Economía

Los bajos stocks mundiales presionan al alza los precios de la soja y el maíz

Las noticias internacionales continúan siendo alentadoras para los precios de la soja y el maíz, que la semana pasada llegaron a nuevos máximos históricos, tanto en los mercados locales como internacionales.

Lunes 11 de Febrero de 2008

Por Fabiana Monti / La Capital

Las noticias internacionales continúan siendo alentadoras para los precios de la soja y el maíz, que la semana pasada llegaron a nuevos máximos históricos, tanto en los mercados locales como internacionales. Los bajos stocks mundiales reportados por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda), para esos productos como los del trigo, sumados a la escasa oferta que existe en la Argentina y a la gran necesidad de las fábricas, conforman un cóctel atractivo para los valores de los granos.
  De todos modos, los analistas consideran que si bien la tendencia generalizada es positiva, advierten sobre algunos factores que, en el corto plazo, pueden aplacar la carrera ascendente de precios de los granos, esencialmente el inicio de la cosecha gruesa en Sudamérica.
  La euforia había llegado a los mercados locales cuando la soja tocó los 1.000 pesos. Mucho más se encendieron los ánimos cuando la semana pasada logró tocar en el Mercado de Granos Disponible de la Bolsa de Comercio de Rosario los 1.170 pesos. “Los 1.170 pesos que se pagaron la semana pasada, unos 373,9 dólares, no se alcanzaban desde 1991”, explicó Flavia Rossi, de Fyo.com, y agregó que “en el Disponible se llegaron a pagar valores de hasta 40 dólares por encima de la posición mayo (324 doláres)”. También el principal índice del mercado de futuros (Rofex) alcanzó cotizaciones récord, que nunca había tocado desde 1993, cuando se creó.
  El impulso de estos valores fue producto de una conjunción de factores, pero lo que más está presionando es la escasa cantidad de materia prima y la gran necesidad de las fábricas por hacerse de mercadería. Así lo explicó Patricia Bergero, de la Dirección de Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario, que, por otra parte, indicó que inclusive muchas de las aceiteras por estos días están haciendo mantenimiento de sus instalaciones por no contar con material para procesar.
  “En la medida que ingrese la cosecha de Brasil, va a haber menos urgencia”, señaló Rossi y agregó que también se está importando soja de Paraguay, alrededor de dos millones de toneladas, aunque aclaró que la necesidad que tienen las fábricas no es significativa.

El impacto inflacionario. Pero, los máximos no sólo fueron una cuestión doméstica. En Chicago también las subas fueron récord. Según la analista de Fyo.com, la semana anterior la posición julio 2008 tocó los 514 dólares, lo que representa un 30% más que el máximo alcanzado en julio de 1994 antes de que defaulteara China.
  No obstante, Bergero y Rossi observaron que si bien los precios alcanzados tanto por la soja como por el maíz por estos días son importantes, es también clave tener en cuenta los datos de inflación y de devaluación que tuvieron tanto EEUU y la Argentina.
  “Los valores son impactantes en término de valor nominal, pero no en términos de poder de compra, porque influye la inflación tanto de Argentina como de EEUU”, explicó Rossi

El maíz . Por otra parte, el maíz también alcanzó precios históricos la semana pasada. Amenazado en esta campaña por problemas climáticos, el cereal grueso alcanzó los 500 pesos en el Disponible de Rosario (159,8 dólares por tonelada), valores que no tocaba desde 1996.
  Este mercado, también movilizado en el plano internacional, en la plaza local tiene sus bemoles. Esto se debe a que la exportación, si bien se encuentra cubierta en compras, la incertidumbre de un nuevo posible cierre del registro de ventas al exterior, se “apura a comprar” ante el avance del consumo interno en sus compras.
  “La exportación está comprada. El dato alcista es la reapertura del registro (de exportación) pero no se sabe cuándo lo pueden volver a cerrar”, indicó la analista de Fyo.com y agregó que “otra noticia alentadora en esta plaza es que nadie está seguro de cuándo va producirse y, por tanto, nadie sabe cuánto va a poder vender”.
  Según sus datos, ya se anotaron 2,2 millones de toneladas de la campaña 2007/08 y existen problemas de almacenamiento porque los silos están llenos de trigo que todavía no fue embarcado. “Hay 4,8 millones de toneladas comprometidas y viene la cosecha, pero los acopios están llenos de trigo y eso es un problema”, estimó.

Qué hacer. Por eso, para cubrirse ante los vaivenes de este mercado al que consideró “muy toqueteado”, recomendó posicionarse en otros mercados, como por ejemplo, Chicago.
  En ese sentido, Fernado Botta, analista de la firma Agrobrokers, aportó un dato más a este escenario. Si bien consideró que la tendencia sigue siendo positiva, cree que hay cierto “techo para las subas”.
  “Hay factores alcistas”, dijo Botta y puntualizó que “a nivel internacional faltan stocks, la demanda está activa y esos son indicadores clave”. Explicó que “el secreto de los mercado es el trigo, ya que no para de subir”. Por caso, la semana pasada subió 44 dólares en cuatro días debido a problema de abastecimiento del cereal en el mundo. “Hasta que no se defina en mayo la cosecha en EEUU no se sabe qué va a pasar, y eso tracciona”, dijo.
  Otro dato a tener en cuenta en el escenario de los comoditties a mediano plazo es el impacto que finalmente tendrá la crisis de Estados Unidos en los mercados mundiales. Un capítulo que aún no está cerrado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario