Economía

Santa Fe, otra vez en alerta por los índices de desempleo

Los procedimientos de crisis suman 118 en cinco meses, cuando en todo 2017 fueron 199. El ministro de Trabajo expresó su preocupación

Domingo 08 de Julio de 2018

El impacto de la profundización de la crisis económica en el empleo y el trabajo se verifica con cada cierre y despido que se produce. Y si bien oficialmente aún no hay números concretos del perjuicio, especialmente desde de la última corrida cambiaria, asoman las primeras cifras estimativas. Estas dan cuenta de 2.871 santafesinos que perdieron sus puestos en lo que va de 2018, ya sea por despidos directos o indirectos, en medio de de conflictos colectivos o a través acuerdos "espontáneos" entre partes.

La cifra no es total ni definitiva. Responde a los registros del Ministerio del Trabajo provincial en base a los casos abordados en ese ámbito y registrados en lo que va del año, y en las bajas que van impactando en los registros de Afip. Desde ya, se calcula que en abril hubo una caída del empleo del 0,1% respecto del mismo mes de 2017, lo que representa unos 500 despidos en un mes.

Otro dato preocupante es el aumento de la gestión en esa cartera de procedimientos preventivos de crisis: en todo el año pasado hubo 199 pedidos, y a mayo de 2018 ya acumulan 118, de los cuales 91 corresponden a la jurisdicción de Rosario y sur provincial y 27 al centro y norte santafesino. En total, estas transiciones hoy involucran a 13.300 trabajadores.

Según el Observatorio Laboral del Ministerio, el total de trabajadores registrados en la provincia son 500.135. En 2017, el balance anual arrojó un crecimiento de 1,1% en la cantidad promedio de puestos de trabajo en la provincia (equivalente a 5.625 puestos de trabajo más que los existentes en 2016). El mayor crecimiento se observó en el último trimestre de 2017 (2,3%, equivalente a 11.924 puestos de trabajo más que los existentes en mismo trimestre de año anterior). El año 2018 ya arrancó con una disminución de ese porcentaje al 1,5% en enero, respecto del mismo mes del año anterior.

"En Santa Fe durante 2017 tuvimos un crecimiento de un poco más de un punto de empleo registrado que son alrededor de 5 mil puestos de trabajo, fundamentalmente por el empuje de la obra pública, el programa de infraestructura del gobierno, que fue el sector que creó más puestos de trabajo en la construcción, y también por el efecto que ello tiene en otros rubros de la actividad económica. Esa tendencia en general se mantuvo en el primer trimestre del año, con un crecimiento de poco más de un punto también, según los datos preliminares que tenemos, pero en abril ya se registró en la comparación interanual una caída del 0,1% que implica unos 500 puestos de trabajo menos que en abril del año anterior", detalló el ministro de Trabajo provincial, Julio Genesini.

La corrida cambiaria que arrancó a fines de abril, la devaluación, el salto en las tasas de interés, la inflación y la retracción de la demanda, "marcaron las dificultades que tienen las empresas para el acceso al crédito y generaron un escenario de incertidumbre económica. Todavía no se sabe cuáles van a ser las derivaciones y el impacto de ese proceso. El propio gobierno nacional admite que hay un panorama recesivo y eso obviamente dificulta la creación de puestos de trabajo", observó el funcionario.

"Podemos decir que veníamos con una tendencia y en función del análisis, alguna proyección podíamos hacer, pero ahora es imposible con este escenario porque no sabemos todavía cuándo y cómo se sale de este esquema, si el gobierno nacional va a poder anclar las variables económicas que funcionen racionalmente y que permitan la inversión y el crecimiento del empleo", plantó Genesini.

Por lo pronto, el objetivo del gobierno provincial es "seguir viendo y monitoreando la situación, preocupados fundamentalmente en esta instancia por mantener los puestos de trabajo, estando presentes, trabajando con los distintos actores en el marco del diálogo social como se hace a través del Consejo Económico y Social y como se ha compartido en la Mesa Multisectorial de Defensa del Empleo, convocada días atrás con la presencia del gobernador (Miguel Lifschitz), representaciones sindicales, la federación industrial y empresarios de la construcción, entre otros. En ese encuentro, "en general se reflejó la preocupación por el devenir y la marcha de la economía".

En ese punto, el ministro aseguró que el gobierno provincial "va a tener su plan de infraestructura y un plan de obras públicas. Acá en Santa Fe no hay una política de ajuste sino una política de uso racional y serio de los recursos. Todo lo que está presupuestado se va a llevar adelante".

Lejos de haber posibilidades de crecimiento del empleo, "se profundizan las dificultades en varios rubros para el mantenimiento de los puestos. Los más afectados siguen siendo los vinculados a la industria, el rubro metalúrgico, fundiciones, la línea blanca, maquinaria agrícola, calzados, muebles, todos rubros vinculados a bienes intermedios durables que la gente puede esperar para comprar. También hay dificultades asociadas con la sequía y es primordial que haya una gran responsabilidad empresaria para mantener los puestos en actividades relacionadas con granos", enfatizó el funcionario.

Las brasas más calientes de los últimos días fueron las empresas Dow-Dupont, que en su planta de Puerto San Martín pretende despedir a 22 trabajadores y la ensambladora de motos Guerrero, que echó a dos y cerró intempestivamente en un episodio confuso, aunque luego llegó a un acuerdo con Smata, y "reubicó" a uno de los trabajadores y el otro aceptó un retiro voluntario. Las panaderías pasan por su peor momento a raíz de los tarifazos, suba de insumos y caída del consumo.y la emblemática La Lucana pasó a ser el nuevo ícono de la crisis del rubro, al apagar sus hornos el fin de semana pasado.

Sobre el comportamiento de las patronales a la hora de comparecer ante el Ministerio, Genesini rescató que en general "se verifican los problemas de las empresas. Cuando hay un contexto complejo, hay actitudes dispares pero en general acá en Santa Fe en todo este tiempo hubo un esfuerzo de empleadores y sindicatos para ir buscando acuerdos y sorteando situaciones. Apostamos que en esta coyuntura el empresariado haga el mayor esfuerzo posible para mantener los puestos de trabajo y entenedemos que el grueso va a actuar en esa línea, en el marco del diálogo social".

A las patronales que aprovechan el habilitante contexto político-económico para cerrar intempestivamente, sin previo aviso ni indemnizaciones, Genesini les reclamó que "actúen en consecuencia", porque es clara su "tendencia al achicamiento".

Son "empresas de envergadura que no se compadecen con el momento que está viviendo el país. Se pide esfuerzo a la sociedad y creemos que en realidad el mayor esfuerzo lo tienen que hacer quienes están en mejores condiciones de hacerlo y dentro de ese esquema obviamente esas empresas pueden. No entendemos este tipo de actitudes pero eso obviamente no es la regla general. Si se quiere, queremos rescatar que en la medida de las posibilidades las empresas hacen esfuerzos tal como hemos visto en instancias de diálogo", reiteró.

En cuanto a los proyectos legislativos para la creación de leyes antidespidos y sancionatorias para ese empresariado irresponsable, Genesini consideró que si bien "toda legislación es perfectible, hay leyes que establecen los criterios de responsabilidad y obligaciones."

"Como Ministerio de Trabajo somos estrictos en la aplicación de las normativas dentro de nuestras posibilidades, a veces haciendo sumarios, infraccionando, pero obviamente la gran posibilidad de evitar ello la tiene la Justicia", apuntó.

En ese punto, concluyó que es preciso que "se apliquen las leyes y se efectivicen, porque a veces no es una cuestión de vacío legal sino de que las normativas existentes se ejecuten en tiempo oportuno: eso va generando un reordenamiento en las relaciones laborales y evitan actitudes que perjudican a los trabajadores y a quienes están al margen de la ley. Hay que hacer hincapié en ello".

Desde su rol como titular de la cartera laboral, Genesini reflexionó que la crisis actual "nos obliga al máximo esfuerzo".

"No depende todo de nuestras posibilidades, porque es central la política económica nacional. Pero es cierto que estamos en el terreno, tenemos que estar al lado de los conflictos y utilizar los mecanismos que tenemos al máximo esa es nuestra responsabilidad. Siempre es doloroso cuando alguien pierde un puesto de trabajo, para quien está en esa situación es un drama enorme, que de una u otra manera a todos nos impacta o nos interpela", dijo el titular de la cartera laboral.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario