Economía

Los cajeros automáticos van a poder leer los billetes "Eva"

Los diarios "La Nación" y "Clarín" publicaron que una falla en los billetes de $100 impediría la lectura en los cajeros, pero la Casa de Moneda lo negó en un comunicado.

Viernes 27 de Julio de 2012

La Casa de Moneda emitió este viernes un comunicado negando la veracidad de las publicaciones de los diarios La Nación y Clarín que hablan de “una pequeña falla de los nuevos billetes de $100 con la figura de Eva Perón que impide que sean leídos por las terminales automáticas de los bancos”.

“Se han utilizado mentiras, falseando y deformando datos técnicos, con el único fin de continuar agraviando a la figura de Eva Perón”, dice el texto.

En una de las notas periodísticas se había indicado que los billetes “tendrían, en principio, un problema de tamaño”, sin identificar esta supuesta falla como el causante de los inconvenientes para que los billetes sean expedidos por los cajeros automáticos que utilizan las entidades bancarias.

Al respecto, Casa de Moneda informa a la población que “los nuevos billetes de cien pesos tienen exactamente las mismas dimensiones de la actual familia de curso legal (65 mm por 155 mm). Esto se debe a que los dispositivos programados de fabricación corte y terminación de billetes utilizaron exactamente la misma parametrización, tanto para los que llevan el retrato de Eva como para los corrientes”, y agregan que “la composición del papel es exactamente igual a los pesos argentinos, habiendo sido utilizada la misma solución de fibras de algodón que la provista para la denominación $100 con la figura de Roca”.

La verdadera diferencia. El billete de $100 con la figura de Eva Perón, fue presentado el miércoles por la Presidenta de la Nación, y la única distinción de papel respecto de los otros billetes utilizados no está en el sustrato utilizado, sino en el hilo de seguridad que está inserto en el mismo.

El hilo habitual de la serie de Pesos argentinos tiene ya más de 20 años y es de 1,4mm; contra el de última generación -con propiedades bi fluorescentes – de 5 mm de ancho implementado en el nuevo billete de cien pesos.

Cómo funcionan los cajeros. El organismo encargado de imprimir los billetes de curso legal explica que “los cajeros electrónicos en general administran y controlan el efectivo con un módulo lógico y un sistema físico. El primero es aquel que controla el numerario en función del valor de carga informado al sistema, de modo de poder totalizar valor, mientras que el físico administra cantidades, y como tal solo verifica las sumas de billetes que expende el cajero”.

Después de la clasificación, los diferentes billetes, según lo definido por el administrador del cajero, se colocan en unos cassettes con una identificación particular de acuerdo a la denominación; éstos se colocan en el módulo dispensador del cajero.

De esta manera, ante la solicitud del usuario, el software determina qué cantidad de billetes de cada denominación debe extraer para cumplir con el requerimiento y en función de cómo están configurados los cassettes, extrae cada billete.

Por ejemplo, si un usuario solicita $ 220, el sistema verificará si hay un cassette de $ 100; en caso de encontrarlo, tomará 2 billetes, luego buscara de $ 20 o en su defecto de $ 10 y completará la operación o informará cuánto puede dispensar.

Si algún cassette hubiera sido cargado con billetes equivocados, el cliente final recibirá más o menos dinero dependiendo del error cometido por quién cargó el cassette.

Por consiguiente, cualquier billete que tenga las dimensiones y especificaciones técnicas en cuanto al espesor y tipo de papel similar a los actuales, podrá circular sin ningún inconveniente en nuestra red de cajeros automáticos.

Actualización del software. Las diferencias respecto del billete de $ 100 actual, sí deberán actualizarse a nivel de software para su posterior proceso automático.

El software para adecuar los cajeros automáticos, para la lectura de las tintas de seguridad de última generación incluidos en “Eva” es distribuido en forma gratuita y se configura de manera remota.

Por lo tanto, dado que los billetes poseen la misma composición química y física de papel, como así también las mismas dimensiones, sólo se requerirá la adecuación de cajeros por medio de software y de manera remota desde las centrales de control de cajero de cada una de las empresas proveedoras.

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario