Economía

Movilización de los tomadores de créditos UVA

Los deudores rosarinos se concentraron frente al Banco Nación, en el marco de una movilización nacional. Piden un plan viable.

Viernes 31 de Enero de 2020

Tenedores de créditos hipotecarios UVA de Rosario y la región se concentraron ayer en la intersección de las peatonales Córdoba y San Martín para expresar su disconformidad con la decisión del gobierno nacional de mantener el sistema de ajuste de las cuotas por inflación y de aprobar un suba adicional, que se pagará en un plazo de 12 meses, por el congelamiento que rigió desde agosto. Piden una reestructuración del método de indexación para detener la vertiginosa escalada de los montos a pagar y aseguran que continuarán luchando para que "el Estado se haga cargo de su fracaso".

"Queremos un crédito viable que podamos pagar a treinta años, que es la duración del crédito. Esta fue una política pública de acceso a la vivienda y como tal el gobierno tiene que hacerse cargo si fracasó. Hoy de acuerdo al nivel de deuda que nosotros tenemos, a la forma en que ha crecido el capital que cada uno sacó, la única forma es retrotraer el capital adeudado a abril de 2018 y actualizarlo con un índice que tenga que ver con la mejora de los ingresos de las familias, o ir a un crédito tradicional, con una tasa fija, y que en todo caso tenga una actualización anual o semestral, de acuerdo a cómo evoluciona la economía de las familias, que normalmente evoluciona de la misma manera que evoluciona la economía del país", consideró Diego González, referente de los Hipotecados UVA, tal como se definen las familias afectadas, que en rosario serían entre 8 mil y 9 mil, y se estima que habría 15 mil en toda la provincia.

"Una persona que sacó un millón de pesos en mayo de 2016, cuando se creó este sistema, hoy está debiendo un 280 por ciento más, es decir, $2,8 millones. Y lo mismo le pasó con la cuota: empezó pagando una cuota de $10 mil pesos y hoy está pagando una cuota de $28 mil. Estos son números concretos para entender la situación y son números que se van actualizando conforme aumenta la inflación, mes a mes", ejemplificó González.

Sobre los niveles de morosidad, que según el Banco Central es bajo pero en franco aumento, el referente de los hipotecados señaló que "todavía hay casos de ejecución, pero sabemos que sobre fin de 2017 hubo intimaciones que luego pararon, suponemos que por las elecciones. Arrancamos este año con la esperanza de que un gobierno que había prometido dar una solución, la dé. Creo que la decisión que tomó de dejar los créditos tal como están planteados es una vía libre para que los bancos hagan cumplir la letra fría de los contratos, y empiecen a intimar porque hay mucha gente complicada", añadió.

En ese sentido, González comentó en la provincia "hay muchas familias que tienen hasta 4 cuotas atrasadas y que incluso han tomado préstamos personales o familiares para no atrasarse, esperanzados con que iba a haber una solución con este nuevo gobierno. Ahora están se están replanteando si van a poner la casa en venta, o si continuarán pagando con una degradación del nivel de vida".

Tal es el caso de Cecilia, una docente rosarina que tomó un crédito en 2016 por 500 mil pesos para comprar un monoambiente. "Me metí confiando en que iba a pagar una cuota que iba a ir aumentando paulatinamente. Resulta que hoy el capital alcanza $1,3 millón, y la cuota inicial que era $2.600, ahora es de 12 mil. Soy docente, mi sueldo no aumentó en base a lo que aumentó la cuota, ya no puedo pagar mi vivienda. No sé qué voy a hacer, no quiero perderla, pero ¿cómo hago para pagarla, además de los impuestos? Para una sola persona, es prácticamente imposible afrontarlo", lamentó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario