Economía

Política tributaria: cruces entre la Afip y el HSBC por la repatriación de capitales

El organismo dijo que negocia con la sede central del banco para que devuelva fondos que ayudó a evadir. La filial local lo niega.

Jueves 19 de Marzo de 2015

La Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) insistió en que negocia la devolución de "más de 3.500 millones de dólares" de clientes argentinos que la filial argentina del HSBC habría girado de manera "irregular" a cuentas en su sucursal suiza. La información fue negada por el banco.

Según fuentes de Impositiva, "existieron reuniones" entre el jefe de la Afip, Ricardo Echegaray, y directivos del banco, en las que se analizó la posible devolución de ese dinero.

"Se está a la espera de un nuevo encuentro, pero todavía no hay nada definido", señalaron los voceros oficiales.

El HSBC negó en forma "categórica" la negociación, como así también que "haya realizado el pedido de reunión".

"Es falso, la reunión fue solicitada por Echegaray y se llevó a cabo en Buenos Aires el miércoles de la semana pasada", dijo un vocero del HSBC.

El portavoz señaló que el banco mantuvo en Buenos Aires una reunión convocada por la autoridad tributaria argentina", que aceptó "en el marco de su continua cooperación con las autoridades argentinas".

Incluso, señaló que se acordó el encuentro sobre la base de que la reunión "no debía interpretarse ni dar lugar a ninguna admisión de mala acción por parte de HSBC".

Durante el encuentro, los representantes de HSBC escucharon a Echegaray reclamar la repatriación de dinero que personas físicas y jurídicas argentinas habrían depositado en Suiza.

"Se ha dicho que la Afip está tratando de recuperar 3.500 millones de dólares de clientes de HSBC que presuntamente fueron transferidos desde Argentina. HSBC no reconoce esta figura ni recibió ninguna explicación de lo que esta cifra constituye ni cómo fue calculada", señaló el vocero.

Además, sostuvo que es falso que el banco haya propuesto repatriar fondos y recordó que la entidad "rechazó la denuncia acerca de su participación en asociación ilícita alguna, incluyendo cualquier organización que permita la exteriorización de capitales con la finalidad de evadir impuestos".

"HSBC ha estado cooperando plenamente con los reguladores argentinos, incluyendo la Afip y la Justicia, desde que la denuncia se hiciera pública a fines del año pasado y lo seguirá haciendo", indicó.

En cambio, voceros de la Afip insisten en que "hubo reuniones solicitadas por el HSBC Holding para solucionar sus problemas en la Argentina". Las fuentes oficiales aclararon que las reuniones se realizaron con funcionarios de la conducción internacional del HSBC y que no habrá negociación con las autoridades de la filial argentina porque para el organismo recaudador "están involucrados en las denuncias por evasión".

Los contactos habrían surgido durante la audiencia realizada en la Cámara de los Comunes del Parlamento de Inglaterra.

Argentina presentó a Griesa su rechazo a sumar nuevos reclamos

El gobierno presentó ayer un escrito al juez neoyorquino Thomas Griesa en el cual expresa "una moción de rechazo" al reclamo de los denominados "me too" o "yo también", para sumarse a la lista de acreedores beneficiados por el fallo que obliga a la Argentina a pagar bonos en default, en un litigio que ya podría rondar los 7.000 millones de dólares.

La administración de la presidenta Cristina Kirchner se opone a los reclamos de "trato igualitario" de más de 500 bonistas que buscan el pago de deudas por 5.400 millones de dólares por el default del país del 2002, según documentos judiciales difundidos en Nueva York.

En un nuevo paso de su estrategia judicial, el gobierno intenta evitar que el controvertido magistrado obligue al país a pagar los 1.600 millones de dólares (por capital e intereses) a los fondos buitre y otros 5.400 millones a acreedores que se presentaron a último momento. Esos fondos se presentaron hasta el 2 de marzo para lograr que la sentencia del magistrado de Nueva York se haga efectiva y los beneficie en las mismas condiciones que a los fondos especulativos NML Capital y Aurelius Capital Management.

"Como predijo la República (Argentina), las compuertas finalmente se abrieron", afirma la Casa Rosada en la moción presentada ante la Corte estadounidense.

"El reclamo de los demandantes es claro: incrementar en más de 5.400 millones de dólares la suma que se les debe pagar, antes de que cualquier acreedor reestructurado pueda recibir el pago de intereses programados", sostiene la presentación argentina.

Se supone que los que no se presentaron quedarán fuera de cualquier alternativa de pago que avale la Justicia de los Estados Unidos.

Entre los nuevos reclamantes están en su mayoría los mismos fondos buitre (Elliott, Olifant, Aurelius, Blue Angel, Blackrock) que fueron comprando bonos en default (por fuera de sus tenencias originales), a bonistas que no quisieron esperar el final del juicio contra la Argentina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS