Economía

Se emiten cada vez más billetes de cien pesos por el avance de la inflación

Con una inyección de 155 millones de unidades en los últimos doce meses, los billetes de mayor valor nominal explicaron el 40% del incremento en la circulación de dinero.

Lunes 22 de Marzo de 2010

“La realidad es que antes, en el súper, llenábamos un changuito con dos billetes de 100 pesos; y que ahora, en cambio, nos cuesta por lo menos tres”. La tendencia a convertir en “carritos” el poder de compra de un billete de 100 pesos, de curso legal, aparece hoy en la Argentina como uno de los grandes indicadores que alcanzan a reflejar el incremento en la demanda de dinero del público. Fue el economista de una consultora de primera línea el que se vio tentado estos días a echar mano a ese estimador, de dudoso rigor estadístico, pero de buena aceptación en la clase media argentina. “La lógica es que siempre las cosas te cuestan más. Una economía inflacionaria tiende a incrementar tanto la demanda como la falta de papeles de billetes de mayor denominación”, completó.

La mayor necesidad de billetes de cien pesos que tiene la economía argentina empezó a notarse en los últimos datos que fue difundiendo el Banco Central. Y ya muestra, para los economistas, una estrecha relación con la aceleración que hoy se ve en los precios domésticos.

En lo que va del año, los billetes de mayor valor nominal en la Argentina (los de cien) explicaron el 40 por ciento del incremento que el Central efectuó sobre el total de la circulación en el sistema. La proporción superó ampliamente a las que fueron registradas en iguales períodos del 2009 (0%) y del 2008 (22%). Y encuentra su máximo más cercano en el 2007; precisamente, el año de mayor inflación (real) durante toda la administración K. En estos doce meses, los precios habían llegado a incrementarse más de un 25%, y los billetes de cien arrojaron una expansión que alcanzó a explicar el 70% del total en el sistema.

Consultados por este diario, en el Central descartaron de plano que exista una correlación entre la inflación y la emisión de billetes de alta denominación. “El mecanismo que utiliza nuestra institución para comprar papel moneda es muy particular. Cada licitación es individual, para cada billete. No siempre obedece a lo que demanda la gente. A veces responde a los tiempos de proceso de producción”, comentó una fuente.

El razonamiento de los economistas, en cambio, es diferente. “Es cierto que a medida que hay más inflación, para comprar un mismo bien se necesita tener más dinero, y que el Central debe atender a esa necesidad. Lo que prefiere uno, si se quiere hacer un pago de gran magnitud, es usar billetes de 100 pesos antes que muchos de 50, 20 ó 10”, explicó el analista Nicolás Bridger, de la consultora Prefinex.

Durante los últimos doce meses, el Central sumó a la economía unos 155 millones de billetes de cien pesos, unos 70 millones de diez, y unos 77 millones de dos. Pero redujo, en cambio, la cantidad en circulación de los de 50, 20 y 5.

“Es normal que la moneda se deprecie y haya necesidad de emitir billetes de mayor denominación”, explicó el economista Aldo Abram, director de la consultora Exante. Pero aclaró que, “en realidad, la inflación que hoy se tiene es justamente porque el Banco Central, en este momento, está acelerando su ritmo de emisión”.

El aumento en la oferta de billetes de cien pesos superó a los registrados en todos los años anteriores: mostró un máximo de $ 121 millones en 2007, de $ 117 en 2008 y de $ 55 millones en 2009. Y ahora representan, según los datos del Central, la mitad del dinero que está en circulación en la economía argentina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS