Economía

Los ajustes del presupuesto nacional en los territorios

La provincia perderá 8 mil millones de pesos en transferencias de la Nación que obligará a hacer ajustes en el municipio.

Domingo 02 de Diciembre de 2018

Desde la Nación hasta el barrio, la profundización del ajuste en el año 2019 se sentirá en todos los presupuestos y en cada metro cuadrado. Desde el vamos, la provincia de Santa Fe perderá más de 8 mil millones de pesos en transferencias de origen nacional, que a su vez la obligarán a reorientar asignaciones para amortiguar el impacto de la reducción de subsidios y financiamiento para obra pública. Una presión que se trasladará al municipio de Rosario, en un contexto de fuerte caída de la economía.

Para analizar este complejo panorama, los concejales del Frente para la Victoria Roberto Sukerman y Norma López invitaron a un grupo de economistas locales para analizar la repercusión de estos ajustes.

"El gobierno nacional sigue concentrando recursos y pateando la crisis a los municipios asignándole cada vez más funciones", señaló el edil. Su compañera de bancada agregó: "Los desafíos son muchos, los índices son desalentadores y las proyecciones nos indican que todavía no pasó lo peor, este espacio de debate nos ayuda a pensar a la economía en otra perspectiva".

El análisis de los números corrió por cuenta de los economistas del Centro de Estudios Scalabrini Ortíz (Ceso), la Fundación Pueblos del Sur, el analista económico Federico Fiscella y los asesores económicos del bloque, Fermín Oyarzábal y Paula Rodríguez. Todos reforzaron la idea de que el ajuste del gobierno nacional pone en jaque los recursos de Santa Fe y de Rosario, sobre todo en materia de educación y salud.

Cristian Nieto, Celina Calore y María Belén Basile expusieron el informe sobre el presupuesto nacional y el impacto en Santa Fe. "Profundiza el ajuste económico que caracterizó a toda la administración de Mauricio Macri para llegar al déficit primario cero", señalaron. El rojo total, en cambio, será de 3% del PBI en 2019, por el aumento de la carga de intereses.

De hecho, las partidas para el pago de la deuda son las que más crecen el presupuesto, un 50%. Ese ítem pasó de insumir 108 mil millones de pesos en 2015 a 746 mil millones de pesos en 2019. La orientación expresa el cambio de política económica. Las partidas para deuda superan en 16 veces las de ciencia y tecnología y triplican las de subsidios energéticos.

Para volcar más recursos al pago de la deuda, el gobierno nacional busca cerrar el déficit primario aumentando impuestos y ajustando fuerte los gastos. Esta última vía dinamita los subsidios, los gastos de capital, y como novedad en los propios presupuestos de la era Macri, las prestaciones sociales, con excepción del gasto previsional que se ajusta por índices establecidos por ley. Salud y educación, área en la que hay bajas en programas de hasta 75%, sufren un fuerte guadañazo.

Como ese gasto se ejecuta en los territorios, los Estados subnacionales sentirán el recorte. Las transferencias corrientes a provincias se recortarán 17% respecto de los presupuestado el año pasado. En Santa Fe, se podarán 8 mil millones de pesos. La quita de subsidios al transporte y la energía eléctrica, y la eliminación del fondo sojero, que contribuía con el 40% al financiamiento de las inversiones en infraestructura de la provincia, se sumará a la virtual desaparición de la obra pública nacional en el territorio, que "en términos reales representará un ajuste del 40%".

Cada habitante de Santa Fe recibirá por transferencias para gastos de capital 574 pesos en 2019, contra los 1.130 presupuestados este año. Los economistas recordaron que ese ajuste se realiza sobre un presupuesto que ya fue subejecutado en 2018. En Santa Fe, la Nación ejecutó algo más 3 de cada 10 pesos que había presupuestado en gastos de capital, señalaron.

"Un ajuste sobre el ajuste", describió Fiscella. Un cuadro que conspira contra el efecto amortiguador que pretende ejercer el presupuesto provincial que comenzó a discutirse en la Legislatura.

El plan provincial contempla erogaciones corrientes por $ 267.088.517.000, un 49% más, y gastos de capital por $ 42.577.616.000. A través de refuerzos presupuestarios y cambios impositivos, como la iniciativa para subir Ingresos Brutos a las cerealeras, el gobierno santafesino busca aliviar parcialmente el retiro de los subsidios nacionales a la energía y el transporte.

Los economistas recordaron que los recortes en las transferencias nacionales no obedecen a reducciones de impuestos sino a la apropiación de esos ingresos por parte de la Nación, ya que las retenciones a la exportación se siguen cobrando, al igual que los impuestos a los combustibles.

Nieto, del Ceso, señaló que la provincia de Santa Fe recibirá menos transferencias pero recuperará parte de lo perdido con aumentos en transferencias de coparticipación y compensaciones, y por el freno en el cronograma de reducción de impuestos provinciales. Por el cambio en impuesto a bienes personales, por ejemplo, se esperan 2.500 millones de pesos. De todos modos, el factor que complejiza esa estimación es el impacto de la recesión en los ingresos tributarios.

Los economistas presentes en el encuentro coincidieron en señalar que 2019 será malo en materia económica. "Si la actividad no crece lo suficiente, el impacto será grave", aclaró Calore, del Ceso.

Una encuesta de la consultora Inmediata presentada en el mismo encuentro concluye que el 70% de los rosarinos considera que su situación económica es peor o mucho peor que la del año pasado, y el 90% opina lo mismo sobre el panorama general del país.

Fiscella no descartó un nuevo escenario de corrida cambiaria. "¿Qué pasará cuando tengan que decidir si dolarizan o no en un año electoral?", se preguntó.

La caída de la actividad que el centro de estudios de la Municipalidad midió para septiembre y octubre, de más del 8% en este último mes, no es un buen augurio. Oyarzábal señaló que en 2017 la obra pública fue clave para mantener la actividad y destacó que a nivel municipal se mantuvo también en 2018, llegando a un nivel histórico. Subrayó que esa política se hubiera visto comprometida si el Concejo hubiera avalado el pedido del Ejecutivo municipal para "dolarizar la deuda de con los proveedores". Si eso hubiese ocurrido lo destinado al pago de intereses de la deuda hubiesen pasado de 180 a 450 millones de pesos", dijo.

A la luz de los acontecimientos económicos del último año, la oposición del bloque del FPV "se valoriza", destacó, al tiempo que recordó el fuerte aumento que experimentó la deuda municipal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});