Economía

Multitudinaria movilización de las centrales sindicales contra despidos

Unas 350 mil personas se reunieron en el acto, que encabezaron Moyano, Caló, Yasky y Micheli. Barrionuevo se bajó. Le advirtieron a Macri que no vete una eventual ley "antidespidos".

Sábado 30 de Abril de 2016

El movimiento sindical organizado, con la excepción de la CGT de Luis Barrionuevo, confluyó ayer por primer vez en una misma movilización que resultó multitudinaria en el centro porteño, donde reclamó al gobierno de Mauricio Macri por los despidos, la inflación y el Impuesto a las ganancias, al tiempo que advirtió que, de no haber una pronta respuesta, se profundizará el plan de lucha.

El secretario general de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, fue el encargado de cerrar el acto sobre el escenario montado en plena avenida Paseo Colón e Independencia, a metros del Monumento al Trabajador, acompañado por sus pares de la CGT kirchnerista, Antonio Caló; de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, y de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, que lo precedieron en el uso de la palabra.

Procurando no romper todos los puentes con la administración de Macri, tanto Moyano como Caló coincidieron en que la movilización no fue "en contra de nadie" sino "a favor de los trabajadores", mientras que el camionero, a la vez, dijo que las centrales no son "enemigas del gobierno" sino de "las políticas que implemente en contra de los trabajadores".

En vísperas del Día del Trabajo, Moyano le pidió al Presidente que "se asesore" y "no se deje llevar por los técnicos" y concluyó su discurso con un mensaje directo al mandatario: "Estamos preparados para luchar hasta las últimas consecuencias".

La nota la dio el líder de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, quien a último momento se ausentó del acto por la presencia de sectores kirchneristas en la marcha y evitó así la asistencia perfecta del movimiento sindical a la convocatoria. Argumentó que en el encuentro se habían mezclado los "mariscales de la derrota".

Moyano se quejó de la "inflación desbordante" y de que el gobierno "se empecina" en rechazar la ley antidespidos que se discute en el Congreso: "Se empecinan en querernos hacernos creer que (la ley) es perjudicial para la economía, pero es perjudicial para los sectores que representan. El presidente debería asesorarse con aquellos que saben", apuntó el camionero.

A su vez, varias veces machacó con las respuestas que ya hubo para sectores como el agropecuario, y pidió al gobierno que haga lo mismo con "los trabajadores, los jubilados y los sectores más débiles" de la sociedad.

Moyano volvió a reclamar además por el impuesto a las ganancias, al que tildó de "perverso" y se quejó porque "en definitiva hoy pagan más trabajadores de los que pagaban en el gobierno anterior".

"Señor presidente, entienda que todo esto que está pasando no es un capricho de la dirigencia, es un plato de comida más en la mesa de los trabajadores, a lo mejor cree que exageramos porque nunca les habrá faltado un plato de comida".

Previamente, Caló ratificó que "la unidad de la CGT" se dará en agosto, y resaltó que la "defensa irrestricta" de las centrales obreras "es por los puestos de trabajo".

"Si el señor presidente veta la ley antidespidos, los trabajadores en su conjunto van a salir a pelear en la calle", destacó el líder de la UOM.

El secretario general de la CGT que más cerca estuvo del kirchnerismo puntualizó: "Este es un acto de defensa de los puestos de trabajo, por la suba indebida de la canasta familiar no podemos seguir adelante los trabajadores".

Micheli, en tanto, advirtió que "habrá paro nacional" si el gobierno "no escucha" y "veta la ley" antidespidos, a la vez que señaló que la movilización "no es contra nadie, sino en defensa propia".

Al abrir los discursos a metros de la escalinata de la Facultad de Ingeniería, Micheli señaló: "Mucha tristeza sería que estuviésemos escondidos y no saliéramos a la calle frente a los despidos, la pobreza y la miseria que cobran nuestros viejos".

Por su parte, Yasky planteó: "Vamos a ir al Congreso para que se apruebe la ley antidespidos, esperemos que Macri no se anime a vetarla".

El locutor del acto destacó que al acto asistieron "más de 350 mil personas" y entre la multitud se destacó la presencia de afiliados de todos los gremios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario