Economía

Los industriales de la alimentación ven un repunte de la actividad económica

En la novena edición de la Fiar se registró un clima de mesurado optimismo de parte de los fabricantes de equipos para la industria alimentaria, y también de los que se dedican a elaborar.

Domingo 19 de Abril de 2015

A los empresarios de la industria de la alimentación no los condiciona el clima electoral. Mientras que muchos otros sectores manifiestan que el calendario electivo intensivo del 2015 pone en un impasse las decisiones de inversión y frena las ventas, los referentes de las firmas santafesinas del mundo de la alimentación sostienen que la rueda sigue girando y los negocios continúan con su ritmo habitual.

   Durante la Feria Internacional de la Alimentación de Rosario (Fiar) 2015 que se realizó del miércoles al sábado pasado en el salón Metropolitano los empresarios expresaron que la actividad “es buena”. Incluso algunos se animaron a decir que “es mejor que el año pasado” y plantearon un segundo semestre favorable.

   Es así que, a pesar de la suba de costos, de la presión que ejerce la inflación sobre el precio de los insumos de origen nacional y de las pequeñas alzas del dólar que se están registrando desde comienzo de año, que impactan en los fabricantes de maquinaria sobre materiales fundamentales como el acero y la chapa, el escenario en el sector es optimista. Y la mirada positiva también se extiende entre los productores de alimentos de la región, ya que el consumo se sostiene.

   Durante Fiar, tanto de un lado como del otro (fabricantes de fierros y de alimentos), dejaron en claro que uno de las claves para mantener activa la demanda es sostener los precios de venta con mínimas modificaciones. La posición adoptada entre los empresarios es trasladar sólo parcialmente los aumentos de costos a valor final del producto, incluso a costa de la rentabilidad. La cuestión es seguir vendiendo.

   Ricardo Diab, presidente de la Asociación Empresaria de Rosario (AER), sigue de cerca el ritmo del sector como coordinador general de la feria y contó que cuando arrancaron con los preparativos de la 9ª edición en 2014 muchas empresas no tenían la previsión de participar. Pero destacó que Fiar, al estar consolidada a través del tiempo, pasó a ser la primera alternativa de muchas empresas. De modo que, decidieron “seguir mostrándose” en el mercado.

   Finalmente, Fiar 2015 creció “increíblemente” en tamaño, espacio y calidad respecto de su edición en 2013. “Eso nos deja muy conformes a nosotros y a los expositores”, destacó Diab. Participaron más de 600 expositores en la muestra.

Actividad. Sobre la actividad en el sector, el referente de la AER señaló que si bien “el año se inició amesetado por todo el clima económico”, los “siguen apostando” .

“Esto es una muestra, acá no hay estrategias políticas, acá hay realidades, empresas, fábricas que vienen a una feria a mostrarse y a proponer pensando en el futuro, y todos están pensando que el futuro va a ser mejor”.

Efecto TV. Carlos Rivero, titular de la fábrica de hornos Fornax, recordó que el país pasó por muchos procesos y vaivenes económicos pero “como industria siempre se sigue adelante”. El empresario destacó que el 2015 arrancó bien, trabajando mucho con las grandes industrias y las cadenas de retail que tienen hoy en día una muy buena participación “gracias al boom de los programas de cocina” que llevan a los argentinos a buscar equipos de mayor tamaño para sus hogares.

   En ese sentido, indicó que en unidades llevan vendidas las mismas cantidades que el año pasado, mientras que la facturación aumentó. Para incentivar el consumo Rivero explicó que lanzaron algunas promociones con productos discontinuos que tuvieron muy buena aceptación.

   Si bien el escenario del mercado interno es positivo, el mercado externo presenta otra realidad. El industrial se mostró preocupado por la pérdida de competitividad en el área de comercio internacional, ya que hoy es muy difícil exportar por el constante aumento de los costos.

Estrategias. Sobre el alza de los insumos, Rivero habló de las subas de acero que siguen al dólar, y del bronce que siguen las variaciones del precio internacional. Pero también planteó que “hay aumentos sin sentido”, y en porcentajes considerables, como cuando los fundidores de chatarra incrementan el valor de su trabajo, el cual realizan con chatarra.

   Oscar Badaloni, gerente de ventas de la fábrica de equipos de panificación Argental, explicó que registraron una desaceleración en los negocios cuando en 2013 aumentó exponencialmente el precio de la harina pero luego, cuando se estabilizó la situación y el panadero recuperó rentabilidad, las ventas volvieron a fluir.

   “El 2015 empezó tranquilo pero hay inversión para la renovación de equipos de aquellos que cuentan con una pequeña producción y pasan a un nivel medio”, apuntó. En la firma fundada en 1949 optaron mantener planes de financiación en 12 cuotas “para estimular” las ventas. Además, Badaloni contó que optaron porque “los precios suban menos que la inflación”.

   Por su parte, Agustín Inza, director del área de Comercio exterior y nieto del fundador de la firma rosarina, manifestó que la competitividad en el mercado internacional está complicada pero subrayó que Argental tiene una estrategia de largo plazo. “En comercio exterior no se puede trasladar la inflación, la situación es compleja. Por eso la empresa decidió absorber costos para mantener el negocio en los diferentes mercados que con el paso de los años hemos logrado insertarnos”, detalló sobre el negocio que hoy representa el 23% de la facturación de la firma mientras que el mercado interno el 77%.

   Rubén Mengarelli, titular de la firma que lleva su nombre y se dedica a la fabricación de estanterías para supermercados y negocios en general, apuntó que si bien el año comenzó “tranquilo” por el normal período de vacaciones, después “se activó”.

   “Veníamos de un año tranquilo, con algo de recesión, habían bajado las ventas, hoy estamos más parecido a lo que fue el nivel de 2013”, señaló el empresario, quien también coincidió con que “a veces hay que resignar rentabilidad” con tal de cerrar ventas.

   Carlos Pasciullo, CEO de Arneg Argentina, señaló que “el negocio del retail estaba deprimido en los últimos años” pero destacó que “parece que este año volverán a invertir”. La firma de origen italiano que tiene planta en Rosario recibió pedidos de varias cadenas internacionales para renovar sus equipos. En ese sentido, apuntó que en las grandes superficies comenzó a estar muy presente el ahorro energético y las nuevas exhibidoras de frío con puertas son muy buscadas. “Además, el consumidor valora que hay una mejor conservación del producto”, puntualizó el directivo local.

   Por otra parte, Arneg amplió sus negocios el año pasado a partir de la inversión de una prensa continua que le permitió meterse a nivel local en el canal de ventas para la construcción con sus paneles termoaislantes. Pasciullo explicó que el segmento está creciendo fuerte también por el ahorro energético que se genera.

   “Con los paneles termoaislantes disminuye notablemente la temperatura y por lo tanto hay un ahorro de energía en refrigeración”, explicó Pasciullo sobre el producto que está demandando el supermercadismo y también la industria avícola y porcina.

   El CEO de Arneg Argentina también se refirió al ritmo del negocio internacional. La firma se maneja de forma global y los mercados que antes atendía Argentina hoy en muchos casos pasaron a ser cubiertos por Europa.

   “La devaluación mundial complicó mucho, antes la exportación representaba un 48% de nuestra facturación mientras que ahora es sólo el 21%, conviene vender desde Europa. Como este grupo tiene 18 plantas en el mundo estamos apalancados de otra forma”, señaló.

Inversiones. La fábrica de máquinas de pastas frescas Rinaudo e Hijos que está construyendo una nueva planta en Granadero Baigorria. Alberto Rinaudo, su titular, contó que actualmente trabajan en dos espacios y para facilitar las operaciones decidieron unificar el espacio. Se trata de un nuevo galpón de más de 1.000 m2 que están construyendo con capitales 100% propios.

Además, Rinaudo presentó en Fiar una prensa extrusora para baja producción, para pequeños fabricantes de pastas.

Argental, en tanto, está desembalando una nueva máquina herramienta, un centro de torneado, y la semana que viene le entregan un centro de mecanizado a control numérico. Los dos equipos significaron una inversión de 600 mil dólares.

La Cumbre, por su parte, anunció que a mediados de años lanzará nuevos productos. L emblemática fábrica de galletitas y budines sigue apostando a la vida saludable y se mete en el segmento de cereales. Graciela Altomonte de Alabarce, directora Comercial de La Cumbre, sostuvo que es “un segmento de mucho futuro” y por eso la firma local ya cuenta con bizcochitos con semillas. A mediados de 2015 incorporará los cereales para desayuno.

“Confiamos mucho en el futuro agroindustrial de nuestra región; Rosario logró consolidarse como un polo agroindustrial y más que nunca queremos mostrar lo que es la ciudad”, subrayó la empresaria, quien también destacó que “el consumo interno sigue firme”. Estimó que “el segundo semestre será mejor”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario