Economía

Sciara sostuvo que "no es función del Estado revisar la renta empresaria"

El hombre que conduce la economía de Santa Fe y que se convirtió en candidato a ministro nacional, defendió un borrador programático de lo que sería su gestión si el FAP es gobierno en 2015.

Domingo 02 de Marzo de 2014

Sentado junto a Hermes Binner, Angel Sciara fue presentado en Buenos Aires ante la prensa. El hombre que conduce la economía de Santa Fe y que se convirtió en candidato a ministro nacional del espacio que conduce el socialista, defendió un borrador programático de lo que sería su gestión si el FAP es gobierno en 2015.

   Falta de confianza. En ese punto se condensa una de las críticas principales del equipo binnerista hacia la década económica kirchnerista. Sciara se propone recuperarla, “¿confianza de quién se propone recobrar?, ¿de los inversores internacionales, de empresarios locales, de trabajadores?”, preguntó La Capital.

   “Si usted no genera confianza los inversores retacean, no invierten. No hay posibilidad de que modifique las conductas de los actores si no se genera una política económica creíble”, arrancó el ministro, observado atentamente por medio centenar de dirigentes y adherentes del proyecto Binner 2015.

   “La política económica, decretos y leyes, no resuelven los problemas por su mera promulgación. Deben ser ejecutados por actores, y éstosson motivados por sus intereses. Por lo tanto, las políticas deben ser consistentes, de manera que disminuya la incertidumbre”, prosiguió.

   —Se presume que hay tensiones de intereses entre los actores, ¿qué rol debe jugar el Estado para orientar en esa puja?

   —Un rol fundamental. También debe reconocer errores, no negarlos, corregir. Este gobierno conocía un proceso inflacionario que lo carcomía. Cuando lo asume, de manera tardía, comienza a aplicar medidas que no son creíbles, no son aceptadas. Porque no convocan a los actores, o en todo caso los dividen, generando interferencia entre ellos. Es necesario contener la llamada puja distributiva entre todos los actores. El Estado tiene un rol central en la generación de confianza porque formula la política económica, tiene que seducir a los actores convenciendo de que se hace lo correcto, y creando la expectativa de un futuro mejor.

   Cuando llegó la hora de hablar del gasto público, otro punto sensible de cualquier programa económico, Sciara se puso enérgico. Aunque en distintos tramos habló a favor y también en contra. “Nuestra política es defender el gasto público. Ahora, si tenemos que reducir subsidios a quienes no lo necesitan, ¿cuál es el problema de reducir el gasto público?, y otro tanto con el sobreprecio de la obra pública. Decimos que podemos tener déficit en momentos recesivos, se trata de una medida heterodoxa acertada, pero si mantenemos esa lógica cuando tenemos expansión, tendremos un exceso de demanda sobre la economía, y entonces un problema. La pregunta es por la calidad del gasto público, en educación, salud, obra pública, y no por la cantidad. Revisemos ese gasto, su estructura, y si es bueno lo mantenemos. Y si es necesario tener déficit, tengamos déficit”, dijo.

   Como en muchas definiciones, el espacio FAP busca no cerrar las puertas para un lado, ni para el otro: “Si me preguntan qué hacer con la política del Banco Central —prosiguió Sciara— diría que hay que hacer lo que hizo (Juan Carlos, titular del Banco Central) Fábrega: aumentar la tasa de interés, esterilizar la emisión monetaria a través de las Lebac, entre otras medidas. Pero hay un problema, con eso no es suficiente. Porque sin resolver políticas de ingresos y fiscales no se resuelve el problema clave de la Argentina que es la distorsión de los precios relativos. A su vez generados por la inflación”. Y remató: “La política monetaria ortodoxa no es suficiente, se define en el marco de otros instrumentos”.

   El ahora candidato a ministro de Economía de Binner también opinó sobre el acuerdo de YPF con Respol. “Creo que el gobierno acuerda pagar un monto que de alguna manera será indefinido”, dijo. Sciara también apuntó a presuntas contradicciones en las palabras del ministro de Economía Axel Kicillof. “Es esclavo de sus palabras”, señaló. “Dijo (por Kicillof) que no iba a pagar y ahora termina aceptando pagar”. Sin embargo, la versión taquigráfica de la intervención de Kicillof en el Senado cuando defendió la expropiación de YPF dice “no vamos a pagar 10 mil millones...”.

Tipo de cambio y crecimiento.Para el caso de que el proyecto presidencial de Binner prospere, una política para con el dólar sería un “tipo de cambio único, real alto y administrado”, definió el rosarino. En cuanto al llamado cepo al dólar que a partir de la devaluación de enero pasado fue levantado parcialmente, Sciara disparó “debe ser levantado”. Luego aclaró que ése era un concepto “teórico”, que luego debería agregarse una “propuesta”.

   En la presentación formal de Sciara y sus colaboradores principales, entre ellas Verónica Irizar y Eleonora Scagliotti, conjeturó sobre si habrá o no crecimiento del PBI en 2014, y cómo evolucionará la inflación. “No soy pronosticador”, se cubrió Sciara. “Trabajamos con escenarios y vemos que no habría crecimiento en 2014. Esto lo presuponemos a partir de la política monetaria, la suba de las tasas que tiene un impacto coyuntural y otro estructural a mediano plazo que se traducirá en disminución del consumo y de los planes de inversión, conductas recesivas para la economía”, dijo. No arriesgó un número, pero no ve una inflación bajando en 2014.

   Coincidiendo con muchos economistas, manifestó que “lograr un crecimiento sostenido de 3 a 4% anual, y a largo plazo, con tasa de inflación decreciente”, sería lo mejor para el país.

Precios y renta. Simultáneamente al despliegue del programa Precios Cuidados que impulsa el gobierno nacional, se introdujo una discusión sobre si el Estado debe o no monitorear la tasa de rentabilidad del sector empresario. Sciara dijo sobre el tema: “Somos reacios a preocuparnos por las tasas (de renta empresaria) propiamente dichas. Creemos que nuestra preocupación pasa por establecer estructuras de variables macroeconómicas que no permiten que las tasas de ganancias empresarias se desboquen más allá de lo normal”.

   Y agregó que “ir a revisar puntualmente la tasa de renta de tal o cual empresa no lo veo operativamente posible, y no debe ser esa la función del Estado, que debe garantizar, en una economía capitalista, una tasa de retorno empresario normal, ahora qué es normal, eso no lo sé. Eso lo determina el conjunto de la economía”, dijo.

   Precios cuidados, FAO, oferta y demanda. Con habilidad de político opositor, Sciara se las arregló para valorar el elogio que la FAO hizo al programa Precios Cuidados en su último boletín oficial, a la vez que mantener la crítica al kirchnerismo. “Es interesante lo que dice la FAO, sobre todo porque el acceso de la alimentación es un problema de demanda y no de oferta”, reconoció. Para luego aportar que de, de todos modos, “el índice de evolución de precios se constituye de unos 500 productos, y si usted cuida 50 no va a cambiar ése índice”.

   Para el representante del binnerismo, la inflación actual de la Argentina es “inercial, con causas múltiples e históricas, aunque también producto de la demanda agregada del gasto público que obliga a la emisión monetaria”.

   —En los últimos 65 años en el país se aplicaron diversos planes de estabilización pero, excepto en los 90, nunca hubo menos inflación que durante la última década, ¿existe una inercia inflacionaria invencible?

   —No vamos a hacer historia, acá hablamos a partir de la ruptura del tipo de cambio real alto en 2006, cuando se rompe el modelo y comienza a haber un gasto público populista y el no reconocimiento que a partir del 2002 en adelante se da en la tasa de inflación, que tiene signos crecientes.•

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario