Economía

Se dispararon los precios en agosto y la inflación provincial fue de 1,5 por ciento

La inflación se disparó en la provincia de Santa Fe durante el mes de agosto, al reflejar una suba de precios del 1,5 por ciento luego de tres meses de ubicarse por debajo del dígito. La mayoría de los rubros registraron aumentos muy fuertes. Si bien a la cabeza (2 por ciento) se ubicaron los gastos de atención médica, el movimiento más inquietante es el de alimentos y bebidas (1,8 por ciento), debido a que durante el primer semestre del año era el capítulo que menos alzas había experimentado.

Jueves 24 de Septiembre de 2009

La inflación se disparó en la provincia de Santa Fe durante el mes de agosto, al reflejar una suba de precios del 1,5 por ciento luego de tres meses de ubicarse por debajo del dígito. La mayoría de los rubros registraron aumentos muy fuertes. Si bien a la cabeza (2 por ciento) se ubicaron los gastos de atención médica, el movimiento más inquietante es el de alimentos y bebidas (1,8 por ciento), debido a que durante el primer semestre del año era el capítulo que menos alzas había experimentado.

La suba de agosto volvió a agrandar la brecha entre el Indice de Precios al Consumidor (IPC) que elabora el Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec) y la inflación que mide el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) en Capital Federal y el Gran Buenos Aires pero que, cuando todavía era creíble, se utilizaba como referencia nacional.

Así, la inflación medida por Moreno fue en agosto 0,8 por ciento pero el índice de precios provincial subió 1,5 por ciento, la tercera más alta del año. De esta forma, acumula una suba de 7,8 por ciento desde agosto. En Rosario, la inflación del mes pasado marcó 1,6 por ciento (acumula 8,3 por ciento) y en Santa Fe, 1,2 por ciento.

Desde la intervención al Indec, la principal referencia que se toma para auscultar el movimiento de los precios es la que realizan los institutos provinciales de estadística, elaborada en base a la metodología del Indice de Precios al Consumidor Nacional (IPCN), discontinuado por el organismo nacional. Cabe recordar que la medición de la inflación influye en la elaboración de otras estadísticas, como las que indican los niveles de pobreza e indigencia.

El caso es que en Santa Fe los precios salieron de la meseta en la que se encontraban desde el mes de mayo, producto entre otras cosas de la caída del consumo por la recesión. No está claro si la economía se reactiva, pero por las dudas las empresas remarcan.

Un ejemplo es el de los valores de los alimentos. De diciembre del año pasado hasta julio, este rubro había acumulado un incremento del 5,5 por ciento, bastante por debajo de otros sectores, como educación. Pero entre julio y agosto, la inflación en alimentos se triplicó. Pasó de 0,6 por ciento a 1,8 por ciento.

Pero la disparada fue generalizada. El rubro vivienda y servicios básicos, que entre otras cosas refleja los precios de los alquileres y de las tarifas de servicios públicos, saltó del 0,5 por ciento de julio al 1,8 por ciento de agosto. En Rosario, los aumentos llegaron a 2,2 por ciento durante el mes pasado.

Los incrementos alcanzaron también a los gastos de equipamiento y mantenimiento del hogar, con una inflación de 1,4 por ciento en agosto (1,6 por ciento en Rosario).

La suba de las cuotas de la medicina prepaga se reflejó crudamente en agosto, llevando el incremento del rubro atención médica y gastos para la salud del 0,6 por ciento al 2 por ciento. Educación, que en el acumulado desde diciembre lidera ampliamente las alzas con un incremento del 16 por ciento, comenzó una nueva temporada de remarcación, saltando de una inflación del 0,2 por ciento en julio al 0,7 por ciento el mes pasado.

En cambio, no variaron los precios de la indumentaria y se desaceleraron fuerte los precios vinculados al esparcimiento, que registraron un alza de 0,5 por ciento, contra el 1,9 por ciento del mes anterior. Hubo una muy leve desaceleración, asimismo, en las tarifas de transporte y comunicaciones, que igualmente aumentaron 1,4 por ciento.

En el año 2008 la inflación provincial fue del 23 por ciento. En el informe de julio pasado, el Ipec estimó que, en base a la evolución de los precios en los doce meses anteriores, 2009 podría cerrar con un IPC menor al del año pasado. Pero la condición era que la moderación inflacionaria se mantuviera hasta fin de año. El salto de agosto complica esas previsiones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario