Economía

Líderes europeos no bajan tasas y piden transparencia

Los jefes de gobierno de Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia rechazaron la posibilidad de reducir tasas de interés o aplicar incentivos fiscales similares a los de Estados Unidos para conjurar los peligros de una crisis internacional. En cambio, reclamaron a los bancos y las calificadoras de riesgo crediticio que sean más transparentes...

Miércoles 30 de Enero de 2008

Los jefes de gobierno de Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia rechazaron la posibilidad de reducir tasas de interés o aplicar incentivos fiscales similares a los de Estados Unidos para conjurar los peligros de una crisis internacional. En cambio, reclamaron a los bancos y las calificadoras de riesgo crediticio que sean más transparentes al brindar información sobre los instrumentos y la evolución de los mercados financieros.
  Los cuatro líderes de las naciones europeas que integran el Grupo de los Siete (los países más poderosos del planeta) se reunieron ayer en Londres para evaluar los pasos a seguir frente al impacto que la crisis originada en el mercado de créditos hipotecarios de Estados Unidos tiene en el Viejo Continente.
  Pese a que las entidades financieras de Inglaterra y Francia presentan problemas similares a sus pares estadounidenses (incluso no se descarta la nacionalización de uno los principales bancos franceses), la política de las autoridades europeas fue hasta el momento de no seguir el tren del gobierno de George W. Bush, que anunció un paquete de medidas fiscales pro 150 mil millones de dólares. El mismo fue votado ayer por la cámara de Representantes y ahora entrará en una dura discusión en el Senado.
  Paralelamente, la Reserva Federal de Estados Unidos culmina hoy una sesión durante la cual podría decidirse otra baja del costo de dinero.
  Por lo pronto, la FED aceptó ayer un fuerte recorte en la tasa que los bancos comerciales pagan por los 30.000 millones de dólares que presta al mercado por un plazo de 28 días.
  Ese indicio, junto a la difusión de datos de una recuperación de la venta de bienes durables en Estados Unidos, alentó a las Bolsas de Wall Street a cerrar en terreno positivo. La mayoría de los mercados mundiales se movió ayer con un moderado optimismo.
  El presidente de Estados Unidos, George W. Bush dijo en su discurso sobre el Estado de la Unión (en la madrugada del martes en Argentina) que la prioridad del gobierno era atender a los propietarios de viviendas que sufrían las turbulencias de la crisis hipotecaria y pidió al Congreso que apruebe su paquete de devolución de impuestos sin agregar gastos, lo cual postergaría su aprobación.
  La intervención norteamericana para reactivar la economía fue saludada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que no obstante redujo las proyecciones de crecimiento de Estados Unidos de 1,9% a 1,5% anual.
  En cambio, los líderes europeos Gordon Brown (Gran Bretaña), Nicolas Sarkozy (Francia), Angela Merkel (Alemania) y Romano Prodi (Italia), ratificaron que no ven necesidad de paquetes monetarios y fiscales especiales porque “la economía europea sigue siendo robusta y no hay ninguna situación inquietante”.
  En cambio, instaron a las agencias crediticias a ser más transparentes en sus informes, bajo amenaza de avanzar con medidas de regulación. .
  “Necesitamos un mejor sistema de advertencia temprana para la economía global”, indicaron en un comunicado conjunto.
  Entre otros, considera, se precisa una mejor cooperación al interior de la UE y un mejor control por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI). “Necesitamos un capitalismo de empresarios, no de especuladores”, sostuvo el jefe de Estado francés.

Societé. El gobierno francés aseguró ayer que “no se quedará de brazos cruzados” si el banco Societé Generale, en la picota por la crisis financiera y un reciente fraude por 4.900 millones de euros, es víctima de una Oferta Pública de Compra (OPA) hostil por parte de corporaciones extranjeros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario