Economía

Los mercados se devoraron otro auxilio financiero y cayeron fuerte

La crisis financiera arrasó ayer con la confianza de los inversores, cuyas ventas derrumbaron a las principales Bolsas del mundo ante la indefinición del segundo rescate para Grecia y el...

Viernes 23 de Septiembre de 2011

La crisis financiera arrasó ayer con la confianza de los inversores, cuyas ventas derrumbaron a las principales Bolsas del mundo ante la indefinición del segundo rescate para Grecia y el temor de una desaceleración en Estados Unidos. Las principales plazas financieras cayeron por encima del 5 por ciento —entre ellas el índice Merval— pero también retrocedieron los commodities como la soja y el petróleo que se hicieron eco de los datos desalentadores provenientes del sector industrial de China y la fortaleza que mostró ayer el dólar, en un escenario donde prima el temor sobre una recesión global.
  Por otra parte, en el mercado regional los movimientos en el mercado cambiario de Brasil, cuyo Banco Central debió intervenir fuertemente para frenar una devaluación del real, impactaron negativamente en las plazas latinoamericanas y crearon desconcierto en el sector empresario argentinoq que empieza a mirar con recelo los movimientos de la moneda del gigante del Mercosur (ver página 18).
  En este contexto, las bolsas europeas se derrumbaron hasta un cinco por ciento, mostrando su insatisfacción con las medidas de estímulo adoptadas por Estados Unidos y con la rebaja en la calificación de varios bancos.
  Entre las plazas más afectadas estuvieron el CAC de París, que retrocedió un 5,13% y cerró en 2.785,09, y el Ibex de Madrid, con una fuerte caída del 4,62%, hasta los 7.830,8 puntos. En tanto, la bolsa de Frankfurt perdió 4,96% a 5.164,21 puntos, el mercado accionario de Londres cayó el 4,68% y el de Milán cedió el 4,62%.
  Con estas movidas, las bolsas de Europa perdieron ayer 270.000 millones de euros de capitalización bursátil, con el índice continental Stxe 600 que cedió el 4,63%.
  Las deudas soberanas también siguieron sufriendo la presión del mercado, donde los títulos de Italia registraron una brecha de 412 puntos básicos respecto a los bonos alemanes a diez años y una tasa de rendimiento de 5,84%.
  El sector bancario europeo, a su vez, sintió la decisión de la agencia Moodys de recortar la calificación de la deuda de Bank of America, Wells Fargo y Citigroup.
  En Wall Street, al día siguiente del estímulo lanzado por la Reserva Federal, basado en un pase de bonos del Tesoro de corto plazo a otros de maduración larga, los principales indicadores retrocedieron de manera importante. El Dow Jones cayó el 3,51%, el indicador Standard & Poors 500 cedió el 3,18%. En tanto, el panel tecnológico Nasdaq cedió 3,25%.

Materias primas. Las materias primas también tuvieron un día para olvidar. El petróleo cedió 6,3% a 80,51 dólares el barril WTI, mientras la soja, la principal fuente de divisas de la Argentina, cedió 2,9% a 306 unidades por tonelada en los contratos mayo 2012, con lo que acumulaba una caída de 13,8% en el año, en el Mercado a Término de Buenos Aires. Esta evolución fue acompañando lo que ocurrió en Chicago, donde la firmeza del dólar presionó las cotizaciones. También fueron parte de la grilla de bajas el maíz (-4,4%), el café (-4,9%) y el azúcar (-4,2%).
  Además, los futuros del oro en Estados Unidos sufrieron su peor caída diaria en un mes, poniendo bajo cuestión su condición de refugio seguro en un día marcado por la aversión al riesgo entre los inversores. Los futuros del metal en Nueva York bajaron casi un 5% antes de cerrar con baja de más de 3%. l

La unión monetaria europea en crisis

La crisis de deuda en la eurozona es un ejemplo de fracaso político y pone en riesgo la sobrevivencia de la unión monetaria, señala un estudio del Banco Central Europeo (BCE) difundido ayer y elaborado entre otros por Jürgen Stark, quien renunció a la entidad hace dos semanas.
  El informe advierte que los grandes desequilibrios fiscales en la zona euro y la grave situación de algunos países “están minando la estabilidad, el crecimiento y el empleo”, así como la sostenibilidad de la unión monetaria en sí misma.
  “La crisis de deuda soberana en la eurozona es un síntoma del fracaso de las políticas y las deficiencias en, entre otros aspectos, la coordinación de la política fiscal”, señala el estudio. Agrega que “esto refleja el reto todavía no resuelto de cómo situar las finanzas públicas sobre una base suficientemente sólida en la unión monetaria europea”.
  Stark, hasta hace semanas representante alemán en el Comité Ejecutivo del BCE, se alejó de la institución tras oponerse al plan de compra de bonos de España e Italia, que se activó a principios de agosto para calmar los ataques del mercado contra la deuda de los dos países.
En tanto, ayer el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, aseguró ayer que la lentitud del crecimiento económico mundial es “un desafío mayor” que el de la deuda, y exhortó a priorizar la reactivación global.
“El crecimiento es más débil” en el mundo, y “los gobiernos deberían reconocer que el crecimiento es el mayor desafío que tenemos en el mundo entero”, dijo. En ese sentido, dijo que la crisis europea es una amenaza para la economía de su país, y aseguró que “la apuesta para nosotros en la solución de la crisis europea es alta”.

El FMI pidió un “diálogo constructivo” con Argentina

La directora del FMI, Christine Lagarde, aseguró ayer que le gustaría que el organismo que encabeza mantenga “un diálogo constructivo” con la Casa Rosada, a la vez que pidió que no se compare la crisis griega con la de la Argentina en el 2001.
  “Quiero establecer un diálogo constructivo con Argentina, lo deseo. No veo por qué no sería posible”, afirmó la titular del FMI, quien destacó que “la presidenta Kirchner me aseguró que deberíamos continuar con ese diálogo, y así lo espero”.
  De todos modos, y en lo que hace a las estadísticas que elabora el Indec, que fueron cuestionadas días atrás por el FMI en su informe acerca de las expectativas sobre la economía global, Lagarde volvió a ser crítica. “A veces puede ser un poco exigente, pero es crítico que nos basemos en datos sólidos, coherentes del mundo entero”, indicó la funcionaria, quien agregó que “si no, es difícil hacer proyecciones”.
  Por otra parte, Lagarde rechazó que haya similitudes entre la crisis griega con la que sufrió la Argentina con el default en 2001. Dijo que las comparaciones entre Grecia y la Argentina “son odiosas”.
  “Hemos visto un compromiso de los miembros de la zona euro para mantenerse al lado de cualquier miembro de la zona”, enfatizó Lagarde, quien expresó que la Argentina “vivió su crisis en solitario”.

Marcó la cancha. Por su parte, la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, rechazó ayer las advertencias del FMI respecto de un supuesto riesgo de “recalentamiento” de las economías emergentes. Dijo que “en la Argentina el aumento del consumo está directamente vinculado con la recuperación del salario, el crecimiento del empleo y la redistribución del ingreso”.
  “Nosotros no tenemos una burbuja de consumo por entrada de capitales de corto plazo como hubo en otros países, porque tenemos una adecuada regulación para ese tipo de fondos”, enfatizó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario