Economía

Santa Fe y la reforma de la ley de Riesgos de Trabajo

La presión del presidente Macri es una presión política inadmisible y los argumentos son falsos.

Domingo 08 de Abril de 2018

La presión del presidente Macri y su gobierno para que Santa Fe adhiera a la reforma de la ley de Riesgos del Trabajo Nº 27.348, es un chantaje, una presión política inadmisible y los argumentos son falsos, ya que el objetivo principal de esa ley es garantizar la tasa de ganancia del capital financiero, a través de las ART y restringir los derechos de los trabajadores. Va en linea con la postergada y regresiva reforma laboral.

Se parte de dos afirmaciones falsas tanto sobre que la litigiosidad como la falta inversiones y caída del empleo serían causadas por los juicios que hacen los trabajadores.

Este argumento ya se usó en el pasado construyendo un contexto catástrofe que no es tal a partir de presentar a las víctimas (los trabajadores) como victimarios de los empresarios y empleadores.

En relación a los juicios por accidentes y enfermedades laborales, sobre 713.254 accidentes y enfermedades denunciadas en 2015 se iniciaron 104.168 juicios es decir solo el 14,7% y si correlacionamos el numero total de trabajadores afiliados al sistema vemos que solo el 1,3% recurre a la justicia a reclamar sus derechos.

Como un reflejo fiel de la época actual desde el 2015 a la fecha, como se lee en el último informe de la SRT sobre litigiosidad, han disminuido los juicios laborales con sentencia por accidentes y enfermedades laborales de 6.997 en el último trimestre 2015, a 1.650 en el último trimestre del 2017. Además se han incrementado desde el DNU de Macri y la modificación de la ley, los juicios a la espera de ser tratados por un juez. El " stock" de juicios en espera es de 337.000 expedientes. Es decir esta modificación de la Ley ni siquiera sirve para el objetivo que fue enunciado.

Las cifras de octubre pasado marcan una retracción en los juicios de 6,5% frente al mismo mes de 2016. Y, cuando se contrasta el promedio de las demandas iniciadas durante los primeros diez meses de 2017 contra idéntico período un año antes, se observa un incremento del 2,2% en los juicios durante el primer año de vigencia de la ley. Si, como eligió la SRT se recurre al lapso marzo–octubre, los registros muestran una suba interanual de 0,5% en 2017.

La verdadera causa por las cuales los trabajadores reclaman ante la justicia un resarcimiento justo de sus enfermedades laborales o por accidentes de trabajo, radica en el altísimo nivel de rechazos que tanto las ART y las comisiones médicas realizan ante los infortunios de los trabajadores. Constituye más del 55% la no aceptación de las presentaciones que hacen los trabajadores ante sus respectivas ART y las comisiones médicas.

Un solo dato es revelador. Desde hace 15 años el índice de enfermedades laborales reconocidas por el sistema se mantiene estable entre 1,3% a 1,47% del total de los accidentes y enfermedades denunciadas ante la SRT por los trabajadores. Este ocultamiento jurídico epidemiológico de las enfermedades laborales es lo que garantiza una tasa constante de ganancia de las ART.

También es falso el argumento que significan más costos para los empleadores dado que por el sistema vigente no son los industriales y empleadores quienes deben pagar los montos de las indemnizaciones sean por juicios laborales o por vías administrativas.

Lo que ocurre en realidad es que las ART aumentan con complicidad del gobierno, la alícuotas del seguro a los empresarios y esto, sumado a los brutales tarifazos, son los que generan las dificultades al sector empresarial y a los empleadores. Además del ilegal plus por seguro de litigiosidad que algunas compañías de seguro cobran a sus asociados.

Si analizamos seria y científicamente los datos de la realidad, desde 1995 cuando se sancionó la ley de Riesgos del Trabajo Nº 24.557 con los mismos argumentos que hoy, para frenar la industria del juicio, no sólo no se generó más empleo, sino que asistimos a los peores indicadores de desocupación que vivió la Argentina llegando a la crisis del 2001.

La provincia de Santa Fe cuenta con las herramientas necesarias para resolver los problemas de la salud de los trabajadores, la ley provincial Nº 12913/08 que crea los comités mixtos de salud y seguridad en el trabajo y garantiza la participación de los trabajadores en la prevención. Además tiene un cuerpo de inspectores del Ministerio de Trabajo de la provincia, para hacer cumplir las leyes vigentes y un fuero laboral con jueces idóneos que han reclamado más recursos para agilizar las causas que allí se tramitan.

Lo sucedido en los últimos meses en Santa Fe es grave. Los grandes accidentes con víctimas fatales en las principales exportadoras de granos muestran que para el modelo neoliberal importan más los costos que la vida de los trabajadores.

Lo que debería hacer el gobierno de Macri y la SRT, en lugar de descalificar a los actores que intervienen en temas de salud y trabajo en la provincia, acusando infundadamente de complicidad con " mafias" , es duplicar el número de comisiones médicas, abrir nuevas delegaciones en la provincia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario