Economía

Nace un nuevo proyecto inmobiliario en Pichincha

"Costavía", el proyecto que se emplazarán en la intersección de Av. Rivadavia y Rodriguez.

Domingo 08 de Julio de 2018

Los vaivenes económicos del último tiempo no frenan los nuevos proyectos inmobiliarios en la ciudad. Rosental Inversiones y Obring Arquitectura apuestan fuerte con un novedoso concepto de 3 torres de viviendas y un bloque de oficinas sobre una planta baja pública que, atravesando la manzana, generará nuevas calles y un nuevo paseo comercial en el barrio de Pichincha. Así nace "Costavía", el proyecto que se emplazarán en la intersección de Av. Rivadavia y Rodriguez, pero que también tiene salida por calle Güemes.

Lisandro Rosental, presidente de Rosental Inversiones, mostró su entusiasmo por el proyecto, indicando que ambas partes están "apostando al crecimiento edilicio de la ciudad, a los desarrollos inmobiliarios en general, y especialmente a Costavía, que con su estratégica ubicación y ambiciosa propuesta serán parte central del crecimiento urbano y comercial de la zona".

En este sentido, remarcó la visión inicial de su padre al momento de adquirir aquellos primeros terrenos, principalmente casas de pasillo, que constituirían la primera superficie del proyecto. "Diez años después de la compra, y la asociación con la familia Gagliardo, aquel sueño se multiplicó con la convicción de ambas partes en el potencial de la zona" recordó al tiempo que destacó: "Conjuntamente nos embarcamos en el desarrollo y fueron adquiriéndose las parcelas restantes mientras el concepto de la obra iba tomando forma".

Esa visión dio sus frutos rápidamente. "Tuvimos un gran éxito con la preventa, el 30% de la primera torre ha sido vendido, y estamos convencidos de que vamos a continuar con ese impulso. Tenemos un grupo de inversores que nos acompaña en cada uno de nuestros desarrollos, y clientes que creen en nuestros proyectos, otro de nuestros grandes orgullos. Costavía es una gran obra, avanza sostenidamente, y como decimos entre nosotros: va a cambiar la ciudad", sostuvo Rosental.

El presidente de Rosental Inversiones comentó que además de la venta al tradicional estilo "al pozo" están comercializando los departamentos en cuotas a 6 o 7 años, ajustados por UVA. "No son los 20 años a través de los bancos pero creemos que es una buena financiación. El comprador de pozo hasta por un tema de contexto viene a buscar precio y a pagar más corto. Pero el proyecto es muy versatil y creemos que vamos a tener todo tipo de compradores y todo tipo de financiación. Nuestra forma de ser es de adaptarnos a la realidad del comprador para que se suba al proyecto", señaló.

En ese sentido, aunque se lamentó porque "había arrancado el tema de créditos hipotecarios y se cortó" por el actual contexto económico, remarcó: "Son ciclos de la historia argentina, no estamos viendo algo que no se haya visto nunca, dentro de ese ciclo uno mira a mediano plazo y somos hiperoptimistas de que la situación se va a estabilizar y vamos a volver a una senda de crecimiento".

Por su parte, Pablo Gagliardo, titular de Obring y arquitecto del desarrollo que contará con más de 50.000 m2, se mostró muy contento con la preventa que arrancó "por suerte" unos meses antes de los últimos cambios económicos y dijo que la muy buena comercialización "da un impulso para no aflojar".

"El contexto económico es un tema, pero tampoco creemos que sea el más desfavorable. El proceso de esta obra es de 6 o 7 años donde a lo mejor puede haber más de un momento así, mejor o peor. Siempre a un emprendimiento le agarran un par de parates en el medio. La idea es tener flexibilidad, ese es un bastión para este tipo de proyectos, desde la flexibilidad es económica y hasta del proyecto, de mente", puntualizó.

Sobre el desarrollo en sí, dijo que se construye "algo nuevo respetando lo que ya está", para compartir la identidad del barrio. "Lo primero que pensamos fue en proponer una nueva forma de urbanizar, a través de un nuevo modo de habitar, basado en el diseño y la calidad espacial. Sin límites, sin rejas, apostamos a que la planta baja de las torres sea un espacio abierto al público, con la presencia de oficinas, espacios comunes de ingreso a las viviendas, cocheras, locales comerciales y servicios que puedan servir a la creación de un nuevo punto de partida y puesta en valor para transformar el perfil urbano de Pichincha, revitalizando la actividad de la zona", contó Gagliardo.

Por otra parte, el arquitecto adelantó que en Obring están también encarando nuevos proyectos en breve, en la zona de Ovidio Lagos y Córdoba, y recordó que están a punto de finalizar un edificio en la zona de Arroyito. También recordó al premiado edificio de San Juan y Pueyrredón, que recibió un reconocimiento internacional por su estilo de construcción en el concurso es organizado por Plataforma Arquitectura, el sitio web de arquitectura más leído en español, que organiza anualmente el certamen, dónde compiten arquitectos de todos los países de habla hispana.

El proyecto

Siguiendo las palabras de sus desarrolladores, Costavía marcará un antes y un después de la propuesta urbana y arquitectónica de Rosario. Pensado como un proyecto inclusivo, pionero en el uso del espacio, las tres torres incluirán 352 residencias, 2 subsuelos de choqueras, 3 niveles destinados a oficinas, 5.000 m2 de áreas parquizadas y un paseo comercial arbolado que unirá, a través de una calle interna, la Av. Rivadavia con las calles Güemes y Rodríguez, arterias que hoy se encuentran en pleno apogeo comercial y gastronómico.

Alcanzando los 25 pisos de altura en los que vivirán más de 1.000 personas, Costavía es el primer convenio urbanístico que se pone en marcha dentro de la iniciativa Frente de Renovación Urbana (FRU) que lleva adelante la Municipalidad de Rosario.

Los constructores de Costavía explicaron que, siguiendo con el concepto de transparencia y continuidad que ofrece su esquema arquitecónico, la obra no posee un cerco perimetral que obstruya la visión. "La idea es aplicar el concepto de transparencia a todos los ámbitos del desarrollo y nos pareció que mostrar el proceso y las distintas etapas del trabajo es un diferencial con respecto a la construcción tradicional" destacan los arquitectos del proyecto.

Las maquetas y los renders hablan por sí solos. Costavía busca convertirse en un ícono de la ciudad por su fachada de hormigón a la vista que, completamente vidriada, que estará también "vestida" con extensos aleros y plantas, formando un jardín vertical que cubrirá la totalidad de la obra desde la planta baja hasta sus terraza. "Esta cobertura verde, además de cortina para ofrecer intimidad a las unidades actúa también como filtro térmico" explicó Gagliardo, quien además puso acento en esta idea que, en contrapunto con las edificaciones de principios del siglo XX tradicionales de la zona, revitalizarán Pichincha con este juego en el que lo antiguo y moderno conviven en armonía.

Puertas adentro, Costavía ofrecerá concepto, diseño y modernidad en cada una de sus unidades de 2, 3 y 4 dormitorios con vistas al río, presentando también una extensa lista de amenities en los últimos niveles panorámicos, en la que se destacan piscinas con solárium y spa, gimnasios, salones de usos múltiples, quinchos con parrilleros, 2 subsuelos con cocheras y bauleras, espacios para bicicletas y motos, recepción 24 horas, laundry y sala de planchado.

"La accesibilidad fue central al momento de comenzar el proyecto", sostuvo Gagliardo quien detalló que ya desde el primer boceto, todos los espacios de Costavía se pensaron como fácilmente accesibles, espaciosos y aptos para ofrecer soluciones a cualquier eventualidad.

En ese tenor, también adelantó que los ascensores de alta velocidad serán amplios y espaciosos y también contarán con un dispositivo de recuperación de energía.

"Sin dudas estamos pateando el tablero y con Costavía proponemos una nueva forma de pensar el diseño de nuestra ciudad, de vivir y trabajar" reconoce Pablo Gagliardo, agregando que, por ejemplo, las cocheras incluirán instalaciones para carga de autos eléctricos. "No sé bien cuánta gente hoy tiene un auto eléctrico, pero estamos pensando en el mañana, trabajando hoy en el futuro", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario