Economía

Los caminos de la renegociación de la deuda externa

En un trabajo del Ceso, el economista Guillermo Hang analiza escenarios de reestructuración.

Domingo 29 de Septiembre de 2019

Después del ciclo de sobreendeudamiento macrista, la economía argentina se enfrenta a una nueva crisis de deuda, que ya disparó su primer evento de default parcial y preanuncia algún tipo de reestructuración. El economista de la Universidad Nacional de La Plata, Guillermo Hang, analizó en un trabajo recientemente publicado por el Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (Ceso), escenarios y alternativas de salida a esta problemática, que condicionará la acción política de la próxima administración. En su texto “¿Qué hacemos con la deuda y el FMI?” (www.ceso.com.ar), Hang trazó escenarios posibles, no excluyentes, de abordaje de la crisis.

• La ampliación de los DEG: en 2009 el FMI realizó su última asignación de Derechos Especiales de Giro (DEG) y Argentina recibió el equivalente a unos u$s 2.500 millones. La decisión de asignar nuevos DEG se basará en un examen que debe finalizarse en septiembre de 2021. Argentina se podría beneficiar de una nueva asignación para aliviar sus necesidades financieras entre 2021-2023, por lo que debería iniciar una campaña con otros emergentes en dicho sentido.

• Del stand by al SAF: las principales ventajas de los Programas de Facilidades Extendidas o Servicio Ampliado del FMI (SAF) es que extienden los plazos de repago y permite desembolsos mayores que los stand by. Su mayor contra radica en las reformas fiscales contractivas s que impone. Si bien el tamaño del crédito argentino con el FMI excede los montos de los SAF, los casos de Portugal y Grecia “permiten pensar en una ampliación”.

Portugal firmó un SAF en 2011 como parte de un plan que incluyó a la UE. El Fondo aportó un tercio de los recursos, u$s 39.000 millones, un 2.300% de la cuota portuguesa. Si el acuerdo con la Argentina elevara el monto al 2.300% de la cuota, se duplicaría el financiamiento actual.

Hang aclaró que, aunque “usualmente se reconoce a Portugal como un caso exitoso”, las mejoras no se lograron sin dificultades. La desocupación llegó al 16% en 2013 y recién en 2018 pudo disminuir al nivel de 2008. El gobierno portugués se comprometió a bajar salarios y prestaciones previsionales y a privatizar empresas. En el último tiempo, las autoridades mostraron una posición menos permeable a las exigencias del FMI.

Grecia firmó un acuerdo stand by en 2010 por € 30.000 millones (3.212% de la cuota del país en el organismo). En marzo de 2012 se aprobó un crédito adicional bajo el formato SAF por € 1.650 millones. Entre 2007 y 2016 el PIB griego cayó 26% a precios constantes.

• Reperfilamiento o “reestructuración suave”: el FMI la aplica como una extensión del plazo de vencimiento (de 3 a 5 años), con un período de gracia sobre el repago del capital, mientras se continúan sirviendo los intereses. Fue exitoso en República Dominicana (2005), Pakistán (1999) y Uruguay (2003). No en Jamaica (2010) y Granada (2005).

Otra alternativa es una “reestructuración suave” consensuada con el sector privado. Es el caso ucraniano. En 2014 Ucrania firmó un acuerdo stand by. En 2015 pasó a un SAF. y, el mismo año, acordó con los acreedores tenían la mitad de la deuda soberana, una quita del 20%, fijando cupones al 7,75%. Se pospusieron pagos y se incluyeron pagos por PIB. En diciembre de 2018, Ucrania canceló el SAF y firmó otro stand by. A principios de este año, un representante del fondo Templeton propuso el caso ucraniano como referencia para Argentina.

• Acuerdo con China: “El país podría aspirar a renegociar las condiciones del swap con el banco central chino”, señaló Hang, para quien “también se podrían explorar nuevas formas de financiamiento, como la emisión de bonos garantizados con algún porcentaje de los ingresos fiscales derivados de la relación comercial sino-argentina”, dijo.

• La última instancia: de no lograr una solución cooperativa, la imposibilidad de servir los pagos de la deuda podría llevar al país a impulsar una reestructuración más agresiva con el sector privado y entrar en mora con el FMI. Aunque estas acciones “tienen una larga historia”, Hang advirtió que “fueron menos frecuentes a nivel global en los últimos años”.

La cancha inclinada en la Justicia de Nueva York eleva los costos. Pero también destaca que muchas emisiones de deuda argentina, posteriores al default, fueron hechas bajo ley argentina y contienen cláusulas colectivas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS