Economía

Mercados: la plaza externa está descontrolada

La inflación mundial y la suba de tasas afectarán el precio de las materias primas

Domingo 13 de Julio de 2008

Los mercados internacionales muestran una brusca caída producto de complicaciones crecientes en el mercado de hipotecas de Estados Unidos. Esto no solo afectó a entidades financieras, sino también a las dos principales agencias hipotecarias de este país, que lejos de complicarse podrían ser pasibles de fuertes aportes del Estado Nacional dado que cuenta en su activo con el 50 por ciento de las hipotecas otorgadas en dicho país.

La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) debe velar por la salud del sistema financiero, pero la inflación no deja de ser amenaza permanente.

Por ende, podría en los próximos meses abandonar la política de neutralidad y pasar agresivamente a subir los tipos de interés como lo están haciendo la mayoría de los bancos centrales del mundo.

En Inglaterra, estamos ante la presencia de la caída del segundo banco en medio de la crisis, no hay corrida porque el Banco Central de Londres ya socorrió a los damnificados del primer banco que cerró. En Europa, el Banco Central Europeo subió la tasa al 4,25 por ciento anual y la volvería a subir al 4,5 por ciento si no se detiene la inflación, que ya se ubica en el 4 por ciento en promedio.

En este escenario de inflación y suba de tasas, el mundo crecerá mucho menos a futuro, por lo tanto, tarde o temprano las materias primas tendrán que bajar de precio.

En el corto plazo, el petróleo sigue con fuertes fluctuaciones ubicándose por encima de 140 dólares el barril, el precio de equilibrio sería de 110 dólares, muy lejos del precio actual que tiene altos componentes especulativos. Si la tasa de interés sigue subiendo los inversores perderán atracción en productos altamente valorados y la bajas serán inevitables.

Si el petróleo desciende en el mundo, es muy probable que todos los productos primarios ajusten sus precios, en consecuencia, la posibilidad de que los productos primarios que exporta Argentina bajen de valor está latente.

Una baja en el precio de la soja sería letal para el plan económico, hoy este producto cotiza en 600 dólares, muy lejos de sus valores habituales que en promedio la ubican por debajo de los 300 dólares la tonelada. Esta condición de los mercados mundiales lejos de traernos prosperidad, nos subsumió en la peor crisis económica y política que vive la Argentina en los últimos 5 años, pero lo más lamentable es que no hay posibilidades en lo inmediato de que la misma se resuelva.

Nada será igual en nuestro país a lo vivido antes del 10 de marzo. Si en el Senado triunfa el oficialismo seguirán las retenciones móviles, si el proyecto queda empantanado en los pasillos del Congreso seguirán las retenciones móviles.

En uno u otro caso, el descontento y la apatía continuarán afectando la economía doméstica.

De esto se desprende que las variables incontrolables de la política superan a las variables controlables, con lo cual, el proceso decisorio queda reducido a la suerte de lo que suceda en otros escritorios y no en la gestión de los negocios.

Las ventas muestran un marcado descenso, los inversores desean el verde antes que el peso.

Los plazos fijos dejaron de caer, pero no se recuperan, el crédito desapareció y la cadena de pagos, por ahora y solamente por ahora, sigue funcionando pero a plazos más extensos.

Las empresas ganan menos dinero en el trimestre en curso, el gobierno está juntando de a uno los dólares para pagar la amortización el Boden en agosto.

El escenario es muy ajustado y sin señales claras de la política todo haría presumir que difícilmente podamos volver al escenario económico anterior al 10 de marzo. A futuro, la inversión estará ausente y los precios de los activos seguramente en pesos o dólares se ubicarán un escalón más abajo que los precios actuales.

Conclusión

A nivel internacional las bolsas no paran de caer. Se declaró el mercado bajista para la plaza americana con el índice Dow Jones con un claro objetivo en la zona de los 10.000 puntos, cuando hoy cotiza en 11.000 puntos y el máximo fue de 14.000.

Las tasas mundiales están a la suba. En la actualidad un bono soberano en Estados Unidos a 10 años rinde el 4,0% anual, pero el corte de crédito existente hace que empresas de alta calificación ya muestren rendimientos del 5% anual a plazos menores a 5 años, y empresas emergentes de Rusia y Brasil muestran rendimiento del 8,5% anual. Argentina ni cotiza en el exterior y una emisión nueva de bonos de una empresa argentina que no se realizó, hubiera tenido una tasa de corte del 18% anual.

En este escenario en nuestro país no hay espacio para comprar bonos y menos aún acciones, cuando dimos el pronóstico de un objetivo de Merval en 1.500 puntos, el índice cotizaba por encima de lo 2.000, hoy cotiza en 1.900 y la caída está declarada.

Las tasas siguen en ascenso, los plazos fijos de menor cuantía rinden el 12% anual, mientras que grandes montos el 18% anual. Como la política monetaria es errática no alentamos la venta de dólares para colocarse en pesos a tasa.

El dólar a 3,04 es la mercadería más barata, seguimos recomendándolo para inversión a mediano plazo ya que para fin de año debería estar cotizando a otro precio, como mínimo en 3,30.

La recomendación final es pensar las inversiones en un escenario internacional y local más ajustado, sin crédito y con tasas altas. Específicamente, para Argentina no volveremos a estar como antes del 10 de marzo.

stefano@citynet..net.ar

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario