Economía

Oportunidades y desafíos para la economía y el trabajo en la Argentina

Adquirir habilidades digitales y repensarse y reinventarse de cara al futuro es el desafío.

Domingo 29 de Diciembre de 2019

La implementación de la inteligencia artificial (IA) impacta directamente en la economía y Argentina enfrenta un gran desafío en ese sentido. Es que si el país logra reconvertir muchos de los empleos existentes, para 2030 podría tener un 56% de trabajadores calificados —esto es un 25% más que en la actualidad— y mejores empleos se traduce en mejores salarios. Pero para recorrer este camino es fundamental capacitar a los trabajadores novatos y, fundamentalmente, reconvertir a la actual fuerza de trabajo con nueva habilidades.

Adquirir habilidades digitales y repensarse y reinventarse de cara al futuro es el desafío para que el PBI de Argentina en lugar de crecer 3,1% anualmente pueda llegar a 4,8%. El salto de 1,7% se lograría por la aplicación de IA.

Durante la edición Argentina de Microsoft AI+ Tour que se realizó en Buenos Aires se presentó el estudio “Maximizando la IA: oportunidades y retos para Argentina” que desarrolló la consultora Ducker Frontier. Tomando en cuenta los resultados de este ejercicio de simulación — en base a los indicadores actuales y a una eventual intensificación en el uso de IA— se expuso el impacto que esta tecnología tendría en el país: empleo de mayor calificación, calidad y con mucho mejores salarios podría ser el escenario ante la incorporación de inteligencia artificial a la economía argentina.

Con datos en mano, desde Microsoft se apunta a combatir la idea de que la IA y el avance de la tecnología en general son una amenaza para el empleo. Sin embargo, el país se enfrenta a un gran desafío: capacitar a los trabajadores futuros y reconvertir a los actuales en la adquisición de nuevas habilidades, para sortear las brechas económicas, culturales y de género, entre otras cuestiones. “La inteligencia artificial está impactando y cambiando el entorno laboral, nuestro país tiene una oportunidad muy grande que podemos abrazar. El futuro está en el aprendizaje, en recapacitarnos, en adquirir esas habilidades digitales, no sólo en las generaciones nuevas sino en las que están hoy trabajando”, advirtió Diego Bekerman, gerente general de Microsoft Argentina.

Con el eje puesto en los beneficios económicos que llegan de la mano de la IA, el directivo de la compañía creada por Bill Gates también analizó la particular situación local, en la actual coyuntura económica argentina, y consideró que “hoy en Argentina el nivel de inversión en proyectos de transformación digital, inteligencia artificial, no ha disminuido, no hay proyectos que se hayan cancelado en este contexto”. Es más, destacó la ganancia que significa para las empresas la incorporación de esta tecnología y la rapidez con que se recupera la inversión.

“Las pymes están invirtiendo. Cada compañía tiene que encontrar su propia ecuación de retorno, pero no hay ningún proyecto ni una pyme en Venado Tuerto ni una gran compañía en Capital Federal que no reincorpore la inversión en adquisición tecnológicas y la inversión en entrenamiento o de reentrenamiento de sus equipos de trabajo. La búsqueda final del costo total de adquisición tiene que ver con qué mejor retorno me va a dar, si voy a tener ahorro de costos, menor parada por accidentes de trabajo, menor retraso en las llamadas más urgentes en un call center, si voy a dar un mejor servicio a mi consumidor y me voy a diferenciar de mi competencia. Cualquiera de estos casos tienen que ver con usar la inteligencia artificial de la mano de reconvertir a un proceso de negocio, sea para servir a un cliente, a un consumidor o un ciudadano, automatizar un proceso de negocio, que la gente colabore mejor, o puede ser por trabajar menos horas y que haya mayor salud laboral, mejor productividad”, detalló.

Los datos

Al presentar el estudio Pablo González, director para América latina de Ducker Frontier, aseguró que “la oportunidad real es la adquisición de habilidades digitales” y remarcó que “hay que invertir y direccionar las acciones en ese sentido”.

“Todos tenemos que repensarnos y reinventarnos de cara al futuro. Ya no se puede impedir, la implementación de la inteligencia artificial se está dando queramos o no”, subrayó.

Mejores empleos y salarios, mayores ganancias y mayor crecimiento económico produciría la IA. Así, Argentina podría sumar 1,7 puntos al crecimiento medio esperado del PIB en los próximos 10 años. Para alcanzar ese objetivo es necesario fomentar la innovación, educar y recapacitar para la IA y modernizar la infraestructura tecnológica, se indicó.

Según el estudio de Ducker Frontier, los servicios del Estado (59%), la industria extractiva y de energía (52%) y los servicios profesionales (48%) serán los sectores donde más crecerá la demanda de empleo calificado hacia 2030. Con el aprovechamiento en su máximo potencial de la IA, esos porcentajes podrían crecer al 73%, 54% y 72% por ciento, respectivamente.

En manufactura, el salto podría ser del 26 al 49%; en comercio, del 26 al 31%, y en sectores percibidos como de poco empleo de alta calificación, como la construcción la demanda de esos perfiles podría llegar al 31 por ciento hacia 2030.

Entre las prioridades clave para garantizar la igualdad de oportunidades para la IA el reestrenar a todos los trabajadores para los trabajos del presente y del futuro, asegurar el acceso a educación de calidad por parte de todos los argentinos, asegurar acceso a tecnología de vanguardia por parte de todas las empresas y negocios.

El estudio detalla que para aprovechar las oportunidades que trae la IA es fundamental contar con una fuerza laboral lo suficientemente capacitada que pueda dar respuesta a los nuevos proyectos. En este sentido, si el país invierte en la recalificación de los trabajadores existentes y en la capacitación de los nuevos, los trabajos de alta calificación pasarían a representar más de la mitad de los empleos (56%), esto significa un aumento de trabajos calificados en un 25% entre 2020 y 2030. Todas las industrias tendrían ganancias importantes en recalificación y esto se traduce en una mejora generalizada de salarios.

Este escenario podría beneficiar especialmente a los profesionales, gerentes y técnicos de nivel medio, cuyas habilidades serán más solicitadas. El aumento en la demanda de gerentes con habilidades vinculadas a la IA podría llegar al 64%, la de profesionales al 56% y la de técnicos y profesionales se incrementaría un 18%.

Otra de las conclusiones del estudio es que, gracias a la IA Argentina podría más que duplicar el crecimiento medio esperado en productividad laboral hacia 2030 (del 2,2% anual, al 5,2% anual). Hablar de un aumento de la productividad significa que los trabajadores podrían producir lo mismo en menos tiempo gracias a la automatización de tareas poco productivas. Es muy importante aclarar que la automatización de tareas no implica necesariamente una pérdida de empleo, ya que, con el tiempo que se gana, se pueden asignar nuevas tareas o reducir la carga horaria de los trabajadores, se especificó.

Sin embargo, la pregunta es cómo lograr esto en un país donde hay aun cuestiones centrales sin resolver. “El país tiene muchas ventajas que le permiten aprovechar esta oportunidad, algunas de las más importantes son: la inversión en educación, el buen número de estudiantes en carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) y buenos niveles de acceso a la tecnología (suscripciones de banda ancha, acceso a internet, 4G). Además, Argentina cuenta con un buen marco regulatorio en temas de ciberseguridad y tiene buenos índices en igualdad de acceso (alta participación de mujeres en carreras de tecnología y en el mercado laboral) sumado a la excelente calidad de las universidades del país”, sostiene el estudio.

Algunos de los desafíos que se identificaron son: desarrollar más y mejor las habilidades digitales de la población, mejorar la infraestructura tecnológica, fomentar un mayor uso de herramientas digitales para la participación ciudadana, mejorar el acceso al crédito para las pymes, entre otros.

El sector educativo

La presentación también contó con la participación de Noel Zemborain, directora Ejecutiva de Junior Achievement Argentina; María Eugenia Carracedo, de Fundación Eidos; y Ricardo Pahlen Acuña, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Los profesionales coincidieron en que el debate debe centrarse más en cuáles son los empleos que se van a crear y no tanto en cuáles son los que desaparecerán, y trabajar fuertemente y en equipo tanto desde el sector público, como el privado, las instituciones educativas y el tercer sector, en reforzar los sistemas educativos para adaptarlos a las necesidades del futuro y preparar a los jóvenes para el nuevo mundo que estará transformado por la tecnología.

“Muchas veces se habla más de lo que se va a perder por la inteligencia artificial de lo que se va a ganar. Hay que cambiar la mirada, sacarse el miedo. Tenemos que ver que son nuevas oportunidades para todos”, afirmó la directora ejecutiva de Junior Achievement.

El decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA comentó que “es necesaria la reconversión de las universidades y la actualización de los docentes, que enseñen a pensar y usar estas herramientas”.

En tanto, la representante de ONG Eidos consideró que “hay que estar aprendiendo siempre” y sostuvo que “la reconversión laboral está pasando a una velocidad mayor que antes pero siempre ha pasado en la historia”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS