Economía

"Ponen animalitos en billetes, niegan a los próceres, pretenden reescribir la historia"

Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, encabezó la incansable búsqueda de su nieto Guido, quien fue identificado el 5 de agosto de 2014.

Lunes 14 de Mayo de 2018

Paciencia infinita, tenacidad, fortaleza. Las Abuelas de Playa de Mayo continúan igual que hace 40 años, buscando a sus nietos. Podrían ser unos 300, hoy hombres y mujeres ya cuarentones, que aún no restablecieron su verdadera identidad. El número puede fluctuar, según distintos cálculos. Pero la tarea de las Abuelas, muy promovida por el gobierno anterior, entró en zona de conflicto con la Casa Rosada con la llegada de Mauricio Macri.

"Este gobierno pretende reescribir la historia, pero nosotras no buscamos confrontar, necesitamos un acuerdo mínimo para trabajar y encontrar a los nietos", explicó Estela de Carlotto a La Capital, en un entrevista exclusiva en la Casa de la Abuelas, que funciona dentro de las 17 hectáreas del predio de la ex Esma. El campo clandestino de detención donde se consumó la mayor masacre de la dictadura: allí fueron desaparecidos más 5 mil argentinos.

—¿Se acuerda qué sintió la primera vez que ingresó a este predio, la ex Esma?

—Fue cuando aquel acto con (el ex presidente) Néstor Kirchner, cuando se abrió. La sensación que tuvimos con las Abuelas es que caminábamos y pisábamos con cautela, teníamos miedo que nuestros hijos estuvieran enterrados bajo nuestros pies.

—Evocaron el aniversario de la reacción popular y luego la sanción de la ley en el Congreso contra el 2x1 (reducción de penas) que había pergeñado la Corte Suprema de Justicia y que beneficiaba a condenados por el genocidio de 1976. ¿Por qué?

—Celebro que hayamos constituido una mesa con todas las representaciones políticas (estuvieron sentados en el estrado los diputados nacionales Agustín Rossi, del FpV-PJ; Luis Contigiani, del Frente Progresista, y Daniel Lipovetzky, del PRO, entre otros). La Argentina necesita un acuerdo básico sobre derechos humanos, hay cosas que no se pueden negociar. Los tiempos han cambiado, la sociedad muy mayoritariamente elaboró una visión sobre la lucha por verdad y justicia, y no habrá vuelta atrás. No es aceptable que desde algunos lugares del Estado se las ponga en duda.

—¿Qué recuerda del día en que la Corte Suprema dictaminó la validez del 2x1 para condenados por juicios de lesa humanidad (mayo de 2017)?

—Dije cosas muy fuertes (en una radio afirmó que "este gobierno de ladrones todavía sigue haciendo estas cosas contra los derechos humanos"). Después, por suerte, mis palabras no se amplificaron demasiado y la palabra "ladrones" no prosperó. Tampoco prosperó el 2x1. Me indigné tanto porque este gobierno nos hace trabajar para revertir sus políticas, nos hacen perder tiempo de nuestra tarea principal, que es la de buscar a los nietos.

—Sin embargo, el 2x1 también contó con el voto de diputados y senadores de Cambiemos, ¿dentro del gobierno hay distintas miradas?

—Hay diputados oficialistas con los que podemos tener acuerdos. Hicimos una mesa pluralista, con todas las fuerzas políticas, para evocar el aniversario de la ley del Congreso que terminó con el intento del 2x1 que había instruido la Corte Suprema. Eso nos da al menos un respiro para superar la grieta famosa. Aunque no coincidamos en todo en materia de derechos humanos, al menos con algunos sectores del gobierno coincidimos en no repetir la historia.

—Se observa una fuerte presión revisionista de varios sectores, incluido el propio presidente. ¿El gobierno nacional se propone reescribir la historia de los derechos humanos en los últimos 40 años en la Argentina?

—Están queriendo reescribir la historia, no tengo dudas, lo digo siempre. Por ejemplo, los billetes ahora tienes animales, ballenas. Las monedas tienen flores, no tienen próceres ni leyendas patrióticas. Y en los libros se está borrando la historia, volviendo a poner una historia falsa. Por ejemplo, no estamos pudiendo trabajar en las escuelas, como ocurrió con el gobierno anterior, con el derecho a la identidad, una experiencia maravillosa. Hasta ahora no hicieron nada. Te prometen y luego no cumplen nada, te mienten.

—¿Hay una contradicción entre una cultura política que madura, y que reivindica la tarea de las Madres y las Abuelas, y los retrocesos que se impulsan desde sectores del poder?

—Te doy un ejemplo: días atrás me fui a hacer unos estudios a un lugar donde había centenares de personas y fue todo buen trato y afecto. Hasta hace algún tiempo, la verdad que tenía un poco de temor, porque solía surgir (en lugares públicos) alguna persona que me atacaba en voz alta. Me ha pasado y dolió. Hoy, por el contrario, la gente me saluda y agradece el trabajo que estamos haciendo. Porque se entendió que estamos haciendo un trabajo colectivo para el bien de todos.

EM_DASHNo se trata de una búsqueda para beneficio individual?

—No, no se trata de encontrar a tu nieto y después irte a tu casa. Estamos trabajando para conseguir el mayor esclarecimiento posible y que eso redunde en un beneficio para todos los argentinos.

EM_DASH¿Creen en Abuelas que el gobierno de Cambiemos podría hacer un nuevo aporte de información para localizar a los nietos que estarían faltando?

—Desde el primer gobierno constitucional de Raúl Alfonsín pedimos información, archivos del Vaticano, de las iglesias. Ahora, que apareció un archivo de bautismos en la pequeña capilla de la Esma, lo estamos estudiando. Estamos siempre pidiendo la colaboración de los que saben, que si tienen que decir algo lo digan sin temor. No necesitamos que se den a conocer, la información es con identidad reservada. Necesitamos esclarecerlo porque los chicos están en algún lugar.

premisa. Carlotto dijo que Abuelas sigue trabajando por el mayor esclarecimiento posible.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario