Economía

Los desafíos del sindicalismo en el año de la crisis y el ajuste

Referentes de distintos espacios sindicales analizaron los caminos de la unidad. El papel de los movimientos sociales.

Domingo 09 de Diciembre de 2018

La protesta callejera se convirtió en un actor político significativo durante los últimos tres años, con la confluencia entre movimientos sociales y sindicatos, o al menos un sector de ellos como núcleo organizativo. El camino sinuoso y a veces enredado de la "resistencia" contra el programa ajuste oficialista promueve alineamientos y realineamientos que tienen impacto en el movimiento obrero.

Hugo Cachorro Godoy, secretario general de ATE nacional, Juan Carlos Schmid, secretario general de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (Catt) y ex triunviro cegetista, Daniel Yofra, secretario general de la Federación de Trabajadores del Complejo Oleaginoso, y Laura Silva, secretaria confluyen en estos días en una seguidilla de plenarios en los que la unidad del movimiento obrero y análisis de la actual etapa económica están a la orden del día. El lunes participaron de una conferencia en el centro cultural Atlas, junto a Laura Silva, secretaria adjunta de la CTA-A Santa Fe.

"Los trabajadores tenemos la enorme responsabilidad, frente al saqueo, la destrucción del poder adquisitivo del salario, los 123 mil despidos que se produjeron de este año y la recesión, de unirnos más allá de las centrales a que pertenezca y construir pensamiento estratégico para ofrecer una alternativa a este plan económico", explicó Godoy.

El gremio de los estatales está en la calle desde los primeros días de 2016, cuando la actual administración nacional comenzó con los despidos en el sector público."Demostramos que hay una enorme reserva de capacidad de lucha", subrayó, al destacar la convergencia con el movimiento de mujeres, el sector estudiantil y las organizaciones sociales.

Fragmentación

Destacó en este punto "el importantísimo papel" que tuvieron en estos tres años organizaciones como la CTEP, la CCC y Barrios de Pie, en la movilización, el reclamo y en las conquistas como la emergencia social.

Recordó que en los años 90, la Central de Trabajadores de los Argentinos (CTA) fue pionera en la búsqueda de representación de los trabajadores desocupados y precarizados, de la economía popular, ,junto a los que se desempeñan en el sector de ocupados formales.

El diagnóstico de base es el de la fragmentación del mundo del trabajo, entre empleados registrados, desocupados y precarizados, que la política del ajuste económico profundiza. En ese terreno, el desafío es "construir unidad en la clase trabajadora" discutiendo "una nueva centralidad del movimiento obrero, en el que dialoguen el trabajador de la economía popular y el científico del Conicet".

Schmid, titular del gremio de Dragado y Balizamiento, coincidió en destacar la necesidad de ese encuentro y consideró que la CGT, "tarde o temprano tendrá que tomar decididamente la representación de los trabajadores desocupados y de la economía popular".

"El dato que expresa el profundo cambio al que asistió el mundo del trabajo es que en el año 1974, con 24 millones de habitantes, había 600 mil pobres, mientras que hoy, con 44 millones de habitantes, hay 14 millones de pobres", dijo.

Y enfatizó que "en esta nueva configuración de la clase hay un serrucho salarial que pone a un sector discutiendo por Ganancias en la punta de la pirámide salarial y a miles de compañeros en la base peleando por salarios que están por debajo de la línea de pobreza".

Daniel Yofra es referente de un gremio, como aceiteros, que a través de la lucha contra las tercerizaciones en el complejo agroexportador, logró que los obreros del sector pasen de la precariedad a la punta de la pirámide. Desde su punto de vista, la nueva configuración laboral no debe ser argumento para eludir la puja abierta con el capital.

El gremio "instaló" en la historia reciente el concepto de la negociación salarial a partir del valor de la fuerza de trabajo, calculada con un salario mínimo vital y móvil que atienda cabalmente los derechos establecidos en la Constitución Nacional y la ley de contratos de trabajo.

Una canasta que llevó el jueves pasado a acordar un salario inicial de la actividad en 43.821 pesos desde enero, cuatro veces más que el piso salarial que se acuerda o se lauda en el Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil.

"La democracia sindical y la autonomía respecto de los partidos políticos es el mejor camino para avanzar en la unidad del movimiento obrero", enfatizó Yofra, para quien los gremios deben "estar del lado de los trabajadores, gobierne quien gobierne".

Los patrones

Referente de un gremio que protagonizó históricos conflictos durante el kirchnerismo, pero que también llamó a no votar a Mauricio Macri en las elecciones de 2015, Yofra caracterizó crudamente a la actual administración: "Es un gobierno constituido por patrones y que trata al resto de la sociedad desde la perspectiva de un patrón". Y advirtió que el Ejecutivo "nos gana todos los días la batalla cultural, haciendo creer a los trabajadores que son los culpables de lo que pasa y estigmatizándolos".

Schmid se lamentó porque, aunque la movilización de los últimos años fue intensa "hay sectores que también son agredidos por este gobierno, como la clase media que sufre la inflación y los tarifazos, que no están participando en la protesta social en la proporción de esa afectación".

Sobre el fina del un año prolífico en materia de paros y movilizaciones, parece llegar la hora del reflujo. Paradójicamente, en los meses en que la crisis pega con más fuerza.

Godoy le apuntó a la CGT, los gobernadores y los dirigentes políticos que negociaron la aprobación del presupuesto de ajuste presentado por el gobierno nacional. "Hay dirigentes que se bajan de la lucha por un bono de 5 mil pesos, cuando la pérdida del salario llega al 22% anual", recordó.

Para Yofra, "la incidencia de la lucha de los partidos políticos", paralizó a muchos gremialista., que están volcados ahora a rosca política.

"La CGT está muy confundida, entre otras cosas por los realineamientos y volteretas de toda clase que se promueven con el año electoral", acotó Schmid.

Laura Silva, secretaria adjunta de la CTA-A provincial y referente del movimiento de mujeres, recordó como un hito la protesta contra la reforma previsional del "diciembre caliente" de 2017, más allá de la ajustada aprobación parlamentaria.

Schmid recordó que después de ese momento, "el gobierno recuperó la iniciativa política y hasta abril parecía que iba a camino directamente a la reelección". Después, "pasaron cosas".

Desde su punto de vista, recién se asiste a "la primera ola expansiva" de la crisis económica, que se extenderá durante el año que viene. Godoy apuntó: "La recesión se agudiza a fin de año y para 2019 la economía no repuntará, todos los economista estiman que el PBI será 2,5 puntos más chico que en 2015". Silva fue enfática al subrayar la necesidad de construir "la más amplia unidad" contra el programa de ajuste acordado con el Fondo Monetario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});