Economía

Nuevo recorte en exportaciones de carnes, "señal negativa" para referentes del sector

El nuevo recorte en las exportaciones de carne vacuna, que se analiza en el ámbito oficial entre las medidas orientadas a frenar las subas en el precio de la carne vacuna, fue definida hoy como una “señal negativa” por parte de referentes del sector productivo.

Martes 04 de Marzo de 2008

Buenos Aires.-  El nuevo recorte en las exportaciones de carne vacuna, que se analiza en el ámbito oficial entre las medidas orientadas a frenar las subas en el precio de la carne vacuna, fue definida hoy como una “señal negativa” por parte de referentes del sector productivo.

En esa línea, el presidente de la Asociación de Productores de Carne Vacuna, Javier Martínez del Valle, consideró hoy que de aplicarse esa nueva restricción, sería una “respuesta coyuntural” a la crisis de desarrollo que soporta la actividad pecuaria en el país.

El empresario y productor puso de relieve que se trataría de “una señal negativa para los productrores de novillos pesados”, que son los que se consumen en el mercado interno y subrayó que de aplicarse esa medida “no agregaría demasiado para corregir el valor de la carne”.

Martínez del Valle también reseñó la abrupta caída que tuvieron las exportaciones del sector en los últimos cinco años, ya que entre 2002 y 2005 el país vendió alrededor de 750 mil toneladas de carne a mercados externos, para mermar a unas 500 mil desde 2006 y hasta el año pasado.

“Argentina pasó al séptimo lugar en el ranking de exportaciones del rubro” y, de disponerse un nuevo recorte en las ventas del producto al exterior, esa merma “representaría apenas un 10 por ciento de la hacienda” que se vuelca a la plaza doméstica (consumo)“, expresó en declaraciones por radio América.

Consultado acerca del devenir de las propuestas oficiales para estimular la cría y desarrollo de la ganadería vacuna, Martínez del Valle remarcó que el Plan Ganadero Nacional, por ejemplo, enunciaba una “batería de medidas importantes”, pero destacó que “luego, operativamente, eran inaplicables”.

De cara a ese escenario, admitió que el stock vacuno sigue descendiendo en el país, así como que faltan estímulos para optimizar el desarrollo sectorial, pero reconoció que “sí funcionaron” los subsidios que el Gobierno otorgó a los criadores de terneros en feed-lot (engorde a corral).

Dijo, en esa línea que esas compensaciones sirvieron para hacer frente a los mayores costos de producción que tuvieron los ganaderos, quienes utilizan granos para el alimento de los animales, ya que tuvieron el mayor incremento de los últimos diez años.

Además, remarcó que “la carne es barata en Argentina, comparando precios con otros paises del mundo” y recordó que aunque desciendan las reservas ganaderas, “tenemos el récord mundial de consumo en carne vacuna”, con unos 70 kilos de ingesta por habitante y por año.

Desestimó, así, que haya desabastecimiento del producto en el mercado interno y aunque aceptó que el valor actual de la carne “es una cuestion que influye sobre el indice de precios, no afecta en el consumo per cápita”.(DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario