Economía

Los desarrollos urbanos en la era del peso apuntan a los ingresos de sectores medios

Durante 10 años el crecimiento del mercado inmobiliario estuvo fogoneado por el boom de la construcción, que se generó cuando el ladrillo se convirtió en un refugio seguro para las inversiones.

Domingo 19 de Agosto de 2012

Durante 10 años el crecimiento del mercado inmobiliario estuvo fogoneado por el boom de la construcción, que se generó cuando el ladrillo se convirtió en un refugio seguro para las inversiones. Tras la caída de la convertibilidad, los bancos ya no eran una opción para resguardar el patrimonio nacido de la bonanza económica que algunos sectores pudieron capitalizar. Sí lo fueron los edificios que poblaron el centro de Rosario y los desarrollos premiun que nacieron en Puerto Norte. Hoy, con las nuevas regulaciones para la compra de dólares y el mayor control sobre el origen de los ahorros, la realidad económica está cambiando y los desarrolladores inmobiliarios advierten que deben concentrar sus proyectos en otro segmento de la población. ¿Se vienen las viviendas para todos?.

   Según los referentes del sector, en tiempos de pesos le llega el turno a las capas medias de la sociedad. Atrás parecen quedar los megaproyectos de inversión. Todo indica que los emprendimientos buscarán que la clase media pueda acceder a una vivienda. En ese escenario, se destaca el desarrollo de barrios abiertos en el Gran Rosario y la financiación para acceder al hogar con un sistema de ahorro previo.

   Durante la primera jornada Real Estate en Rosario que organizó el IAE Business School de la Universidad Austral, Gustavo Ortolá, presidente de GO Real Estate y uno de los mentores de Ciudad Ribera en Puerto Norte, consideró que estamos en un momento de inflexión. “Vivimos una época dorada, pero ahora hay que pensar en desarrollos inmobiliarios para todos, real state argentino en tiempos de pesos, la profundización del modelo nos marca que tenemos que hacer desarrollos Nac&Pop, nacional y popular”, señaló.

   El titular de la desarrolladora GO recordó que de 2002 a 2011 se vivió una época dorada porque los ladrillos sustituyeron a los dólares billetes de los inversores. En cambio, dijo que con “el corralito verde” se paralizó el mercado inmobiliario pero advirtió que “esto no es eterno” y por eso “hay que generar un mecanismo para instalar al peso como moneda de cambio”.

   En ese marco, destacó que “la ausencia de crédito, las restricciones cambiarias, la incidencia de la tierra en los proyectos que supera la media histórica, las inconsistencias fiscales de muchos inversores, la precarización entre salario y valor de m2 y la resistencia a operar en pesos” llevan a armar otro modelo para el sector.

   “Los departamentos de un dormitorio y los monoambientes siguen siendo una caja fuerte en ladrillos pero hoy la preventa es escasa. Un departamento de 100 m metros cuadrados en 2009 salía 145 mil dólares y en 2012 unos 187 mil dólares, es decir que le sigue ganando a la inflación real. Pero los fideicomisos al costo están siendo muy observados y por eso se empezó a recurrir a otros instrumentos y el negocio se achicó muchísimo. Hay que adaptar el negocio y generar algo para la clase media, tenemos que mirar más allá”, puntualizó Ortolá, quien además agregó como condimento extra que los productores agropecuarios ya no vienen a comprar a las grandes ciudades como Rosario sino que apuestan a desarrollos en sus propios pueblos.

   Como ejemplo del modelo a seguir, mencionó el caso de Córdoba donde ya se impusieron las viviendas financiadas en pesos en ubicaciones secundarias, las unidades pequeñas para aplicar a renta, los loteos y desarrollos de barrios de bajo costo financiados en pesos y los condominios en barios ya consolidados.

   En rigor, el titular de GO propuso que los desarrolladores rosarinos no se peleen por el segundo anillo —que va a comenzar a discutirse en el Código Urbano— y propuso “buscar otras cosas”.

   “Los desarrolladores tenemos que diferenciarnos. El tema de la vivienda es una asignatura pendiente en la Argentina. Veremos qué pasa con los créditos de Procrear, por lo menos manifestó que los gobernantes están pensando en algo”, subrayó Ortolá.

   Durante su presentación Mateo Salinas, director de Eidico, la firma que desarrolló emprendimientos en la zona de Tigre en Buenos Aires y ahora amplió su negocio a barrios abiertos en la zona, contó su experiencia. Con 62 emprendimientos terminados y más de 800 millones de dólares de inversión, contó que el sistema que implementaron está basado en el espíritu cooperativo y que, como desde siempre fue en pesos, “ahora no hay que cambiar nada”.

   La propuesta que hoy tienen en marcha es de lotes de entre 300 y 400 metros cuadrados, con casas de unos 80 metros cuadrados, con un precio de 100 mil dólares, financiadas a 10 años. Ya lograron la suscripción de 442 casas en dos años y el objetivo es lograr 300 anualmente.

   Desde Eidico —que en Rosario impulsó el proyecto de Palos Verdes— están conversando con la Municipalidad para lanzar un proyecto de barrio abierto en la ciudad y replicar el sistema de ahorro previo que ya testearon en Buenos Aires.

   “El tema de la vivienda es una oportunidad para lograr algo, como desarrolladores tenemos que aportar y no quedarnos en el ABC1, y se puede”, destacó Salinas.

   En tanto, Sebastián Riverto, director comercial de Grupo Edisur (la firma cordobesa que también mediante un sistema de ahorro previo logró extender sus proyectos y hoy se consolida en el desarrollo de condominios, casas y barrios cerrados en las afueras de la capital mediterránea) planteó que “la demanda insatisfecha de inmuebles está”. Es más dijo: “Si hay demanda tiene que haber empresarios que respondan”.

   En un intento por animar a los desarrolladores locales a incursionar en el segmento medio o sostuvo que el secreto es brindar varias alternativas, varios productos que brinden la solución que cada cliente busca..

   Hay un cambio de aire entre quienes tienen la llave para ampliar el mercado inmobiliario. El camino para acceder a la vivienda propia podría tener un fuerte impulso, los desarrolladores están viendo que ahí hay una oportunidad de negocios. La demanda está. Habrá que esperar a que aparezcan proyectos factibles.

Ingresá a www.ZoomProp.com, el portal inmobiliario del diario La Capital

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario