Economía

Semana clave en el proceso de renegociación de la deuda pública

El ministro Guzmán se reúne con tenedores de bonos y funcionarios de EEUU y del FMI. En Diputados se trata la ley marco.

Lunes 27 de Enero de 2020

Una nueva etapa en la renegociación de la abultada deuda heredada de la gestión de Mauricio Macri comienza esta semana. El ministro de Economía, Martín Guzmán, viajó a Nueva York para reunirse con lobbistas financieros, funcionarios del Tesoro de EEUU y directivos del Fondo Monetario Internacional (FMI). El Congreso, mientras tanto, comenzará a tratar el proyecto de ley de restauración de la sostenibilidad de la deuda pública que envió el gobierno.

En Nueva York, el titular del Palacio de Hacienda desarrollará una intensa agenda, que se extenderá hasta mañana a la tarde. La misión es transmitir la voluntad de pago de la Nación ante el inminente inicio del proceso de reestructuración de deuda, entre otras cuestiones. También buscará persuadir a los acreedores de la provincia de Buenos Aires de aceptar la prórroga del vencimiento de una cuota de capital que tenía su primera fecha de pago en el día de ayer.

La primera actividad de Guzmán en Nueva York será participar de un desayuno de trabajo organizado por el Consejo de las Américas. Allí, ante un auditorio compuesto por hombres de negocios y tenedores de deuda, hablará sobre macroeconomía y deuda. Por la tarde, se encontrará con funcionarios del Tesoro de EEUU. El martes, antes de su regreso a la Argentina, tendrá una reunión con el jefe de misión para la Argentina del FMI, Luis Cubeddu, y la economista estadounidense Julie Kozak.

Los roces por la deuda de la provincia de Buenos Aires, las propias advertencias de Guzmán al presentar el proyecto de ley de renegociación, y las declaraciones de su mentor, el premio Nobel Joseph Stiglitz, acerca de la inevitabilidad de fuertes quitas a los bonistas, muestran la cara más agresiva del Ministerio de Economía en la pulseada con los acreedores. Queda por ver si es una estrategia negociadora o el plan definitivo.

El diputado nacional Carlos Heller, del Frente de Todos, prevé una negociación "muy firme y muy responsable" en el marco de "un proceso complejo" y una "situación muy seria, no sólo por la magnitud de la deuda sino por la inviabilidad del cronograma de vencimientos".

Mauricio Macri tomó deuda por más de u$s 100 mil millones durante su mandato, que fue destinada casi en su totalidad a asistir con dólares más baratos la demanda para atesoramiento y fuga. En ese proceso embarcó a las provincias, que tomaron u$s 20 mil millones.

Buenos Aires, gobernada por María Eugenia Vidal, fue el distrito que encabezó ese raid Su deuda pasó de u$s 9 mil millones a u$s 12 mil millones pero además su componente en dólares saltó del 57 por ciento a más del 80 por ciento del total. Mientras su administración enfrentó vencimientos por u$s 4 mil millones en cuatro años, le dejó a la gestión de Axel Kicillof vencimientos por u$s 8 mil millones. Este año vencen u$s 3 mil millones.

Por eso la estrategia de negociación es combinada por Nación y provincias. En ese plan, el principal distrito del país planteó la reprogramación de su vencimiento por u$s 250 millones. Buenos Aires estuvo a punto de entrar en default en noviembre pasado. El salto a la Nación del entonces ministro de Hacienda Hernán Lacunza fue una tabla de salvación. El ex funcionario giró fondos nacionales para postergar el default y dejarle la bomba al nuevo gobierno.

Lacunza fue también el que defaulteó y reperfiló la deuda en pesos asumida por Macri, un caso inédito. La crisis de endeudamiento provocada por el macrismo fue admitida el fin de semana por el propio ex presidente, en un video en el que relata a un grupo de allegados que le había advertido al equipo económico que "nos vamos a la mierda" si se mantenía el ritmo de endeudamiento.

En rigor, sólo el histórico acuerdo de crédito con el FMI por más de u$s 50 mil millones evitó la formalización de la cesación de pagos en 2018, cuando el mercado internacional le cerró el grifo a Macri. Entre compromisos con bonistas y el organismo multilateral, el nuevo gobierno debe afrontar u$s 140 mil millones en vencimientos durante los próximos cuatro años, una misión imposible. Por eso, se abrió un inevitable proceso de negociación.

Complejo. El ministro de Economía, Martín Guzmán, lleva adelante una difícil estrategia por la deuda.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario