Economía

Perotti: "Sin la intervención del Estado es muy difícil que Vicentin no quiebre"

El gobernador Omar Perotti insistió con que la única receta para evitar el remate de la agroexportadora en default la tiene Nación.

Sábado 15 de Agosto de 2020

El gobernador Omar Perotti insistió ayer que si el Estado no interviene en Vicentin, la empresa —que está en concurso de acreedores— va irremediablemente a la quiebra.

"Estamos convencidos de que sin una intervención del Estado es muy difícil que no quiebre" Vicentin, dijo el gobernador, y apuntó a una resolución judicial en ese sentido, que hasta ahora ha fallado a favor de que permanezca el actual directorio de la agroexportadora santafesina, con sede en la ciudad de Avellaneda, en el norte provincial.

"Al juez le informamos que sin la voluntad del cambio de administración y del fideicomiso, no teníamos las condiciones para participar", sostuvo sobre el plan de rescate que había diseñado la provincia, en coordinación con la Nación.

El gobernador explicó que de acuerdo a lo que evaluó el juez del concurso, Fabián Lorenzini, el pasivo de Vicentin supera los 1.500 millones millones de dólares, con activos cercanos a los 600 millones, según estiman los que conocen del rubro.

"Con lo cual estamos convencidos de que sin una intervención del Estado es muy difícil que no quiebre", reiteró. A la vez estimó como muy lejana la posibilidad de que "aparezca gente que en este concurso tenga el deseo de reactivar" la empresa.

En la misma línea ya había hablado el secretario de Justicia de Santa Fe, Gabriel Somaglia, quien había planteado públicamente que "la quiebra sería la peor salida" para la crisis de la empresa cerealera. En aquel momento había asegurado: "La posibilidad de quiebra siempre está latente en cualquier concurso. Si la empresa no puede alcanzar un acuerdo con los acreedores necesariamente el paso siguiente es la quiebra, que es el desguace y el remate de los bienes".

Esa es la situación que querían evitar los Estados nacional y provincia. Por eso, a principios de junio el presidente Alberto Fernández anunció su intervención por un plazo de 60 días y también adelantó un pedido de expropiación que luego fue retirado de la agenda para posibilitar la estrategia de Santa Fe para rescatar a la empresa.

Sobre ese horizonte negro de la empresa, esta semana se le sumó una noticia trágica: la muerte del CEO de Vicentin, Sergio Nardelli, que abrió más interrogantes sobre el futuro inmediato de la firma.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS