Economía

Recesión e inflación, el menú de EEUU para aterrorizar al mercado

El nerviosismo siguió reinando ayer en los mercados financieros ante el creciente temor de que la economía estadounidense entre en recesión. Un sendero abonado ayer por nuevos datos negativos que llevó a las caídas, aunque más moderadas, de todas las Bolsas el mundo.

Jueves 17 de Enero de 2008

El nerviosismo siguió reinando ayer en los mercados financieros ante el creciente temor de que la economía estadounidense entre en recesión. Un sendero abonado ayer por nuevos datos negativos que llevó a las caídas, aunque más moderadas, de todas las Bolsas el mundo. El impacto no fue mayor debido a que sobre el cierre de la jornada algunos inversores salieron a la caza de oportunidades. En línea con el resto de los mercados, la Bolsa porteña logró recortar pérdidas a último momento y retrocedió apenas 0,17%.
  Los malos resultados presentados por el tercer banco de EEUU, JP Morgan, y el fabricante de microchips Intel, sumado al anuncio del gobierno estadounidense sobre un incremento de la inflación minorista, hicieron que los mercados accionarios, de títulos públicos y de commodities sufrieran retrocesos por segundo día consecutivo. Incluso los granos, que se habían salvado del martes negro, no pudieron volver a surfear la ola vendedora de los fondos de inversión. (ver aparte)
  El Departamento de Trabajo de Estados Unidos informó que los precios al consumidor subieron 0,3% en diciembre, mientras que en todo el 2007 aumentaron 4,1%, la cifra más elevada de los últimos 17 años. La inflación estuvo impulsada por los aumentos en los precios de la energía (17,4%) y de los alimentos (4,9%). Los especialistas señalaron que el número final no fue mayor debido al estallido de la burbuja inmobiliaria.
  Más tarde, el banco JP Morgan anunció que su beneficio neto del cuarto trimestre cayó un 34%, más de lo esperado por los expertos debido a una provisión de 1.300 millones de dólares para hacer frente a la crisis de las hipotecas subprime. Sin embargo, los resultados del tercer banco de EEUU estuvieron en sintonía con los presentados un día antes por el Citigroup y Merrill Lynch, que fueron rescatados por fondos asiáticos y de Medio Oriente. Las acciones del JP Morgan, que elabora el índice de riesgo de los países emergentes, perdieron 18% en el último año, mientras que las del Citi cayeron 50%.
  Otro hecho decisivo de la jornada fue el decepcionante balance presentado por Intel, que reactivó las alarmas en Wall Street sobre el futuro que le espera al sector tecnológico.
  Previo a estos datos, pero con los antecedentes del martes, las Bolsas asiáticas y las europeas registraron caídas. Con fuertes bajas también había arrancado Wall Street pero, sobre el cierre, la búsqueda de precios de saldos provocó que índice industrial Dow Jones cediera apenas 0,28%, el selectivo Standard & Poor´s 500 0,56% y el Nasdaq 0,95%.
  En el plano local, la Bolsa porteña descendió 0,17%, después de haber llegado a retroceder 1,40% al inicio de la rueda. “El Merval no pudo subir demasiado por el mal comportamiento de las Bolsas regionales, no obstante, la contracción del volumen jugó a favor para su reacción desde los niveles mínimos, cerca del piso de los 2.000 puntos”, dijo Horacio Corneille, operador de la firma homónima.
  Por su parte, los bonos argentinos bajaron por tomas de utilidades. Los inversores continúan especulando con una rebaja en las tasas de interés de EEUU, situación que beneficiaría a las economías emergentes debido a sus mayores retornos. De esta manera, la caída promedio de los títulos públicos fue del 0,6%, donde se destacó la merma del 2,3% del Par en dólares y del 1,2% del mismo bono comercializado en pesos.
  En la región el índice Bovespa de Brasil perdió 1,89% y el IPC de México cayó un 1,71%.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario