Economía

"Santa Fe es una de las provincias que más invirtió en obra pública"

Rubén Llenas planteó que la actividad sufrió los embates de la crisis, pero destacó el rol del Estado provincial para amortiguarlos.

Domingo 01 de Diciembre de 2019

La construcción se transformó en uno de los sectores más castigados por la caída de la actividad económica a nivel nacional. Sin embargo, en Santa Fe el sostenimiento de la obra pública y la cercanía con los dólares provenientes del campo que continuaron volcándose a la actividad, conformaron una realidad más positiva que la experimentada en otros territorios. Si bien hubo un parate en obras públicas estratégicas y eso puso en alerta a las empresas constructoras y contratistas, la situación parece encaminarse y en breve se reactivarían los proyectos. Además, todas las fichas también están puestas en las propuestas para el sector que pueda poner en marcha la nueva gestión de Alberto Fernández a partir del 10 de diciembre.

Rubén Llenas, gerente de la delegación Rosario de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), analizó el estado de situación tanto en el sector privado como público y en diálogo con el programa radial "La Banda Cambiaria" dio algunas precisiones sobre las expectativas que tienen las empresas constructoras a partir de la nueva gestión presidencial.

—Durante los últimos años la obra pública en la provincia se ejecutó a muy buen ritmo pero en los últimos meses se empezaron a ver situaciones de parálisis, ¿Qué análisis hacen de la situación?

—Santa Fe era una de las provincias que no había tenido dificultades y seguramente la que más invirtió proporcionalmente a lo que significa como jurisdicción en estos cuatro años. En los últimos tres meses, un poco a partir lo que nos dice el ministro de Economía provincial (Gonzalo Saglione) es que la falta de fondos de coparticipación, de la disminución generada a raíz de que el gobierno nacional decidió la baja de impuestos nacionales como IVA y Ganancias, repercutió inmediatamente en los fondos que se reciben. Era dinero que estaba destinado en el presupuesto a la obra pública y desde hace 60 a 90 días vemos que se algunas se han paralizado y otras ralentizado. Lo peor es que había licitaciones que estaban por ser ejecutadas o ya contratadas o próximas a contratar cuya iniciación se suspendió.

—En su momento tuvieron una reunión con funcionarios provinciales anticipándose a estos problemas, para poder discutir la continuidad de las obras públicas dentro de la transición e incluso con las autoridades electas, ¿Hubo un avance sobre este tema?

—No. Nosotros tenemos una comisión de seguimiento de obra pública desde hace dos años con un excelente diálogo con todos los ministros de Economía y los de los Ministerios ejecutantes de obras públicas que se reúne mensualmente. Cuando vimos que se avecinaba este inconveniente coordinamos de hacer las reuniones quincenales y con el gobierno que está todavía en funciones es con quienes hemos tenido reuniones. No así con el próximo gobierno.

—Además del tema presupuestario, hay un tema de cuestión política que está dificultando que se realicen algunas licitaciones previstas o se realicen algunas obras públicas?

—Realmente no conocemos el tema político. Nosotros entendemos que la obra pública tiene que ser una política de Estado y que las empresas contratan con el Estado, y no tendría que ser un problema en la transición. Hay un presupuesto que tiene las licitaciones previstas, hay obras en ejecución y entendemos que ninguna transición debería interferir en esto.

—¿Qué observaciones hacen desde la cámara sobre lo proyectado en materia de obra pública en el Presupuesto 2020?

—El presupuesto 2019 venía ejecutándose a un excelente ritmo como también casi en su totalidad los presupuestos anteriores. Respecto al 2020 realmente no tuvimos oportunidad de acceder al texto y no conocemos la obras que están presupuestadas.

—¿Cómo está la situación del sector en la provincia? ¿Cuánta gente está involucrada en el tema de la obra pública tanto en las empresas como en la cantidad de trabajadores que participan de esta cadena de valor?

—Tenemos aproximadamente 38 mil obreros en Santa Fe registrados, es muy difícil separarlos porque cada empresa además de la obra pública hace obra privada. Pero siempre la estimación es que un 70 por ciento a 75 por ciento va a la obra privada y el resto a la pública.

—Con esos números, teniendo en cuenta los 38 mil obreros, estamos hablando de 10 mil trabajadores por lo menos íntimamente ligados a la obra pública ¿hoy cómo están? ¿hay muchos suspendidos?

—Tenemos la estadística del empleo con 60 días de atraso, no hemos visto estadísticamente que las empresas se hayan desprendido masivamente de obreros. Pero sí hay obras grandes, como salió en la prensa en la última semana del Desvío Arijón que es una obra grande se dejan 160 obreros suspendidos por lo menos por un término de 20 días a un mes, esas son las consecuencias. Esperemos que esto se revierta muy rápidamente. (ndr: luego de esta entrevista el gobierno provincial confirmó que llegaron los fondos para reactivar las obras del acueducto Desvío Arijón)

—¿La construcción en general cómo está?

—Hay un indicador que es oficial, que es el Isac que mide el Indec a nivel nacional, y ya van 13 meses y varios meses con caída de dos dígitos, del 20 por ciento mensual. O sea que en todo el país la actividad de la construcción está decayendo, como toda actividad productiva o la mayoría. En la provincia de Santa Fe decíamos que hasta hace un par de meses esto no ocurría por suerte porque teníamos la obra pública de la provincia. Y la obra privada, por ser una región beneficiada en materia de excedentes del campo fundamentalmente, no había decaído. O sea que la región de Rosario y la zona de influencia, y la provincia de Santa Fe, estuvo un poco al margen de los problemas a nivel país. Ahora estamos sintiendo la dificultades.

—¿Cuáles son las perspectivas de cara al año que viene a partir de alguna propuesta que pueda surgir del nuevo gobierno nacional para incentivar al sector? ¿Qué es lo que vislumbran?

—Respecto de las expectativas, la cámara a nivel nacional ha presentado al nuevo gobierno y al saliente también, aproximadamente hace 30 días un pedido de que se declare en emergencia al sector, esto quiere decir que se atienda al sector y que se creen algunas medidas extraordinarias. Una de las medidas que se pide respecto de las expectativas es la construcción de 40 mil viviendas sociales en todo el país para poner en marcha nuevamente la construcción. Y hablamos de vivienda porque es el sector, el segmento de nuestra industria, que más obra intensiva necesita. Se requieren al menos dos obreros por vivienda directos e indirectos. Siempre hablamos del efecto multiplicador de la construcción, cuando se mueve este sector, realmente se mueven todos los casi 100 gremios a la par.

—Hablamos de vivienda, se prevé que el gobierno de Fernández destine un Ministerio o Secretaría al área y que lo conduciría una santafesina. ¿Eso les genera alguna expectativa en particular?

—Realmente sí. Se habla de María Eugenia Bielsa a cargo de un Ministerio de Vivienda y Hábitat y el hecho de que sea rosarina representa para nosotros una expectativa superior.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario