Economía

Saglione: "Santa Fe hoy tiene más dinero por cobrar que deudas"

El ministro estimó que hay acreencias por más de $80 mil millones. Dijo que deja una provincia sustentable.

Domingo 14 de Julio de 2019

En medio del proceso de transición con los representantes del gobernador electo, el ministro de Economía de la provincia, Gonzalo Saglione, habló sobre el estado de cuentas que recibirá la nueva administración, en términos estructurales, y en lo que tiene que ver con el ejercicio 2019. En ese sentido, el funcionario minimizó la discusión sobre el saldo de caja que recibirá el nuevo gobierno y aseguró que dejará una deuda que en términos relativos menor a la de 2007 y con acreencias por cobrar a la Nación por más de 80 mil millones de pesos. También mencionó créditos por más de 150 millones de dólares con organismos públicos, que están disponibles para ser desembolsados para obra pública en los próximos años. Garantizó los fondos para asumir compromisos salariales y aseguró que deja una provincia fiscalmente sustentable y en equilibrio, aunque aclaró que la meta de política pública no pasa por lograr resultado positivo en un ejercicio fiscal. Señaló que se dieron los primeros pasos para elaborar el proyecto de presupuesto 2020, que será discutido con el equipo de transición del gobierno electo. También quedará en manos del gobernador electo Omar Perotti la decisión final sobre la adjudicación del agente financiero provincial.

_¿Qué provincia están dejando desde el punto de vista de la economía?

—Venimos diciendo hace largo tiempo que Santa Fe tiene una economía que se destaca, tanto en el ámbito privado como público. Y esto no va a cambiar en estos meses. El gobernador electo va a recibir una provincia con muy bajo nivel de deuda. Santa Fe tiene mucho menos deuda que cualquier provincia parecida a la nuestra. Sea que la comparemos a nivel per cápita, por población, contra los ingresos del presupuesto, o contra el PBG. La deuda per cápita es un 25 por ciento de la de Córdoba; menos del 20 por ciento de la de Buenos Aires o Caba. Pero si la comparación la hacemos contra nosotros mismos y respecto a la transición anterior en 2007, el gobierno que asume en diciembre va a tener menos deuda que la que tenía cuando asumió Hermes Binner, siempre en relación al presupuesto provincial, a los ingresos totales, y va a tener un adecuado perfil de vencimiento.

_¿Cuál era esa deuda?

—Era baja, como también ahora es bajísima. No estoy diciendo que haya sido un problema. Lo pongo en términos relativos. Era básicamente deuda con organismos internacionales y alguna que quedaba con el gobierno nacional. Hubo una vieja deuda con el fondo fiduciario derivada de la privatización del Banco Provincial. Porque la provincia se endeudó para privatizar el banco. Y un elemento no menor es que en aquel momento no había acreencias como las que tenemos hoy. Hoy Santa Fe tiene un monto de dinero por cobrar mucho más importante que la deuda que tiene por pagar. De acuerdo a nuestros números está cerca de los 80 mil millones de pesos el monto que Nación le debe a la provincia por los históricos fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, actualizados al 30 de junio con los criterios que la Corte definió aplicar para el caso de San Luis. Y hay otras deudas por cobrar. Por ejemplo, la obra de transformación en autovía de la ruta nacional 19 que se ejecutó con recursos de Santa Fe contra un convenio firmado con la Nación que se comprometía a devolver a la provincia esa inversión, eso está en el orden de los u$s 200 millones. Y luego hay conceptos menores.

_¿Cómo está el financiamiento de la Caja de Jubilaciones?

—Hay una acreencia importante por dos conceptos. Uno es la deuda histórica. La provincia dejó de tener financiamiento de déficit previsional de la Caja provincial desde 2007. Durante todo ese período otras provincias cobraron. A Santa Fe le asiste el derecho de cobro y lo venimos reclamando por escrito. Y ahora la Ansés tiene una deuda corriente correspondiente al ejercicio 2018. Son más de 4.500 millones de pesos. La ley de presupuesto 2019 aprobada en el Congreso exige que eso se desembolse en el primer trimestre del año. El gobierno nacional no cumplió, pero seguro esto se va a dar y nosotros lo computamos como un recurso del presente ejercicio. Si no, se estaría generando un déficit artificial que no es fruto de nuestra e administración financiera sino de un incumplimiento nacional. De hecho, si hoy miramos la ejecución presupuestaria en lo que va del año, nos encontramos con un rojo de $ 4.500 millones derivado de esto. Esa deuda no la pongo en el inventario de créditos por cobrar que va a tener el gobernador electo porque seguramente se va resolver antes de diciembre. La deuda histórica por la Caja sí, debe estar en 8.000 millones de pesos sin actualizar. Eso no está en vía judicial sino en reclamo administrativo.

_El equipo de Perotti recordó la plata en caja que dejó el gobierno de Obeid cuando traspasó el gobierno al Frente Progresista. ¿Le van a dejar una disponibilidad similar?

—Celebro que la gestión entrante quiera hacer una auditoría con el análisis de todas las cuentas provinciales porque es clarificador. El saldo en las cuentas bancarias al día de la asunción del nuevo gobierno es un dato anecdótico. Lo que importa es la foto estructural. Ahí planteamos que se recibe un gobierno con menos deuda relativa que en 2007; y con un monto por cobrar que no existía en aquel momento y que supera en tres veces el nivel de la deuda. También dejamos varias gestiones de financiamiento ante organismos multilaterales acordadas, firmadas, en condiciones de ser desembolsadas para aplicarse al financiamiento de obras públicas durante los próximos años. Son u$s 150 millones y que serán desembolsados en la próxima gestión si se continúa la ejecución de las obras para las cuales estaban destinados esos recursos. Adicionalmente, tenemos 100 millones de euros de la Agencia Francesa para el Desarrollo, una operación de financiamiento a 15 años con un interés rondando el 5 por ciento anual que está en condiciones de ser aprobado por el directorio ejecutivo del organismo.

Y quedan pendientes de desembolsar los u$s 300 millones del crédito aprobado por el Banco Mundial para obras de pavimento urbano que empezamos a ejecutar en este año con recursos del Tesoro provincial porque el desembolso del préstamo se frenó por las dificultades macroeconómicas nacionales.

—¿Cuál es el déficit actual y qué resultado esperan tener en 2019?

—No tenemos la cifra a junio, al primer semestre. Pero en lo que va del año tenemos superávit operativo, es decir la diferencia entre los recursos permanentes con los gastos permanentes. No están contabilizados los recursos por $ 4.500 millones del aporte nacional a la Caja de jubilaciones provincial, y sí están contabilizado como gastos los adelantos de coparticipación a municipios y comunas, que suponen anticipar un gasto que se va a ir recuperando en el propio ejercicio. Tenemos déficit financiero pero es un déficit artificial para el semestre. Cuando uno computa ambos elementos vemos un primer semestre equilibrado. Ahora bien, no nos gusta poner el equilibrio del resultado del ejercicio como una variable de política a perseguir. Gobernamos la provincia durante los 12 años con un criterio de sustentabilidad y responsabilidad fiscal. El objetivo de la política pública no es alcanzar un resultado en el ejercicio, sino sostener financieramente a lo largo del tiempo las políticas que se persiguen en materia de salud, educación, seguridad, cultura, apoyo a la producción, obras, etcétera. Durante nuestra gestión tuvimos un ejercicio con déficit y dos con superávit. Pero no medimos el éxito de una gestión de gobierno por el resultado del ejercicio.

—Este año es difícil mantener el equilibrio. Caen los ingresos y la Nación recortó transferencias.

—Para 2019 la Nación eliminó la tarifa social eléctrica. Si la provincia no reaccionaba, esos 210 mil usuarios en situación de vulnerabilidad pasaban a pagar más cara la luz. Ante esa decisión nacional que no compartimos, y lo dijimos, pusimos los recursos en el presupuesto de la provincia, aunque eso vaya a déficit. Lo mismo con el transporte público urbano e interurbano. La Nación quitó los subsidios y más de $ 3.000 millones que dejaron de llegar a Santa Fe. Si el gobierno provincial se quedaba al margen, sus cuentas fiscales mejorarían pero el impacto sobre las tarifas del transporte público sería mayor. Hoy bancamos la mitad del subsidio que llegaba del gobierno nacional hasta el año pasado. Lo tercero es el fondo sojero. La Nación discontinuó un aporte que las provincias recibíamos para financiar obra pública. En Santa Fe decidimos sostener las obras porque es doblemente importante. Por el beneficio que generan para la población y porque, en un contexto económico recesivo, tiene un impacto positivo en materia de generación de empleo y actúa como dinamizador de la actividad económica. Si hubiésemos priorizado lo fiscal durante este año hubiésemos tenido que parar la obra pública, elevar la tarifa de electricidad a sectores carenciados y hubiésemos tenido que corrernos de la problemática del transporte público.

—¿Corre riesgos el pago de sueldos?

—En los 12 años que gobernamos hemos pagado sueldos y aguinaldos en tiempo y forma, siempre cancelamos los certificados de obra pública en los plazos que establece la ley. Y así lo hacemos ahora. Hoy la provincia no tiene problema de deuda flotante.

—Recientemente se prorrogó el contrato con el Nuevo Banco de santa Fe como agente financiero de la provincia. Esto significa que se posterga la licitación?. ¿Está acordado con el equipo de Perotti?

—El contrato vigente venció el 30 de junio. Hicimos uso de la opción de prórroga para poder mantener los servicios que nos brinda el NBSF hasta tanto se resuelva la nueva licitación, que es mucho más beneficiosa que el contrato actual para los santafesinos. Pero la definición se dará en el marco de la transición, en función de lo que quiera el gobernador electo, porque es un contrato que vincula a la provincia con una entidad financiera durante 5 años prorrogable.

—Hay algún plazo para decidir la licitación?

—El contrato es claro en que el que el actual banco agente debe garantizar la prestación del servicio hasta tanto exista un nuevo adjudicatario. De modo que no hay plazo jurídico límite. Obviamente si hubiésemos continuado nosotros teníamos una mirada sobre la situación que es la que expresamos en los proyectos de ley que mandamos a la Legislatura. Creemos que es necesario dotar a la provincia de herramientas financieras que perdió la década del 90 cuando decidió privatizar el banco público. Por eso, propusimos la creación del Fondo de Garantía para las pymes, el fideicomiso productivo y la creación del Banco Santafesino de Inversión y Desarrollo. Las tres están en propuestas legislativas que se complementan con la nueva licitación del agente financiero. Porque el agente financiero tiene que hacer cosas vinculadas con ellas. Pueden operar separadamente , pero hay muchos vasos comunicantes. Por ejemplo, en la licitación en curso los oferentes debían proponer líneas de crédito que ponían a disposición de pymes santafesinas que tuvieran garantías de ese fondo. En el nuevo pliego licitatorio exigimos s un mínimo de aporte el fideicomiso productivo a realizar por el agente financiero. Entonces, pueden funcionar independientemente, pero la nueva licitación le da mayor volumen de fondos. Eso se debatirá en la Legislatura seguramente en el segundo semestre.

—¿Están armando los números del presupuesto 2020?

—Estamos en tareas preliminares. Es difícil proyectar el 2020 en un escenario de tanta incertidumbre nacional fundamentalmente. Pero ya está disparado el proceso de formulación con la estimación de recursos que hacemos desde Hacienda y nos permite recopilar de cada ministerio las solicitudes de fondos para el 2020. Una vez que este trabajo lo tengamos avanzado, y eso los hemos hablado en las reuniones de transición días atrás, nos vamos a reunir con los equipos del gobernador electo para que las prioridades que ellos tienen para cada una de las áreas tengan su reflejo en el proyecto de presupuesto.

—Teniendo en cuenta que se toman los números nacionales para elaborarlo y que esto se puede demorar por el proceso electoral ¿van a pedir prórroga?

—Hay una fecha límite que es el 30 de septiembre para la elevación formal del proyecto, pero nos parece que es más importante pedir una prórroga formal a la Legislatura y presentar un proyecto de presupuesto con mayor base de sustento. Fundamentalmente, en un entorno de tanta incertidumbre y en medio de un proceso electoral nacional que puede arrojar cambios o no en la forma de abordaje de la política pública Si fuese necesario y nuestra contraparte lo considera conveniente, podremos solicitar posponer por 30 ó 45 días.

Impuestos y agente financiero

La licitación del agente financiero de la provincia y la recaudación tributaria fueron dos de los temas sobre los que el ministro Gonzalo Saglione también abordó:

• Recaudación: “Viene para atrás. En recursos propios y coparticipación federal está aproximadamente 15 puntos por debajo de la inflación. La inflación está en 55% interanual y los recursos crecen al 40%. Es reflejo de varias cosas. Por un lado, de caída de actividad económica y, por otro, de un mayor grado de incumplimiento en contribuyentes que están con dificultades de cumplir con las obligaciones. Por otra parte, a nivel provincial nosotros estamos dando pleno cumplimiento a los compromisos asumidos en materia de reducciones tributarias para 2019, al momento de firmar el consenso fiscal en 2017. El acuerdo establece una reducción gradual de alícuotas de ingresos brutos y sellos. En septiembre de 2018 la mayoría de las provincias firmaron la addenda que supone no aplicar las reducciones en 2019. Santa Fe no la firmó y en consecuencia este año bajamos la alícuota de ingresos brutos en los sectores que el consenso exigía, y somos la única provincia que bajó impuesto de sellos en un 37%, la alícuota pasó este año de 1,2% a 0,75%. Además, el inmobiliario aumentó menos que la inflación, con lo cual cayó en términos reales. En coparticipación, basta leer los números. El único distrito beneficiado con incrementos reales es la provincia de Buenos Aires. El resto venimos para atrás. Santa Fe tiene caídas de más del 7% interanual. Este es un tema que debería encontrarnos a todos los santafesinos reclamando del mismo lado.

• Banco de Santa Fe: Está terminándose el informe de calificación técnica que evalúa el cumplimento de requisitos de oferta en términos de antecedentes y propuestas por el otro. Sobre esa base se debe avanzar en la oferta económica, que es el canon que la entidad ofrece pagar anualmente a la provincia para ser agente financiero. No se sabe porque esté en el sobre número dos. El pliego establece un piso mínimo que esta en el orden de 300 millones de pesos anuales a valores de hoy.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario