Economía

Perspectivas: la industria, con un cuadro heterogéneo

Durante un acto en Fisfe, el presidente de la entidad alertó sobre luces rojas. El secretario de Industria de la Nación es optimista.

Domingo 31 de Diciembre de 2017

La industria acumuló al mes de noviembre un crecimiento anual de 1,9 por ciento, traccionada por un puñado de sectores que respondieron a la reactivación de la obra pública y a la demanda de los favorecidos por el cambio del modelo económico, como los agronegocios. Ese rebote está lejos de equiparar la caída de casi 5 por ciento en 2016, aunque para el secretario de Industria de la Nación, Martín Etchegoyen, es la base de una recuperación generalizada para 2018. El presidente de la Federación Industrial de Santa Fe, Guillermo Moretti, teme que el difícil presente del sector se cristalice si no cambia el rumbo económico y advierte sobre un brusco retroceso durante el fin de año, con tarifazos y despidos que afectan al mercado interno. Ve luces rojas en el horizonte.

Etchegoyen y Moretti, cuyas entrevistas se reproducen a continuación, se conocen hace años por su militancia en la UIA. Se juntaron durante el brindis de fin de año de Fisfe, acto que representó la heterogeneidad política y social que atraviesa la representación fabril. Estuvo la primera plana del Movimiento Sindical Rosario y de la UOM, gremios que encabezaron las protestas contra el gobierno. Pero también funcionarios nacionales y las primeras espadas de Cambiemos en la provincia. Luis Contigiani, el ex ministro de Producción de la provincia, que articuló políticas y estrategias con Fisfe y el sector gremial fue uno de los mejores recibidos. Se cruzó con su sucesora, Alicia Ciciliani, que promete un cambio drástico de perfil en la cartera. Y hasta se saludó con Alberto Padoán, presidente de la Bolsa, vice de Fisfe y referente empresarial del macrismo, con quien mantuvo duros chispazos este año. Moretti elogió al ex ministro pero también al diputado oficialista Jose Nuñez. La postal diversificada del acto es una expresión de la importancia del sector en la economía santafesina, que espera un mejor 2018.


Martín Etchegoyen: "La industria va a crecer un 3% en 2018"

—¿Cómo fue este año para la industria, luego de un 2016 complejo?

—Hay una recuperación marcada, particularmente desde mayo. Doce de trece sectores que mide el Indec muestran crecimiento respecto de 2016. Entendemos que los motores que permitió la recuperación se van a mantener. Particularmente estamos expectantes con Brasil. Las entidades industriales hablan de una recuperación a velocidades distintas. Hay sectores como bienes durables, autos, agro, que están creciendo fuerte. Y hay otros como textil y calzado a los que les está costando más. Lo que hicimos con esos es desarrollar una batería de medidas, como el Ahora 3 y el Ahora 6, el Repro exprés. Hay algún dato positivo de recuperación de estos sectores en el último trimestre del año, y esperamos que se consolide.

—A la preocupación de los industriales por la suba de tasas se suman en diciembre los aumentos de tarifas y combustibles en diciembre ¿Esto puede frenar este rebote?

—Yo separaría el tema de la tasa del de las tarifas. Las tarifas se están llevando a un nivel que permita cubrir mínimamente los costos. El tema de la tasa es más complejo. Lo que está claro es que para tener tasas que promuevan la inversión es necesario contener la inflación. Su control es complejo pero yo creo que el año que viene vamos a avanzar en ese sentido y con eso va a bajar el costo del crédito.

—El déficit comercial a noviembre es histórico y la tasa de aumento de la importación de ese mes, del 30%, superó incluso la acumulada anual en 10 puntos. ¿Le preocupa?

—La cuestión del déficit comercial es típica. Aparece cuando crece la economía. Esto tiene que ver con la estructura productiva de la Argentina, que es la que queremos cambiar. Y para eso promovemos las exportaciones. Hay un dato positivo que es que las exportaciones de MOI están creciendo casi 11% en el año. Por otra parte, desde el cambio de gobierno Argentina decidió ir por un mecanismo racional de control del comercio exterior, que el control de las importaciones que no cumplen con las normas de la OMC. Y los mecanismos antidumping están funcionando y bien.

—¿Qué sectores pueden traccionar la industria el año que viene?

—La construcción va a seguir traccionando. Están surgiendo inversiones muy importantes en el sector de energía renovable. La maquinaria agrícola marcha bien. También el sector de petróleo y gas. Vaca Muerta va a tener una inversión importante. También prevemos que crezca el sector automotor. No vemos un crecimiento focalizado.

—Mencionó el tema de maquinaria agrícola y los industriales de Las Parejas expresaron recientemente su preocupación por la discontinuidad de los créditos de inversión productiva del Banco Central. ¿Se van a sustituir por alguna otra línea?

—Nosotros estamos trabajando continuamente con la banca publica para promover lineas de crédito especificas para el equipamiento. Mientras resolvemos el tema de fondo que es bajar la inflación para que los argentinos vuelvan a confiar en el peso y tengamos un sistema financiero más profundo. La escasez de crédito es un problema histórico en Argentina y la clave para resolver eso es bajar la inflación

—¿Pero la línea de crédito de inversión productiva se va a sacar?

—Va a ir decreciendo en el tiempo, pero si somos exitosos en bajar la inflación en 2018, las lineas d e crédito publico y privado van a recuperarse.

_¿Le pone un numero a al evolución de la industria en 2018?

Un crecimiento del 3%.


Guillermo Moretti: "Vamos a seguir con el Observatorio de Importaciones"

—¿Termina bien la industria en 2017?

—Este año tuvo un repunte dispar. Los últimos 15 días fueron muy duros con los despidos en Vassalli, con los de La Mucca en Díaz o Fábrica Militar en Fray Luis Beltrán. Desde ese punto de vista no terminamos un buen año. Respecto del PBI industrial, nos estamos comparando con 2016, que fue muy malo pero hubo sectores que lograron remontar. Esperemos que en 2018 se generalice.

—En 2017 creció el sector vinculado a la obra pública y al campo. ¿Pueden alcanzarlos los otros o el perfil industrial consolidará esta especialización?

—Un país con 40 millones de habitantes solo puede tener una distribución equilibrada de la riqueza con una industria fuerte. Y todos los países desarrollados industrialmente empezaron protegiendo su mercado interno. Argentina debe ser un país industrial, no es como Chile que tiene 17 millones de habitantes o Noruega, que tiene 5 millones. Para equilibrar la distribución se necesita la industria, que es la que da mejores empleos y salarios. Esperamos que en 2018 se tomen las medidas para lograr una recuperación sólida. Las políticas del BCRA de tasas altas no ayudan a la competitividad. En 2017 la industria crece 1,9% acumulado contra una caída de casi 5% en 2016.


—El 2017 fue un año electoral con obra pública y postergación de aumento de tarifa, pero termina con tarifazos y menor inversión en infraestructura ¿Se vio lo mejor del rebote?

—Por empezar, la obra pública no dinamiza toda la industria sino sectores. Pero si se le sigue quitando poder adquisitivo a la gente, eso se cae.

—¿Qué indica el récord histórico del déficit comercial, para el sector industrial?

—Cuando empezamos con el Observatorio de Importaciones fuimos muy castigados por varios sectores. No así por la Secretaría de Industria de la Nación. Eso demuestra que no estábamos equivocados. Hay exceso de importaciones, que se da por doble vía. Primero, por la cantidad de productos que entran y se dejan de fabricar acá. Pero además, por la cantidad de dólares que se van en un país que los necesita para superar la restricción externa.

—El Observatorio de Importaciones se dio a partir de un trabajo conjunto con el ex ministro de Producción Luis Contigiani. ¿Recibió criticas desde algunos empresarios enrolados en Cambiemos por eso?

—Sí, porque algunos pensaban que estábamos haciendo un tema partidario. Pero la Fisfe, desde que se formó con todas las entidades industriales de Santa Fe siempre tuvo la misma postura, a favor de la industrialización. El Observatorio lo vamos a continuar porque es un termómetro para argumentar los reclamos al gobierno.

—Las críticas fueron acompañadas por versiones de internas fuertes en Fisfe. ¿Se siente ratificado?

—No me hago eco de esas versiones. Fui reelecto y me queda un año. Mi mandato es el mismo que tuvieron todos los presidentes, como Paladini, Garrera y Bertone. Siempre seguimos el mismo concepto de industrialización. Sí hay algunos funcionarios, empresarios o fundaciones, que van cambiando. Alguno apoyó la convertibilidad. Nosotros nunca la apoyamos. Algunos quieren que el Estado no exista. Nosotros creemos que tiene un rol importante en la economía.

—¿Este modelo económico es parecido a la convertibilidad?

—Hasta ahora no vemos un modelo a favor de la industrialización. Desde Fisfe y la UIA vemos luces rojas que observaremos si en los próximos meses se apagan o se potencian.

—¿Ven desequilibrios serios?

—Hay un desequilibrio y lo planteó el propio ministro de Hacienda, que en su informe en Diputados dijo que si no se aprueban las reformas argentina puede entrar en crisis. No sé cuáles son sus parámetros. Cuando uno ve casos como Vassalli o La Mucca, para nosotros configuran crisis. Nos preocupa el déficit externo y la desindustrialización. Hay nubarrones en el futuro.

—El gobierno deposita la responsabilidad de la competitividad externa en el costo laboral y el ajuste privado. ¿Es el camino?

—El mundo desde 2008 dejó de crecer en el comercio internacional. Hay un exceso de productos en el mundo y no hay precio. Si el gobienro no toma las limitaciones que tiene que darle a ese ingreso, van a destruir el sector industrial. Etchegoyen ve un crecimiento del 3% para la industria en 2018. Es un amigo de la casa y espero que se cumpla lo que él dice. Nos favorecería a todos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario