dijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS