Economía

Negocian flexibilizar el pacto federal en 2017

Gobernadores del PJ negocian con la Nación una postergación del cronograma de reducción de impuestos a cambio del presupuesto 2019.

Viernes 29 de Junio de 2018

Los gobernadores peronistas expresaron su preocupación por el futuro de la economía y criticaron la gestión de Mauricio Macri, aunque al mismo tiempo adelantaron su apoyo a nivel legislativo para sancionar el presupuesto para 2019. Una de las prendas de negociación para la aprobación de ese proyecto clave para el ajuste acordado con el Fondo sería la suspensión de las rebajas impositivas comprometidas por las provincias en el pacto fiscal firmado en noviembre del año pasado.

Como moneda de cambio para comprometer a los gobernadores en el plan de recortes en las provincias, el oficialismo analiza incorporar en el proyecto de presupuesto 2019 una agenda para suspender el cronograma de rebaja de Ingresos Brutos y otros impuestos comprendidos en el pacto fiscal firmado en 2017.

Altas fuentes parlamentarias del oficialismo dejaron trascender que en el afán de recuperar equilibrio fiscal la aprobación del presupuesto 2019 tendrá como anzuelo una serie de concesiones que desarmarían parcialmente el pacto fiscal que había sido anunciado en noviembre del 2017 con bombos y platillos como un hito en el camino para reducir la presión tributaria.

Peronismo amigable

El martes pasado, los gobernadores del PJ Gustavo Bordet (Entre Ríos), Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Manuel Urtubey (Salta), Domingo Peppo (Chaco) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego) compartieron un almuerzo en la Casa de Entre Ríos en Capital Federal para preparar la estrategia que llevarán de conjunto en la pulseada que se viene por el presupuesto. Allí también estuvieron los jefes de los bloques justicialistas de ambas cámaras legislativas, Miguel Pichetto y Pablo Kosiner.

Hubo consenso en que si el gobierno pretende que las provincias asuman el costo de la reducción de las transferencias no automáticas en un 74 por ciento, reducir la capacidad de recaudación impositiva terminaría por fundirlas.

En ese contexto, la suspensión del pacto fiscal es una idea que gana fuerza y que el oficialismo ya tiene sobre la mesa, sin descartarlo.

Además, los caciques provinciales quieren garantizarse que el ajuste fiscal no recaiga únicamente sobre las espaldas de sus jurisdicciones, sino que también comprometa a la provincia y a la ciudad de Buenos Aires.

La mira en Buenos Aires

En ese sentido, buscan introducir en la negociación el planteo contemplado en un proyecto presentado por el bloque Justicialista de Diputados para que la Nación transfiera a la ciudad y a la provincia de Buenos Aires los costos operativos y de inversión de las redes de agua y cloacas de Aysa, y del servicio eléctrico de Edenor y Edesur.

En pie de guerra, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal contactó en la última semana a intendentes peronistas en la búsqueda por sumar aliados para resistir esta iniciativa, que la obligaría a afrontar importantes gastos adicionales en un año electoral.

El gobierno ya acusó recibo de la propuesta de los gobernadores respecto de la transferencia de la jurisdicción de Aysa, Edenor y Edesur, y no se descarta que sea moneda de cambio en el marco de la discusión del presupuesto. Las mismas fuentes señalaron que "el diálogo está abierto" en la Cámara de Diputados.

El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, aseguró ayer que los jefes de los Estados provinciales están "muy preocupados" por el "futuro complejo" que prevén para la economía y le pidió al presidente Mauricio Macri que "se haga cargo de sus errores".

"Estamos muy preocupados por las variables macroeconómicas a nivel nacional", dijo el gobernador peronista al hacer referencia a los mandatarios justicialistas con los que compartió recientemente una reunión.

El gobernador de Entre Ríos hizo declaraciones a la prensa en la ciudad de Concepción del Uruguay, donde participó del cierre de la reunión plenaria del Comité para el Desarrollo de la Cuenca del Río Uruguay.

El entrerriano reveló que con sus pares del justicialismo coincidieron en darle al gobierno nacional apoyo legislativo para que se sancionen las herramientas que necesita para la gestión, principalmente en el área económica.

Pero intentó despegarse. "Nosotros no cogobernamos, el que gobierna es el gobierno nacional, y por lo tanto tiene que hacerse cargo de los errores y resolver los problemas de los argentinos", manifestó.

Bordet señaló que junto a Schiaretti y Urtubey "entienden" que hay metas fiscales que tienen que alcanzarse porque fueron comprometidas en la firma del consenso fiscal a fines de 2017, pero aclaró que los mandatarios quieren "que en la consecución de esas metas fiscales exista un criterio de equidad".

"Estamos dispuestos a hacer un esfuerzo, pero tiene que ser equitativo", insistió el mandatario al referirse a la molestia que hay entre los mandatarios peronistas porque la Capital Federal y Buenos Aires siguen siendo "favorecidas" por las partidas nacionales.

Alerta. El gobernador de Entre Ríos teme por el futuro de la economía.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});