Economía

Santa Fe avanza con Abu Dhabi para que financie obras

El ministro de Economía reconoció los "beneficios" y "perjuicios" del proceso inflacionario para el Estado. Sciara explicó que las condiciones de pago son similares a las que rubricará con el fondo kuwaití.

Lunes 17 de Marzo de 2014

Las cuentas del Estado santafesino cerraron con un déficit de $350 millones en 2013. El ministro de Economía, Angel Sciara, explicó que erogaciones inesperadas, como el aumento a los agentes policiales y el pago de deudas, revirtieron el superávit que exhibían hasta el mes de octubre. Pero aseguró que la provincia "está muy bien" en materia económica y puso como ejemplo el bajo nivel de endeudamiento.

Advirtió que los cambios en la macroeconomía nacional presentan un panorama "muy diferente" para 2014. En ese sentido, consideró clave haber cerrado con "rapidez y tranquilidad" la paritaria con los gremios públicos porque "garantiza" el funcionamiento de los servicios públicos en un año convulsionado. Estimó que el aumento salarial pactado sumará $5.800 millones a las erogaciones, que obligará a asegurar la liquidez necesaria para afrontarla. Aunque aseguró que es un plan de última instancia, recordó que el Ejecutivo cuenta con mecanismos, como la autorización para emitir letras, destinados a afrontar baches en momentos de alta presión del gasto, como el caso del pago del aguinaldo.

"La instrucción del gobernador es que se paguen en tiempo y forma los sueldos y que no se frene la obra pública", enfatizó Sciara, quien confirmó que el 25 de marzo se firmará el convenio por el cual Santa Fe recibirá el crédito del fondo kuwaití, y adelantó que están avanzadas las negociaciones para acordar un empréstito de similares características con Abu Dhabi. "Por suerte, Santa Fe tiene un nombre", dijo al valorar el potencial de financiación en el exterior. Adelantó, además, que se elaborará un nuevo IPC provincial (ver aparte).

"Hacia octubre del año pasado veníamos con un superávit importante, pero se diluyó en el último mes porque hubo una disminución de los recursos esperados y tuvimos algunos devengamientos inesperados, como la renegociación salarial para la policía, alguna sorpresa desagradable que tiene que ver con que la administración central no maneja totalmente el endeudamiento de los hospitales provinciales y la detracción unilateral de la coparticipación a raíz de una vieja deuda que la provincia tenía con el con Enosa", señaló Sciara para explicar el déficit del año pasado.

Igual, diferenció la situación de Santa Fe de las restricciones que "atraviesan otras provincias". Producto, remarcó, de su bajo nivel de endeudamiento, que incluye $2.200 millones de deuda consolidada y 300 millones de deuda flotante.

Los cambios de política macroeconómica, advirtió empiezan a "repercutir sobre la estructura de la administración financiera provincial". Por eso, remarcó la "cautela" que mostró la negociación salarial del sector público.

"Después de siete paritarias, el Estado y los gremios conocemos muy bien los límites para buscar una armonización", subrayó.

"El problema que tenemos es más financiero que estructura, el tema es encontrar la liquidez suficiente para pagar los sueldos en tiempo y forma, seguir pagando a los contratistas de obra pública y a los proveedores de insumos fundamentales", señaló.

Sciara admitió que las provincias y la Nación se ven "beneficiadas" con el proceso inflacionario por el aumento de los recursos, lo cual se reflejó en los ingresos del primer bimestre, pero se ven "perjudicadas" por el lado de los gastos. "Lo que hay que ver es el rezago entre unos y otros y encontrar un nivel en el que los gastos no superen a los recursos", indicó.

Explicó que, en ese contexto, cada ministerio "trabaja para entender mejor la estructura de sus gastos y su flexibilidad". Esto incluye "mejorar la compra de medicamentos (que experimentaron subas del 50 por ciento luego de la devaluación) y trabajar con los contratistas para proteger ese endeudamiento no registrado y evitar sorpresas a fin de año".

"Lo que nosotros le pedimos a los proveedores del Estado es que flexibilicen su postura, sabiendo que nosotros cumplimos con los compromisos que asumimos", enfatizó.

En el proyecto de presupuesto 2014, la Legislatura autorizó al Ejecutivo a emitir letras por hasta $400 millones para hacer frente a eventuales problemas de liquidez. Forma parte de un menú de opciones que incluye los adelantos bancarios o la extensión de cronogramas de pagos. Sciara valoró el hecho de contar con esos instrumentos para "casos de necesidad" pero aseguró que será "muy amarrete" para usarlos. "La idea es que si lo utilizamos paguemos intereses en la mínima expresión, hoy no parece ser el mejor momento para usarlos", aclaró.

El Ejecutivo espera la autorización para tomar deuda por $985 millones para invertir en obra pública. La semana pasada, el Senado comenzó a considerar los proyectos, que deben obtener una venia específica. La búsqueda de créditos de largo plazo forma parte de la estrategia de financiamiento de la cartera económica. El 25 de marzo se firmará el crédito de u$s54 millones con el fondo kuwaití, a 25 años de plazo y una tasa del 3 por ciento para solventar la construcción de acueductos. Una negociación similar se encaró con el fondo soberano de Abu Dhabi, el más poderoso de los Emiratos Arabes Unidos. Los recursos también tendrían como destino acueductos.

La mejor relación que por estos tiempos exhiben los gobiernos provincial y nacional, y la necesidad de dólares del Banco Central, permitieron destrabar el proceso de autorización necesario para buscar este financiamiento externo.

Esta sintonía no se tradujo en acuerdos sobre viejos conflictos entre Nación y provincia: la conciliación de deudas entre ambas jurisdicciones, y el financiamiento de parte del déficit de la Caja de Jubilaciones. "Había un viejo proyecto de compensación de deudas de 2003/2004, que el gobierno nacional decidió unilateralmente no compensar", dijo el ministro. Respecto de la Caja, cuyo déficit la Nación se comprometió a financiar en el marco de los pactos fiscales, esas partidas se interrumpieron porque la Ansés considera que la provincia no cumple con el requisito de armonizar su sistema jubilatorio al nacional. "Las diferencias están hoy en el concepto de armonización, para la Ansés significa que nuestro régimen previsional tiene que tener las mismas condiciones que el nacional; nuestra propuesta es que la nación respete la devolución hasta el nivel en que se cumplan estas condiciones y que Santa Fe se haga cargo de aquellos elementos que la superan", dijo.

Producción periodística: Alvaro Torriglia, Sandra Cicaré y Marcos Cicchirillo

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario