Economía

Prosumidores locales piden atención por energías renovables

El cese de un programa oficial paralizó a unas 80 empresas de la provincia que proveen energía solar.

Domingo 07 de Junio de 2020

Las 80 empresas santafesinas dedicadas a la instalación de sistemas para la generación y distribución de energía fotovoltaica están paralizadas desde diciembre pasado, ante la falta de una normativa para funcionar. Agrupadas en una cámara recientemente creada, piden renovar el programa de incentivo que venció hace seis meses, o bien alguna definición que les permita retomar o reconfigurar su trabajo, que involucra a más de 600 familias.

El 31 de diciembre pasado venció el programa Prosumidores, por el cual los usuarios del sistema eléctrico santafesino pertenecientes a la EPE y las cooperativas eléctricas adheridas, podían generar energía a partir de fuentes renovables e inyectarla a la red, con un reconocimiento económico y un ahorro en la factura de luz, una recuperación de la inversión en los equipos fotovoltaicos en el mediano plazo y el acceso a herramientas de financiamiento para acceder a los mismos.

Mariano Saenz Almagro, miembro de la Cámara Santafesina de Energía Solar (Cases), señaló que, al a fecha, el gobierno provincial no renovó el programa ni comunicó qué sucederá con el mismo. Mientras tanto, explicó, “quedó un protocolo de facturación acorde al incentivo que estaba vigente, por el cual la energía que los usuarios generan la sigue comprando la Empresa Provincial de la Energía (EPE) pero la paga a precio mayorista”. El caso, agregó, es que esa misma energía “les entra a los usuarios por el otro medidor y la empresa se la cobra a precio minorista, tres veces más cara”. Así, “ya no es rentable producir la propia energía”.

Otro punto que observa la cámara es que, pese a que Prosumidores no está en vigencia, se continúa cobrando en las facturas de la EPE el incentivo monetario para el repago de los sistemas, que en las boletas figura como “Ley 12.692 Energías Renovables”. Parte de ese fondo “se usó para pagar los incentivos a quienes ya tienen paneles, pero eso ahora se perdió y es lo que precisamente ayudaba a que el sector creciera”, remarcó el empresario.

“El fondo se sigue cobrando y se calcula en 80 a 90 millones de pesos anuales. Informalmente se nos ha dicho que el fondo está, por lo que pedimos que se use antes que se pierda o se siga devaluando”, agregó.

Saenz Almagro alertó que, ante la falta de un marco normativo y del impacto de la cuarentena por el Covid 19, los emprendedores del sector tienden a desaparecer. De hecho, señaló que “muchísima gente en vez de vender paneles están haciendo instalaciones eléctricas”.

Desde enero a la fecha desde la cámara han logrado contactarse con tres funcionarios del Ministerio de Ambiente y Cambio Climático de la provincia. “Nos dicen que tienen que hablar con el gobernador, que esperemos, que ya vamos a tener novedades, pero el tiempo sigue pasando y nosotros seguimos manteniendo la estructura y los empleados, y no sabemos hasta cuándo vamos a tener espalda para seguir soportando esta espera de definiciones”.

“Nuestro sector se caracteriza por ser pymes encabezadas en su mayoría por gente joven, lo que tratamos de comunicarle al gobierno es que nosotros producimos para acá, tenemos el conocimiento, la mano de obra, la infraestructura”, señaló, al tiempo que instó a las autoridades a “ construir algo que nos beneficie a todos.

Sobre la no renovación de Prosumidores, desde Cases se especula que el gobierno provincial tendría intenciones de adaptar el sistema de energía distribuida a la respectiva ley nacional reglamentada durante el gobierno anterior.

“La ley nacional es buena pero cambia sustancialmente nuestro esquema. No tenemos ningún problema en adaptarnos, pero nos preocupa el tiempo, los meses que va a demandar la sanción de adhesión a la ley, la reglamentación, la adaptación de protocolos”, alertó Saenz Almagro.

“Sólo pedimos al señor gobernador que se tome unos minutos y hagamos una videoconferencia, que nos diga qué podemos hacer para acompañar y seguir trabajando”, remató el empresario.

Según relevó Cases, durante los últimos 18 meses en los que el programa de incentivo funcionó, desde julio 2018 a diciembre 2019, el rubro fotovoltaico en Santa Fe movilizó aproximadamente u$s 3.900.000. El componente importado sólo representa un 15%. El resto quedó en el mercado interno, sin contar lo que el Estado provincial recauda en materia impositiva.

Actualmente Santa Fe cuenta con 1,3 mw de potencia fotovoltaica instalada de forma distribuida. Esta potencia instalada en los techos de más de 400 santafesinos supera a la potencia de la planta fotovoltaica instalada en la ciudad de San Lorenzo, con más 4.400 paneles y una potencia final de 1,1 mw.

“La provincia ha sido durante años, con distintos gobiernos, pionera en la regulación y fomento de la generación distribuida. Fue la primera del país en permitir que un vecino pueda generar e inyectar energía a las redes de las distribuidoras eléctricas”, remarcó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario