Economía

Quintana se alejó de la Rosada leyendo un poema de un monje budista

Quintana rechazó la propuesta para hacerse cargo del seguimiento de las empresas públicas y presentó su renuncia.

Miércoles 05 de Septiembre de 2018

Tras los cambios en el gabinete y luego de rechazar el ofrecimiento de ocupar otro cargo en el gobierno nacional, el ex secretario de Coordinación Interministerial Mario Quintana se despidió ayer del presidente Mauricio Macri y abandonó la Casa Rosada leyendo un poema de un monje budista vietnamita.

Desplazado como uno de los número dos de la Jefatura de Gabinete, al igual que su par de Coordinación de Políticas Públicas, Gustavo Lopetegui, el ex CEO de Farmacity decidió dar por concluido su paso por la actividad pública para volver al mundo de los negocios. No obstante, allegados al empresario aclararon que podría retornar a la política si el jefe del Estado se lo pide.

Luego de la reformulación del gabinete, Quintana rechazó la propuesta para hacerse cargo del seguimiento de las empresas públicas y presentó lunes pasado su renuncia indeclinable.

En ese marco, el ahora ex funcionario se despidió del presidente y luego hizo lo propio con los integrantes de su equipo de trabajo.

Frente a sus ex colaboradores, Quintana leyó el poema "Llámame por mis verdaderos nombres", del monje budista Thich Nhat Hanh.

"No digas que partiré mañana, porque todavía estoy llegando", comienza el texto elegido por el ex integrante del gobierno para culminar su paso por la Casa Rosada.

"Estuve ayer (por el lunes) en la última reunión de Quintana con su equipo, en la que leyó el poema de Thich Nhat Hanh. Fue un momento emotivo y difícil, como cualquier despedida. Gracias, Mario, por la pasión y la visión de estos años trabajando juntos", manifestó el subsecretario de Comunicación Estratégica, Hernán Iglesias Illa, a través de su cuenta de Twitter.

En tanto, el saliente funcionario regresó ayer a Balcarce 50 para retirar algunas de las pertenencias que había dejado y continuó con los saludos de despedida.

A diferencia de Quintana, Lopetegui aceptó la propuesta para continuar como asesor presidencial. La reforma del gobierno incluyó la designación del ex ministro de Modernización y Gestión Andrés Ibarra en su nuevo rol de vicejefe de Gabinete.

El secretario de Cultura, Pablo Avelluto, afirmó que el presidente Mauricio Macri y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, tienen una relación "muy especial" en la que "muchas veces es indistinguible uno del otro". Y ejemplificó: "Pensar a Macri sin Peña es como pensar a Tom sin Jerry". Los dichos de Avelluto generaron burlas en las redes sociales. Incluso, el senador nacional Federico Pinedo (Cambiemos), cuestionó: "La comparación no me parece exactamente feliz".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario