Economía

Las reservas internacionales arrojaron una suba del 7 por ciento anual en 2007

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) informó hoy que las reservas internacionales tuvieron durante 2007 un resultado positivo  estimado en 2.767 millones de dólares, equivalente a un  rendimiento de 7% anual, “lo que representa un nuevo récord y el  rendimiento más alto alcanzado en los últimos años”.

Domingo 20 de Enero de 2008

Buenos Aires.- El Banco Central de la República Argentina (BCRA) informó hoy que las reservas internacionales tuvieron durante 2007 un resultado positivo  estimado en 2.767 millones de dólares, equivalente a un  rendimiento de 7% anual, “lo que representa un nuevo récord y el  rendimiento más alto alcanzado en los últimos años”.

Este resultado, que en términos nominales supera casi dos  veces el alcanzado en 2006, “se explicó no solamente por el  importante crecimiento que tuvieron las reservas internacionales,  sino además por la mejora de 200 puntos básicos con respecto al  rendimiento obtenido durante 2006”, señaló el BCRA.

La entidad precisó que sobre el monto mencionado, 1.983  millones de dólares correspondieron al resultado generado por los  bonos y las colocaciones a plazo.

A la vez, 783 millones de dólares obedecieron a la revaluación  que tuvieron las posiciones en monedas diferentes al dólar, como  el euro y el oro, que son las monedas que tienen la participación  más importante dentro de la cartera del Banco Central, y que  fueron las que más se apreciaron con respecto al dólar  estadounidense en 2007.

El BCRA agregó que durante 2006 el resultado en dólares de las  reservas internacionales había sido estimado en 1.401 millones de  dólares, equivalente a un rendimiento de 5% anual, de los cuales  403 millones habían sido aportados por la revaluación de la  canasta en monedas diferentes al dólar.

El Central destacó que el “marco más analítico” aplicado “con  el objetivo de maximizar las oportunidades de inversión  disponibles”, benefició en 2007 el rendimiento de las reservas  internacionales.

En parte, añadió, por la fuerte suba en el precio de los bonos  de EE.UU. ocurrida durante el segundo semestre del año, y también por la diversificación de su cartera en monedas diferentes al  dólar estadounidense.

Según el informe, durante el primer semestre de 2007 el BCRA  “se posicionó de manera más significativa en la curva de  rendimiento de EE.UU.”, lo que determinó la suba de la  participación de esta cartera sobre el total de reservas  internacionales, como su duración.

Por lo tanto, añadió, “cuando en agosto de 2007 comenzaron las  turbulencias en los principales mercados financieros  internacionales, la cartera de inversiones se encontraba en una  posición muy favorable”.

Ello fue así, dado que el Central “no tenía exposición alguna  en instrumentos o contrapartes que podían tener algún riesgo de  crédito, tanto directo como indirecto, generado por los problemas  en el mercado de deuda hipotecaria de EE.UU.”.

Además, el BCRA “contaba con una composición que le generaba  un rendimiento adicional muy importante y le brindaba un margen de  flexibilidad”, de modo de “mantener en medio de esas turbulencias  una estrategia más cautelosa a la habitual para la reinversión de  sus reservas internacionales”.

El informe indicó que durante 2007 el BCRA mantuvo una  participación activa en monedas como el euro, la libra esterlina,  y el yen que, conjuntamente con el oro y el franco suizo,  representan más de 15% de la cartera.

En el caso del yen, el BCRA no sólo volvió a posicionarse a  principios de 2007 de manera más significativa, sino que logró  además mejorar el rendimiento de esta cartera a través de la  inversión en depósitos estructurados.

En monedas como el euro, también se innovó a través de la  inversión en depósitos estructurados y el Banco Central concentró  las compras realizadas para rebalancear esta cartera en los  primeros cinco meses del año, agregó el informe.

De este modo pagó una cotización “sustancialmente inferior en  relación tanto al promedio como al cierre del año”, y generó “una  contribución adicional muy importante a los resultados en dólares  obtenidos durante todo el año”.

El BCRA puntualizó que la cartera en euros finalizó 2007 con  un rendimiento próximo a 15% anual, solo superada por el oro, cuya  cotización subió en el el año 30%.

Este activo alcanzó así una cotización más de dos veces  superior al precio de compra original que había pagado el BCRA.
Por otra parte, durante 2007 el Banco Central profundizó la  utilización de herramientas y modelos cuantitativos de finanzas  para mejorar los procesos relacionados con la toma estratégica y  táctica de decisiones y obtener así una mejor performance en el  rendimiento de sus inversiones, concluyó el informe. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario