Economía

Mantienen la tasa de política monetaria por la inflación

Como el aumento de precios no encuentra freno, el Banco Central la dejó en 27,25 por ciento. El dólar operó estable en el mercado cambiario

Miércoles 11 de Abril de 2018

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) mantuvo ayer su tasa de política monetaria en 27,25 por ciento, debido al registro elevado que refleja la inflación. Anticipándose a esta decisión, el mercado del dólar operó tranquilo y la divisa estadounidense cerró estable, a 20,50 pesos en las casas de cambio de la city porteña, sin necesidad de intervención.

Al tomar esta decisión, la entidad que conduce Federico Sturzenegger tomó en cuenta que durante las últimas semanas se conoció el resultado del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), en el que la inflación esperada para 2018 aumentó de 19,9 por ciento a 20,3 por ciento para el nivel general y de 17,1 por ciento a 18,1 por ciento para el componente núcleo.

A esto se suma que las estimaciones y los indicadores de alta frecuencia de fuentes estatales y privadas monitoreados por el Banco Central de la República Argentina indican que la inflación núcleo de abril se mantendrá en registros elevados, aunque inferiores a los de marzo.

Obsesión

A pesar de esta perspectiva, en el Banco Central repiten que la aceleración de la inflación de los últimos meses es transitoria y que se debe a "los fuertes aumentos en precios regulados y a la rápida depreciación del peso entre diciembre y febrero".

"Una vez superados estos factores transitorios la inflación consolidará su tendencia a la baja", fantaseó la entidad monetaria en un comunicado de prensa.

Al igual que en marzo pasado, el Banco Central volvió a asegurar que la tendencia a la baja se sostiene en "cuatro motivos", entre los que señaló la existencia de una "política monetaria más contractiva que la observada durante la mayor parte del año pasado" y el avance de negociaciones salariales a la baja, con un techo del 15 por ciento de aumento.

A esto se suma, a criterio del BCRA, que a partir de abril se desacelerará el proceso de tarifazos y el nivel relativamente elevado del tipo de cambio real. Respecto a sus intervenciones en el mercado de cambio, dijo que este tipo de acción "es un complemento y no un sustituto de la política monetaria".

El Banco Central gastó más de 2.400 millones de dólares desde marzo para contener el precio de la divisa norteamericana y evitar un mayor traslado a precios. En las últimas dos jornadas, el precio se mantuvo estable. Ayer cerró a 20,50 pesos para la venta en el segmento minorista porteño, mientras que a nivel mayorista cayó tres centavos, para quedar en 20,16 pesos. El Banco Central no intervino en el mercado de cambios.

"Hubo un cambio de tendencia en el mercado mayorista, la oferta de dólares prevaleció en la fecha y forzó una baja sin la intervención del Banco Central", indicó Gustavo Quintana, analista de PR Corredores de Cambio.

"El dólar mayorista fue muy ofrecido y retrocedió un par de centavos contra el peso debido a que no sólo los exportadores cerealeros aumentaron sus liquidaciones en más de 100 millones de dólares, sino a las ventas de bancos, además de inversores que se acoplaron a la ola vendedora de la divisa norteamericana en la esperanza de que siga el BCRA manteniendo la tasa de política monetaria sin modificación", señaló Fernando Izzo, analista de ABC Mercado de Cambios.

"Esta medida beneficia a toda inversión en tasa de interés en pesos, para aplicar en distintos activos y, además, el Tesoro nacional va a licitar Letes en dólares", agregó Izzo.

La rueda tuvo un moderado volumen de negocios. En el segmento de contado se hicieron u$s 660,9 millones y en el de futuros de MAE solo u$s 8 millones. En el mercado de futuros del Rofex se operaron u$s 550 millones.

Impulsan los cajeros no bancarios

El Banco Central amplió ayer las condiciones para el funcionamiento de cajeros automáticos operados por entidades no financieras al facilitar su integración con el sistema de pagos. La normativa sancionada tiene como objetivo fomentar la aparición de cajeros independientes respecto a las redes actualmente existentes (Banelco y Link). Específicamente, se establece que las entidades financieras, por sí mismas o a través de las redes que procesan los pagos, deberán interconectar los cajeros automáticos de empresas no financieras a las cuentas y tarjetas de débito de sus respectivos clientes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario