Economía

Los planes de Remax en Rosario

La red de franquicias se instaló con fuerza en la ciudad y su titular destacó la consolidación como jugador en el rubro. Prevé crecimiento.

Domingo 20 de Mayo de 2018

Con una década en Rosario y tras remontar un mercado que tuvo un crecimiento "cuesta arriba", la empresa inmobiliaria Remax ya se siente un jugador consolidado en el rubro en la ciudad.

"La plaza rosarina está respondiendo bien y según los datos de las oficinas adheridas a la marca de la red, se están haciendo alrededor de un 20% más de operaciones en lo que va de 2018 respecto del año pasado, y habrá que ver el descalce que puede provocar la suba del tipo de cambio en la gente que tomó créditos", dijo a modo de balance preliminar Sebastián Sosa, presidente de la compañía de bienes raíces para la Argentina y Uruguay y uno de los responsables de haber traído al país la marca.

El ejecutivo esquivó encasillar los mercados y lejos de retroceder ante una plaza como Rosario sonde el negocio inmobiliario está consolidado con más de 500 empresas del rubro, decidieron avanzar hace diez años —el mes pasado abrieron la sexta oficina— con una oferta de servicios renovada bajo el brazo. "Hay mercados más cerrados que otros, pero yo elijo pensar en las comunidades y por eso, para nosotros donde haya una persona que intenta mudarse hay espacio para nosotros. Donde haya alguien que busca un servicio inmobiliario diferente, moderno, hay lugar para nosotros", definió Sosa.

Tras un testeo del mercado en todo el país y en la ciudad, Sosa dijo que "el año pasado terminó bien" fundamentalmente por la reaparición de los préstamos hipotecarios y un poco menos por el blanqueo. Eso generó la reaparición de lo que definió como "la demanda genuina", es decir la de familias que intentan acceder a una vivienda, que puede ser la primera o no, y también quizás no la que estaban buscando, pero que sí les permite pisar el primer escalón en el camino de ser propietarios. "El pasado no fue un buen año para el segmento de inversores y constructoras, mutó el perfil de cliente", agregó Sosa y también consideró que cada inmobiliaria midió el crecimiento en función del perfil de cliente con el que estaba acostumbrado a trabajar. "En el fondo de todo está el tema de la inflación y en la medida que eso no se resuelva vamos a seguir pagando tasas de los UVA muy altas", dijo y reconoció que ese es un tema recurrente en la Argentina que influye directamente en el negocio y que deja al país fuera de los estándares internacionales, tanto en materia de tasas como en el universo de gente que se muda. "En el país la cantidad de gente que puede mudarse es un menos de un tercio de lo que se podrían si tuviéramos las facilidades que hay en otros mercados", dijo.

Remax trabaja con una red de franquiciados, esa es la base nodal de la estructura del negocio y de la marca nacida en Estados Unidos pero exportada a más de 100 países. La visita de Sosa a Rosario estuvo orientada a conocer de primera mano el ritmo de la actividad de las oficinas, que si bien tienen una propiedad y gestión independiente, tienen el respaldo de asesoramiento y tecnología de la marca.

Desembarco local

La experiencia en el país y en Rosario fue más de carácter intuitivo que práctico a la hora de sumar franquicias. "A lo largo del tiempo descubrimos que la clave de hacer las cosas bien es dar con la gente correcta. Aprendimos que no se trata de abrir una oficina a cualquier precio porque por allí el que lo intenta no tiene el capital suficiente, los recursos, y a largo plazo eso termina siendo una mala decisión", comentó Sosa y dijo que por eso van por el camino de "la confianza" que se crea con las recomendaciones entre quienes forman parte de la red, y aunque siempre hay excepciones, suele ser un camino donde se acortan los plazos.

Sosa explicó que cuando hace 13 años con su socia comenzó a pensar en traer Remax a la Argentina, encontraron que además del servicio inmobiliario tradicional venían a "responder a una faltante tanto puertas afuera como puertas adentro" de la inmobiliaria, Vimos que vendedor de una inmobiliaria estaba necesitando un cambio en su dinámica, su relación, en cómo estaba montada la oficina. Y el dueño también necesitaba una nueva forma de ver cómo crecer, buscar buen talento, capacitarlo", dijo y aseguró que "Remax viene a resolver un montón de estas cuestiones". Y allí planteó una de sus ventajas comparativas: "la primera diferencia tiene que ser en el clima laboral dentro de una oficina, que eso luego se traduce en la atención", dijo Sosa.

"A veces sucede que hay gente que dice: llamé a una inmobiliaria y le dije que tengo 50, 100 o 200 mil dólares y quiero comprar algo y me tratan como si me hicieran un favor", relató Sosa.

Allí vimos que hay que hacer algo diferente, más moderno, un trato personalizado", agregó y comentó que la persona que levanta el teléfono y se comunica con Remax "desde el primer día encuentra a un agente se encarga de acompañarlo a lo largo de toda la búsqueda". Allí apuntó otro dato que entienden los diferencia: "No necesariamente tiene que ser una propiedad que tengamos nosotros, puede ser de otra empresa, la idea es compartir el mercado y encontrar lo que quiere el cliente", dijo y comentó que así es como funciona en otras partes del mundo.

"La idea es ayudar al cliente a tomar una buena decisión. A veces esa buena decisión no es comprar ya, no es vender ya, no es mudarse ya", dijo.

"La manera convencional de pensar el negocio inmobiliario está enfocada en el producto, y el futuro se enfoca en las personas, en el cliente" dijo Sosa "En eso estamos y es lo que ofrecemos y el cliente y más allá de los vaivenes de la competencia, hoy en Rosario somos aceptados por el consumidor final, que es lo que nos interesa", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});