Economía

"Las tecnológicas pueden ser los bancos del futuro"

Facundo Vázquez, COO de Bind, analizó el universo de los servicios financieros digitales y otros servicios.

Domingo 14 de Julio de 2019

“Las tecnológicas pueden ser los bancos del futuro”. La frase describe una tendencia que se consolida de la mano del auge de las Fintech y del vínculo de los consumidores, tanto empresas como individuos, con los servicios que demanda.

“La tecnología en las finanzas llega y se queda. No hay vuelta atrás. Pero no sólo porque los bancos van a tener que aplicarla, sino que hay que pensarlo al revés, porque la industria tecnológica va metiéndose en el sector financiero”, dijo Facundo Vázquez, COO del grupo Banco Industrial (Bind) durante la edición de “Descifrando el Futuro”, el tradicional encuentro que realiza la entidad en Rosario.

La entidad financiera propiedad de la familia Meta entendió el fenómeno y no esperó soluciones, sino que las creó. De la mano de una alianza (partnership) con la compañía Poicenot, un estudio que crea empresas de servicio financiero digital conducido por Vázquez, decidió generar innovación para usarla en el banco al servicio de los clientes.

La sinergia entre la consultora, que venía desarrollando tecnología de innovación del sistema financiero con experiencias en distintos lugares del mundo, y el directorio de un banco que necesitaba una estrategia nueva de negocios, resultó exitosa.

El proceso arrancó en 2014 y en apenas cinco años con el grupo Bind logró, con uno de sus productos de banca digital, Mercado Fondos, la apertura de 500 mil nuevas cuentas en un año. El mercado está creciendo “a un ritmo exponencial”, detalló Vázquez y dio otro número: “En el último mes (junio) crecimos en 100 mil cuentas”.

Para dimensionarlo, cabe recordar que desde que arrancaron los fondos comunes de inversión (FCI) en todos los actores del sistema financiero se crearon casi 400 mil cuentas. El Bind logró superar ese número en sólo doce meses.

Ese cambio de concepto tradicional del negocio se consolida desde el inicio. Ya no se trata de bancos que adoptan tecnología para prestar servicios, sino de tecnológicas que se suman al negocio financiero, o de una integración de igual a igual. “Está pasando en Estados Unidos claramente con los grandes actores de la tecnología, como Amazon por ejemplo, que otorga créditos, emite tarjetas, ofrece inversiones y todas las posibilidades financieras están en manos de la propia compañía de e-commerce”, dijo Vázquez.

En ese aspecto, señaló que como objetivo principal, el grupo Bind se propuso “resolver y cubrir una necesidad que ya está instaurada en el mundo de las finanzas y es básicamente que las empresas, las pymes que necesitan tener una solución de interoperatividad con su banco lo resuelvan de una manera estandarizada, simple, clara, que es a través de este concepto de banco integrado o como lo denominamos “Api Bank”, que resuelve esa problemática”.

El concepto de Api, siglas de Application Programming Interface, permite que distintos sistemas dialoguen entre sí de manera automática. Y esa fue la “primera ola”, según dijo Vázquez, que Bind logró cubrir y aclaró que justamente se trata de un grupo “conformado por muchas empresas, una de las cuales es el Banco Industrial, que conforman una familia de servicios financieros con foco en la innovación y la tecnología”.

Vázquez destacó que el grupo logró lanzar el producto Api Bank al sistema financiero y hoy está funcionando. “Ahora estamos enfocados en el crecimiento para brindarle esa solución a las distintas empresas”, detalló.

“Creemos que es muy oportuno por el momento. Son soluciones que permiten a las pymes innovar en sus procesos de negocios, incluyendo su interacción con el banco, para poder ser más rápidas, eficientes, optimizar su problemática y poder aplicar sus recursos a su core business que no es justamente administrar una cuenta bancaria o resolver temas financieros sino dedicarse a lo que hacen”.

Con ese objetivo alcanzado, desde Bind se preparan para las “otras olas que se vienen y que son muy interesantes en el sistema financiero”, detalló el ejecutivo.

En ese sentido, hizo referencia también al trabajo que están encarando para “decodificar y entender qué está pasando con el tema del dinero electrónico, el cheque electrónico”. Este último instrumento fue lanzado hace pocas semanas en el mercado argentino y es una forma de convertir un documento papel en uno digital.

“Llega a ese concepto de electrónico, muy básico para lo que está pasando a nivel mundial, pero muy avanzado para lo que teníamos en Argentina”, agregó Vázquez.

“Eso está en el país, logramos que hoy exista ese instrumento y estamos tratando de dar la mejor solución para que esto empiece a funcionar”, agregó Vázquez, un pionero en los servicios financieros digitales y uno de los fundadores de la cámara de Fintech en el país.

La alianza de la familia Meta con Andrés y su madre Carlota como únicos propietarios del banco junto a Poicenot “permitió una sinergia tan importante que nos impulsó y pudimos avanzar tan rápido y llegar a este estadio”, dijo Vázquez.

“En 2019 estamos muy lanzados, con muchas transacciones, con productos muy innovadores”, agregó y comentó la experiencia alcanzada con Mercado Fondos, un producto generado junto con Mercado Libre y el Bind. “Es disruptivo en Argentina y probablemente revolucionario a nivel Latinoamérica”, dijo el ejecutivo.

El producto permite que todos los saldos que están en una billetera de Mercado Libre, que alguien posea por vender un producto determinado, mediante un proceso de “onboarding” (integración) digital completo vayan a un fondo común de inversión.

“El proceso requiere que Mercado Libre sea como un canal comercial, tenga la integración tecnológica hacia el banco para primero, en el proceso de onboarding crear la cuenta por primera vez, y cuando el usuario decidió invertir, todos los días se rescata ese saldo de su cuenta y se lo aplica al fondo”, detalló Vázquez.

Para el ejecutivo, es la forma más clara de “inclusión financiera” y lo justificó: “Si un banco tuviese un cliente que va a invertir 1.000 pesos en fondos comunes de inversión, la entidad ganó dos centavos al año, debido a todo el trabajo administrativo que requiere el proceso de abrir una cuenta y demás. Por eso, nunca tomaría un cliente con esos montos. En cambio, con la integración tecnológica, todo automatizado, ya entraron 500 mil cuentas en un año que son las que tenemos ahora y estamos creciendo a un ritmo exponencial”, dijo.

“Esto logra que una persona que tiene muy poco capital, incapaz de generar una rentabilidad, así lo haga y en tiempo real, está logrando con esos saldos un rendimiento de 48,7%”, dijo mostrando en su móvil la operatoria de la plataforma. “Es una renta interesante que permite que alguien que no tenía acceso a un instrumento así, la pueda tener aunque solo invierta $2”, indicó.

Para Vázquez el camino de las Fintech no tiene retorno y la experiencia lo demuestra. “Cuando en 2014 con Poicenot, cuando todavía el Bind estaba escuchando lo que íbamos a hacer le mostramos al Banco Central de la Republica Argentina (BCRA) lo que estábamos por hacer en innovación financiera y nos dijeron que estábamos 10 años adelantados.

“Seguimos igual y hoy hablar de Fintech es de público conocimiento y no pasaron 10 años”, dijo.

De ese modo, la Argentina tiene el desafío de encontrar en la industria tecnológica, a través de la innovación y el desarrollo, una fuente de divisas a través de la exportación que le permitan al país generar los dólares para equilibrar su balanza comercial. “Tenemos un gran potencial, debemos aprovecharlo. Así lo hicieron otros países como Austria que lidera la tecnología vinculada a la minería y hoy es el principal proveedor”, concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario