Economía

Perspectivas: presupuesto del año 2018

Esquema de gastos y recursos, una foto de la economía.

Domingo 31 de Diciembre de 2017

Ahora sí, se termina el año. En apenas horas, estamos comenzando uno nuevo. Será un período de grandes expectativas. Atravesamos años difíciles y la ilusión de que "lo mejor está por venir" siempre nos juega un par de casilleros por delante.

Este juego de la normalización gradual de la economía se presenta como la esperanza a un crecimiento del que los últimos años técnicamente da 0 y sin crecimiento no hay riqueza a distribuir. El crecimiento resultará de la confianza que los inversores depositen en las condiciones coherentes y sostenidas en el tiempo que el país ofrezca a quienes deciden enfocarse en actividades de producción y, de un Estado que genera reglas de juego que favorezcan la formación de capital, producción, empleo y consumo. Un círculo virtuoso complejo pero posible.

Es un fin de año con un intenso trajinar en materia gubernamental. Debates que se originan en las reformas necesarias e inevitables para generar alguna vez condiciones aceptables y propias de un país que necesita despegarse del fondo de la tabla. Reformas laborales, impositivas, pacto fiscal, previsional, en definitiva reformas que tienen por objeto intentar que nuestro país sea "competitivo", producir y exportar, generar ingresos genuinos de divisas y dinamizar la economía vía crecimiento.

Estas expectativas y objetivos son formulados por la Oficina Nacional de Presupuesto conforme lo establecido por la ley Nº 24.156 de administración financiera y de los sistemas de control del sector público nacional. Este documento es la principal herramienta de gestión con la que cuenta un gobierno para direccionar su tarea. El Poder Ejecutivo es quien formula y ejecuta el presupuesto. El Poder Legislativo lo discute y aprueba para convertirlo finalmente en ley antes del inicio de cada ejercicio.

Es importante que los ciudadanos tengamos noción del presupuesto, así como el que seguramente cada cual tiene en su economía doméstica, dado que establece los parámetros de ingresos, egresos, ratios de endeudamientos y proyectos sobre los que vas a trabajar durante en el ciclo económico que se inicia.

A nivel gobierno, estos "gastos" en bienes y servicios se estructuran por programas y son justamente los que se reciben en la sociedad (a cambio de los impuestos que pagamos).

Para presupuestar y documentar, se relevan las principales variables de la económicas y que serán los ejes sobre los que van a pivotear las negociaciones durante el año. Entre las más relevantes:

Priorizar el crecimiento económico (evolución del PBI) 3,5 por ciento

Combatir la inflación y que durante el año ronde 15,7 por ciento

Inflación núcleo (la que no considera aspectos estacionales) 1 por ciento mensual

Los objetivos de crecimiento e inflación suenan ambiciosos realmente, (17 por ciento fue la inflación proyectada y cerrando 24 por ciento) sobre todo si hacemos la cuentas de cómo llegamos a fin de año: atraso cambiario, altas tasas de interés, una bocha de Lebacs que el próximo año llegaran a los 1,8 billones de $ y déficits gemelos que rompen records (comercial y de cuenta corriente).

Por el lado de la "demanda agregada", los motores a los que se les apuestan las fichas para el crecimientos son:

Consumo privado 3,3 por ciento (dependerá de la renta, salarios y el combate a la inflación)

Inversión 12 por ciento (Inversión/PBI = 17 por ciento, promedio regional 20,3 por ciento Latam)

Gasto público 1,3 por ciento (obras de infraestructuras y planes estratégicos)

Exportaciones 5,6 por ciento (el gran desafío, generar condiciones para competir en el mundo)

Importaciones 6,8 por ciento (favorecidas por el tipo de cambio)

Uno de los principales reproches que se elevan a este gobierno es su falta de sensibilidad con los que menos tienen, que se gobierna para los ricos y que el ajuste lo pagan los jubilados. Algo de cierto hay, cada cual tiene sus razones y bases de cálculos sobre los que se afirman tales consignas.

La realidad es que el gobierno en materia de prestaciones sociales elevara nuevamente el presupuesto un 22,1 por ciento, llevando la cifra de 1,2 billones a 1,5 billones de $ (algo más del 57 por ciento del gasto total primario se destina a estos objetivos de contención social). La gestión del presidente Macri sostiene que: la baja de inflación a lo largo del año, el crecimiento económico y las políticas sociales activas, irán saneando parte de la enorme deuda social pendiente.

Durante la última década, Argentina perdió más de 8 puntos de ahorro en términos del PBI. Este ahorro decreciente del 21 por ciento del PBI en 2006 a 13 por ciento en los últimos años, impidió formar capital productivo. La principal razón de este acontecimiento debemos buscarlo en el sector público quien fue la principal fuente de des-ahorro. Es decir un Estado que multiplicó su tamaño y participación en la economía medido por el ratio gasto público/PBI (1980-2006 30,7 por ciento; 2007-2012 37,8 por ciento y 2013-2015 46 por ciento).

Este paraguas es excesivamente caro y lo que el Estado gasta, lo resta del privado.

Este enorme Estado se paga con impuestos que asfixian la iniciativa privada y nos impide salir del circulo vicioso en el que estamos hace décadas, despotricando contra quienes nos prestan los fondos en vez de resolver el problema que nos trajo a esta situación, un déficit fiscal proyectado 3,2 por ciento del PBI y bajando para 2019 un punto más.

La película de la economía argentina es repetida y cíclica. Estos desajustes tuvieron fundamentalmente dos vías de escape transitorio (no eficientes): a) monetización del déficit: es el resultado del esquema populista que se paga con impresión de dinero (en definitivas para un gobierno es una simple orden de compra a una imprenta) y que se traduce en enormes costos para la economía vía impuesto inflación; b) tomando deuda (domestica e internacional), si te suena familiar, no es casual. Estamos repitiendo recetas, con variantes pero en el fondo, el problema de origen no.

En definitiva, podemos repasar muchos números, sacar cuentas, tener visiones diferentes y validas sobre la viabilidad o no de estas metas plasmadas en el presupuesto. El presidente dijo que "todos debemos ceder" y dio una señal de ajuste en el sector público nacional del 20 por ciento para cargos jerárquicos. Solo una señal, nada más que eso porque no cambia en absoluto la ecuación deficitaria, pero si marca un faro en el que seguramente (y tengo esperanzas de ello) deberán los demás niveles de gobierno hacer lo propio. La dirigencia toda tiene que ajustarse y solidarizarse con la población que paga impuestos asi como sus privilegios.

No quisiera terminar la última nota del año sin aportarle una cuota de optimismo a un escenario económico complejo puertas adentro.

Si bien el presupuesto suena alentador en términos de perspectivas, la economía se alimenta de expectativas y fundamentalmente de condiciones e incentivos. Estos incentivos tales como: tipo de cambio competitivo, tasas de interés que estimulen la inversión productiva, una inflación controlada, costos laborales competitivos, una reforma tributaria que baje impuestos y definitivamente una baja sustancial del gasto público y del formidable tamaño del Estado.

Sin estos "llamadores" en pleno desarrollo e implementación, el crecimiento, la generación de riquezas y su efecto derrame a todos los actores de la economía, serán meras expresiones de deseos. ¡Feliz 2018!.

De esto también se trata la economía.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario